La democracia incendiada

Parafraseando al camarada y amigo Freddy Parada, desde hace bastante rato la oposición anda divorciada de la sociedad venezolana y por ello ese empeño enfermizo de querer acabar con todo, fundamentalmente con la familia venezolana, a quien los violentos y terroristas contratados por los opositores, no sólo los secuestran en sus propias casas y urbanizaciones, sino que también les asesinan a sus hijos, los incendian a mitad de camino, los atracan, les impiden el libre tránsito y con ello poder asistir a sus trabajos. En ese sentido, la oposición venezolana es una tragedia y mas que eso, actúan como células terroristas que poco le importa el sentido de convivencia política y democrática, sino que quieren lograr el poder así sea con el derramamiento de sangre de cientos de venezolanos que han caído por la misma irracionalidad opositora.

A través de la manipulación y del discurso engañoso han inventado las mil y una, y a fuerza de una intensa campaña de odio han logrado efectos negativos que ponen en riesgo la estabilidad de la república y el porvenir de la patria. De allí que no debemos perder la oportunidad y aprovechar todos los espacios para decir estas verdades, porque no se puede permitir que la oposición haga y deshaga lo que le venga en gana y la justicia se esconde en la traición y las paredes de la Fiscalía. En ese trance de la locura irracional, han incendiado a personas, instituciones, vehículos oficiales, galpones con alimentos y saqueos y más saqueos. Han ido sembrando la cultura de la violencia, el saqueo y el desprecio por la vida, que más pronto que tarde se les va revertir y es un ciclo perverso que ellos van a experimentar y sufrir. No crea la oposición ni el resto de la sociedad que hoy adversa al gobierno nacional, que de lograr la MUD sus objetivos, vendrán tiempos de color de rosa. No, aquí lo que viene es persecución, muerte y desolación porque esa es la naturaleza manifiesta de todos los grupos opositores y esa es la conducta que han mostrado en estos casi cuatro meses de terrorismo.

En sus discursos manipuladores y engañosos, la oposición habla de una lucha de resistencia para combatir una "dictadura"; pero todas sus prácticas son terroristas, dejando una estela de muerte y donde la democracia está siendo incendiada. Precisamente, mientras ellos pregonan que vivimos una atroz "dictadura", los partidarios opositores y sus fuerzas de choque "templarias", actúan de manera sanguinaria; mientras el gobierno actúa apegado a las normas constitucionales, ellos se van por los atajos. Mientras el gobierno nacional hace un llamado legitimo y constitucional de convocar una Asamblea Nacional Constituyente, la oposición se sale de las reglas de juego para convocar un inconstitucional plebiscito (o mugresito, diría mi amiga Juana Casterola).

Como dice mi amigo Pancho Pistola, amanecerá y veremos. Ayer muchos incautos votaron por el inicio de una guerra civil, por el desconocimiento de la Constitución, por el incendio de la democracia, por la total desintegración y desestabilización de la sociedad venezolana. Nadie se extrañe de la inmensa irresponsabilidad de esa nefasta clase opositora que tiene claras y manifiestas intenciones de "montar" un gobierno paralelo, incentivando y acrecentando el odio entre toda la población y al final terminemos en una feroz guerra civil, que significaría el aniquilamiento de unos y otros. Eso es lo que hay que evitar y donde todos pongamos el empeño de un entendimiento nacional para salvar la república y la vida de la nación.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 401 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Marapacuto

Eduardo Marapacuto

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a249344.htmlCd0NV CAC = Y co = US