Aporrea: ¿reducto de resentidos o la irritabilidad ante la crítica por parte del gobierno?

La intolerancia e irritabilidad del gobierno venezolano ante la crítica pareciera indicarnos que este sufre de la debilidad de ciertos mitos estructuralistas, que al igual que el mito de las "sociedades inalterables", nos quieren hacer creer que dentro de una comunidad definida en apariencias, cada quien muestra los mismos valores y piensa de modo unidimensional.

El pensamiento en una sociedad en trasformación como la nuestra, es complejo y heterogéneo. Aunque esto no quiere decir que no encontramos ideas dominantes y hegemónicas ahora y entre ciertas generaciones, grupos, o eras; pero inclusive el contenido y las modalidades de esas maneras de pensar desde el mismo ejercicio del poder, podrían ser también diferentes.

Es obvio (y hasta racional) que los voceros del gobierno "presenten la interpretación de los hechos con la óptica de sus intereses". Es por esto la razón por la cual "los hechos cotidianos" deben ser re-interpretados por quienes no forman parte orgánica del mando, regencia o jefatura; para favorecer la sinergia, concurso y concordancia, ya que diferentes lecturas y aproximaciones de un mismo asunto, materia, propósito, argumento, motivo o trama, son la clave para lograr el entendimiento entre puntos de vista diferentes; y la reunión de estos puntos son la máxima representatividad del concepto de UNIÓN, que no es lo mismo que unidad, que tal y como la parece pregonar el gobierno (o por lo menos, algunos de sus voceros más connotados), es confundida con la lealtad, la nobleza, el cumplimiento, la honradez y la observancia, cuando en realidad es manejada (y enturbiada) desde el proscenio o escenario de la sumisión, o la obediencia a ciegas.

En la entrevista que el periodista Jorge Gestoso le hizo en TELESUR al entonces candidato a la presidencia de Ecuador Lenin Moreno (antes de los resultados), este habló de su experiencia fuera de Ecuador, y como esta le había hecho tener otras visiones del desenvolvimiento social, así mismo, palabras más palabras menos, aseguró que un gobierno debe ESCUCHAR, para tener una visión más amplia de sus acciones, y que debe inclusive escuchar a quienes no están de acuerdo con sus lecturas de la realidad.

He tenido la impresión de que el gobierno venezolano, escucha solo a quienes le conviene en un momento dado, de hecho, se ha sentado a "dialogar" con la misma jerarquía económica a quienes a atacado de modo frontal, responsabilizándola del descalabro de la economía nacional, y por otra parte, y de modo paradójico, exagerado, absurdo, sorprendente y disparatado, no escucha a quienes son de hecho sus aliados potenciales (como muchos de los que escriben en aporrea.org) y que en sus escritos medulares denotan, señalan, manifiestan y revelan, intereses mucho más asociados, relacionados, o conectados, con los valores y postulados que dice el gobierno defender y enunciar de modo vehemente en sus discursos, como por ejemplo, la idea del socialismo como sociedad más justa (y los valores a que ello conduce), y la PARTICIPACIÓN, dentro del proceso de evaluación y planificación de la vida nacional.

Los venezolanos, como miembros o participantes en una cultura, tenemos la opción y el derecho de cuestionar o revisar las distintas jerarquías de los valores que han sido establecidos por los convenios constituidos socialmente, y sobre todo, los que emanan de autoridades, ya que su condición de jerarcas, les puede llevar inexorablemente a actuar de modo unilineal.

Así, el gobierno podrá insistir en una interpretación dominante o prevaleciente de sus puntos de vista; e intentará reforzar una interpretación mediante el ejercicio del poder, para que la población llegue a aceptar de modo irreflexivo o acrítico las interpretaciones que se les dan; y puede limitar con ello los debates interpretativos y la discusión (aunque con ello revoque la democracia misma).

Pero lo que no debe ni puede hacer, es evitar que con sus acciones, surja o se promueva una comunidad de indagadores, caracterizada por una apertura al debate, al razonamiento, el escepticismo saludable, y la promoción de la polémica pública y abiertamente, así como de los testimonios e investigaciones, ya que estas últimas posibilidades, son la consecuencia lógica de la negativa al debate por parte del gobierno, sumado a la irritabilidad ante la crítica y la satanización de quienes pretenden tener autonomía cognitiva.

salud!!!

PD.-La red de internet está llena del manejo de informaciones y videos contra el gobierno de Venezuela, algunos muy bien elaborados, como los colocados en Youtube, que cuentan obviamente con plataformas tecnológicas que el estado venezolano no puede neutralizar...boicotear a aporrea es bastante serio y delicado para el libre ejercicio del pensamiento, más aun cuando en ella escriben o se publican artículos de reconocidos incondicionales del gobierno y de respetados luchadores sociales que se dicen chavistas. El ataque que recibe aporrea.org nos hace pensar que las denuncias e investigaciones allí publicadas, afecta sensiblemente a muchos de los que hacen vida en la administración, gerencia, o jefatura pública que están severamente comprometidos en ellas.

PD.-El 21 de Febrero, se cumplió un año más del asesinato de Sandino (Augusto Nicolás Calderón Sandino), el General de Hombres Libres, en 1934. Es uno de los grandes forjadores de la gran épica americana del siglo XX, logró la salida de Nicaragua de la fuerza invasora estadounidense, a partir de la UNIÓN de todos los nicaragüenses indignados con la prepotencia extranjera.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2426 veces.



Diego Silva Silva

Compositor- Guitarrista- Investigador-Articulista-Conferencista. Licenciado en Educación. Ha recibido, entre otros reconocimientos (en las áreas de la música sinfónica, de cámara, electroacústica): Seis Premios Nacionales de Composición, Siete Premios Municipales de Música; el Premio Latinoamericano de Composición Casa de las Américas; ha presentado sus obras en Moscú, EEUU, Cuba, Nicaragua, Francia, Inglaterra, España, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Uruguay, Siria y Canadá; Investigador de la música del pasado colonial de Venezuela (restauró un extenso legajo de Canciones Patrióticas Sinfónico Coral caraqueñas desconocidas); ha estudiado las diferentes manifestaciones de la gran diversidad que representan las músicas de América y el mundo no occidental; fue asesor del departamento de investigaciones culturales del Ministerio de Cultura de Nicaragua (1983-1987); fue Vice-presidente de la Sociedad Venezolana para la Música Contemporánea y Presidente de la Comisión Artística de la Orquesta Filarmónica Nacional. Ha dirigido la Orquesta Sinfónica Venezuela, la Municipal de Caracas, de los Llanos, de Falcón, de Aragua, la Filarmónica y otras agrupaciones orquestales incidentales. Ha sido guitarrista acompañante de: Gloria Martín, Alí Primera, Lilia Vera, Cecilia Todd, Los hermanos Godoy, Isabel Parra entre otras y otros. En los años 70 fue miembro Fundador de la Camerata Renacentista de Caracas en donde se desenpeñó como laudista, vihuelista, violinista y percusionista.


Visite el perfil de Diego Silva Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: