Satanases

Somos consumistas y lo podemos negar, pero no evitar: eso lo sabe el imperio y lo utiliza para atacar en su criminal guerra: venimos de hábitos capitalistas, que ahora en plena revolución socialista están al servicio de la estafa, junto a los terroristas con disfraz de comerciante.

No es de justa política en una propuesta de socialismo; mantener esa conducta diabólica de consumo con la que los satanáses agudizan el sufrimiento (sobre todo a los de menos recursos) que en términos coloquiales, tenemos que parir pateando para buscar la forma menos costosa de subsistir y ese batallar diario ocasiona un desgaste humano en el esfuerzo, que va odiando sin conciencia y con el perdiendo la fe.

Si tenemos un ser en constante proceso de formación, sin ignorar las necesidades: entendera la guerra y seria menos burnerable al ataque de los terroristas que trafican con la inocencia.
Solo un PUEBLO en comunidad articulada, puede hacer respetar normas minimas de convivencia (no dogmas) y en eclesiá hacerse respetar.

Para tratar de entendernos; no hay nada que justifique, al PUEBLO pagando hoy una especulación sobre lo que los usureros le van a vender mañana; porque esa plusvalía ya está incluida en lo que el especulador compró ayer.

Un comerciante tiene que tener garantía y solvencia para no descapitalizarse (en socialismo, necesita humanidad) en eso consiste su negocio y no puede cargarle su ganancia de mañana al precio de lo que vende hoy, que ya está tasado.

Por otro lado en conciencia entender, que este ataque con los productos necesarios forma parte de la guerra y los comerciantes sin escrúpulos son soldados del enemigo, que saben su ambición es material y en ellos se apoyan.

Vamos a insistir sobre el socialismo y la formación que necesita quien participa en la propuesta; no se puede pretender que alguien que viene de una deformación, entienda sin esfuerzo; que su vida de futuro no puede sustentarse con las deformaciónes del pasado.

El llamado es claro y tajante: estamos construyendo un mundo de iguales y la igualdad tiene una sola línea; no puede ser relativa, es equilibrio, no puede parecer, tiene que ser equidad verdadera y no privilegio para unos y otros en necesidad soportar las consecuencias.

Vamos hablar claro de socialismo (el principio de Jesús) sin ambigüedad: Esto es una revolución aunque la disfrasemos de moderna para justificar algunas inconsistencias; la preparación del liderazgo no puede estar sustentada en el dogma; la conciencia revolucionaria está por encima de cualquier ofrecimiento material y es la que puede entender cuando un combatiente en estado de conciencia dice sin que se preste a malas interpretaciones, PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 836 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a257597.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO