Lo qué le cobra la mafia o el imperio gringo a Tareck El Aissami

Desde que el presidente obrero Nicolás Maduro nombró a Tareck El Aissami como vicepresidente de Venezuela, solo lo he visto trabajar en beneficio del país, cumplir con la tarea asignada en defensa del legado de El Gigante Chávez, honrar su juramento ante la patria, sin embargo -y eso era de esperar-, así no lo ve la mafia nacional e internacional en conchupancia con esos bandidos que en la patria de Bolívar siguen buscando atajos para llegar a Miraflores, que son los mismos hampones que están en contra del diálogo y apuestan a la violencia, a la desestabilización, al golpe.

En ese contexto, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los EEUU –ahora con Trump en el poder-, arremete contra Tareck El Aissami, al incluirlo en una lista de sancionados que ellos manejan a discreción por no decir a su antojo y, por supuesto, en beneficio de sus perversos intereses.

¿Qué le cobra el imperio gringo al vicepresidente de la República? Veamos. Una de las primeras acciones de Tareck El Aissami en su nuevo cargo por orden del presidente Maduro, fue ejecutar el Comando Antigolpe y capturar al terrorista de Voluntad Popular, Gilber Caro, con un fusil y explosivos en su poder.

Antes, durante la gestión de El Gigante Chávez, El Aissami destacó por su firme combate contra al narcotráfico y al paramilitarismo colombiano, llevando a la justicia más de 102 capos de la droga, mientras entregó 21 narcotraficantes solicitados en extradición por los EEUU, según un comunicado del Ministerio del Poder Popular Para Relaciones Exteriores, que leyó la canciller Delcy Rodríguez repudiando la sanción en contra del alto funcionario venezolano.

Dijo la ministra Rodríguez: "esa infamia contra una altísima autoridad del Estado constituye sin duda alguna un falso positivo contra un venezolano decente, digno", y añadió que la OFAC, la cual pretende regir más allá de su ámbito territorial, actúa de la mano de la DEA, conocida ampliamente por su descarada contribución a la producción y tráfico de drogas con los carteles más connotados del narcotráfico de Colombia y del mundo.

Y en este punto de la DEA me permito hacer algunas especificaciones. Tareck El Aissami durante su gestión en el Ministerio de Interior y Justicia y después que este organismo norteamericano dejó de funcionar en Venezuela, pudo capturar a narcotraficantes de la talla de Diego Pérez Henao (a) "Rastrojo", Maximiliano Bonilla Orozco (a) "El Valenciano", "El Loco Barrera", Ramón Antonio del Rosario Fuentes (a) "Toño Leña", entre otros.

Con El Aissami fue que se dio a conocer el nombre de Walid Makled, jefe del cartel venezolano conocido como "La Mafia del Puerto", un poderoso traficante de drogas con conexiones en Colombia y los EEUU, a quien acusó de ser el dueño de 400 kilos de cocaína encontrados en una finca de su propiedad, era además solicitado por el asesinato del columnista del diario El Carabobeño, Orel Zambrano, y del médico veterinario Francisco Larrazábal. Un capo de alto calibre cuyo nombre, repito, develó el ahora vicepresidente de Venezuela. Antes hacía estragos y nadie lo mencionaba. Nadie sabía de él púbicamente. El Aissami lo hizo conocer y eso en el ámbito delictivo se cobra.

Por cierto, les recuerdo que esas mafias que quieren destruir el gobierno de Maduro, siempre quisieron acabar el de Chávez. Recordemos como el expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez, con el entonces gobernador del Zulia, Manuel Rosales (que ahora se la quiere dar de inocente) y su brazo derecho, López Sisco, introdujeron los paramilitares al país.

Les traigo a la memoria también el caso de los ex Alcaldes Jorge Barboza de Sucre, Hernán Alemán de Cabimas y Alenis Guerrero "Gallina Negra de Santa Rita, tenían el control de la droga y las armas en el Lago de Maracaibo. Estos contaban con sicarios de las familias Meleán y Leal, quienes asesinaron a muchos dirigentes chavistas del Sur del Lago.

Pero en suma, Tareck El Aissami no cavó en cualquier terreno, cavó en predios de mafias y esa gente no perdona. A nuestro vicepresidente le están cobrando. Las mafias de esa magnitud hay que verlas además, desde un contexto mundial.

Por eso no me hago expectativas con Donald Trump en la presidencia de los EEUU, no creo que sea muy diferente a Barack Obama; las mafias del control de armas y las que quieren el petróleo de Venezuela que forman parte de lo que llamamos el imperio gringo, se pueden imponer y seguir las acciones para intentar destruir a funcionarios venezolanos. Cuando Obama atacaron a Diosdado Cabello, a Cilia Flores…y con Trump ya arrancaron con Tareck El Aissami. Y no creo que se detengan.

Los yanquis tampoco le perdonan a Tareck El Aissami la solidez de su liderazgo. Que sea un hombre eficiente, inteligente, capaz de desempeñarse con éxito en cualquier cargo; menos le perdonan su lealtad y honestidad.

De allí toda mi solidaridad a El Aissami y que tenga presente que ese imperio asesino no tiene moral para juzgar a nadie ni en Venezuela ni el orbe, además, el presidente Chávez nos inmunizó contra esos ataques arteros, cobardes, que acostumbra la miseria gringa contra la patria bolivariana, libre y soberana.

"NO SE PUEDE CONFIAR EN EL IMPERIALISMO NI TANTITO ASI"

Con Maduro victorioso ¡venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1720 veces.



Gian Carlo Di Martino

Politólogo, profesor, abogado. Ex-Alcalde de Maracaibo. Cónsul de Venezuela en Milán - Italia.

 giancarlodimartino2017@gmail.com

Visite el perfil de Gian Carlo Di Martino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a241612.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO