Desesperanza; ¿por qué lo que viene será peor?

Desde la calle, bajo el agobiante sol, en las colas para una u otra cosa ─como el transporte público que no obedece ni responde a lineamiento alguno─, la desesperanza aflora en cuerpo y alma; desde el estomago, el corazón, la mente. No hay sosiego; inducida como nunca antes nuestra sociedad avanza muy rápidamente, vertiginosa, hacia la implosión, la irrupción social como método de asalto, toma y control del poder político, creación de un Estado-Nación fallido. Estado-Nación inexistente; sin institucionalidad ni ley ni orden, donde reine la anarquía, el caos, la devastación y la muerte! ¡Donde fuerzas militares externas, prestas en la vecindad, vengan a imponer su ley, la del más fuerte, del terrorismo, como nueva y eficiente forma de dominación neocolonial!

A viva y clara voz, ¡en libertad y democracia plena, hoy, en el gobierno Bolivariano!, la sociedad en su conjunto, exclama, expresa que; ─¡lo que viene será peor!─. Desde la conciencia, en conocimiento pleno del devenir histórico-social, ─¡ya no lo hace desde el subconsciente!─, en muchos casos por repetición, sin entender ni querer razones o razonamiento, sólo priva la desesperanza, la falta de soluciones, la falta de visión, de futuro, quiere irse ─¡aquí no hay solución posible!─, ¡se está comiendo el cuento de un mejor vivir en otras tierras, en otros países que no son su patria!

¿Por qué lo que viene será peor?

Hoy con Nicolás al frente, pudiera ser cualquiera que actuara en defensa del ideario bolivariano y la idea de Patria libre, soberana e independiente, desde el gobierno; el burocratismo, la inacción, la corrupción, la falta de eficiencia, el sabotaje interno…, debilita, entorpecen, la acción gubernamental. El incumplimiento o dilatación en la ejecución de planes, acciones y directrices de gobierno persiguen el mismo propósito de las fuerzas interventoras. ¡El descontento y caotización social!. Ganando las elecciones, con o sin participación opositora, las perversas fuerzas externas, con apoyo incondicional interno, decidas están a más y más acciones contra toda la nación venezolana, incluso una acción militar sin precedentes, la demora en la insurrección popular que desconozca al gobierno y la institucionalidad democrática ya tarda mucho tiempo y deja ver, sin ambigüedad alguna, los malignos y bien dirigidos planes invasores.

¿Será que la solución está en la rendición y entrega de la nación a tan malvadas fuerzas? ¡No! Ese no es el propósito y fin último de tan prolongada y coordinada operación multinacional anti venezolana. Obsérvese que ahora, desde el exterior y sus cómplices internos, ¡nadie quiere ni reconocerá elecciones anticipadas! ¡Quieren más tarde, después! ¿Después de qué?

¿Será un gobierno opositor una solución o alternativa validad para un mejor futuro? ¡Tampoco, el gobierno opositor, democráticamente electo, al amparo institucional de la Constitución Bolivariana, no es el propósito de la maniobra interventora! Se trata, se requiere y exige, el desconocimiento constitucional, el asalto al poder, sin constitución ni leyes, esas las traerán e impondrán las fuerzas invasoras. El proceso electoral democrático de continuidad institucional y lineamientos en la Constitución Bolivariana contenidos no es la opción impuesta a la dirigencia opositora venezolana

En la desesperanza del venezolano común, corriente, no hay oposición alguna ni liderazgo creíble, capaz de llevar las riendas, el gobierno de esta nación hacia un camino real de libertad, justicia y progreso, ¡en democracia verdadera! La dirigencia opositora es incolora, inodora, insípida, sólo existe por imposición y directrices externas, en los medios…, ni siquiera para echar culpas desde la boca del venezolano. Ajena al sentimiento de unidad, democracia y prosperidad nacional, alienada, sin sentido de pertenencia nacional ni identidad patria, ¡sólo existen por y para sus intereses personales! Entonces ─¡aunque el cochino sea blanco la morcilla siempre será negra!─, ¿cuál es la solución? El venezolano común, sabe, conoce, de las irresponsabilidades y antipatrióticos procederes de la dirigencia opositora. ¡No la critica!, con su silencio y no señalamiento, la justifica mientras busca tiempo y manera para irse del país. ¡Se ha comido el cuento que, para todo el que se vaya de Venezuela, afuera la vaina es mejor! ¡Sólo demos tiempo al tiempo y a las maniobras interventoras!

Desde la dirigencia opositora venezolana y toda la institucionalidad que justifica y avala sus actuaciones anti venezolanas, de traición a la patria ─como los rectores perpetuos, no electos, de las universidades autónomas─, buscan en la dilación de acciones y decisiones gubernamentales, constitucionales, el mejor y más significativo detonante-activador de la desesperanza. Su método favorito, por ahora y desde hace ya mucho tiempo, para la toma y control por asalto del poder político en Venezuela. Creen firmemente que la desesperanza del pueblo venezolano y su irrupción contra el gobierno, contra el Estado Nación, contra la constitución, con apoyo y respaldo de fuerzas militares invasoras, consolidaran un gobierno, a todas luces dictatorial, con el que pretenden ─usufructuar lo mas rápido posible las mieles del poder que no han tenido en los últimos 20 años─ dar lecciones ejemplarizantes para todo aquel que ose contradecirlos. ¿Dónde quedará nuestra libertad, nuestra democracia, nuestra independencia, nuestra soberanía, nuestra Patria? ¿En manos quién? ¿Y por decisión de quién?

Concretados los planes opositores sobre la toma y control del poder político por asalto y desconocimiento de la Constitución Bolivariana; ¿quién gobernará? ¿cómo gobernará? ¿Para quién gobernará? ¿Bajo qué preceptos constitucionales gobernará?

La dirigencia opositora; ¿gobernará? ¿desde dónde gobernará? ¿Cuántos días duraran en el poder entre uno y otro? Ramón Martínez, desde Cumaná, en despedida y derrotado políticamente, les avizoró que menos de 24 horas en cada casó. ¿Tendrá razón? ¡Ya veremos!

¡Así, desde esta perspectiva, todo futuro se predice peor que hoy!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3580 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: