Crítica a las enriquecidas dendritas de Roberto Malaver

El sabio y científico Federico Engels, Economista, antropólogo, sociólogo, filósofo, matemático, biólogo, industrial, leal amigo, revolucionario y detenga usted la enumeración de sapiencias, apuntó que, gracias a las células de Meynert, mismas que suelen debilitarse con las décadas de la ancianidad, podemos reaccionar y enlazar con una velocidad lumínica ante cualesquier pequeño dato que hayamos archivado en nuestro peludo "coco" superior, y es ese paquetiquito celular precisamente lo que cuando adolecemos de "decaditis" no nos permite hilar las palabras con las que incons y conscientemente nos valemos a diario en lo oral, musical y escritural para hablar, comer, descomer, cantar. caminar, bailar, bizantinizar[1] y etceterar.

Pero, ese no es el caso del posjoven Malaver que tanto nos mueve las vísceras lacrimales de vez en cuando con sus divertidísimas entregas literarias.

Con su prosa cuasilírica, domina el arte de la digresión gramatical, de tal manera que nos hace navegar de frase en frase, al punto de que en sus parcas líneas sabe recoger densamente temas y temitas alusivos a cuanto dato se le vaya asomando en cada una de sus evocativas y recordatorias ventanas.

Desde acá lo felicitamos y estamos complacidos de regalarnos tantas dosis alimentarias de suculenta espiritualidad supletoria de la escasez de alimentos vulgares que los amargados se las comen apelotonadamente cada día, al punto de que vacían las despensas y se terminan comiendo lo suyo y también lo que no les pertenece.


[1] En criollo venezolano: hablar y escribir gamelote.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 808 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: