¡Maduro, vete ya!

¡Maduro, vete ya!

Para que la oligarquía apátrida nos vuelva a gobernar.

Para que los avances alcanzados gracias a la Revolución Bolivariana desaparezcan.

Para que la unión cívico-militar se convierta en una entelequia.

Para que la miseria vuelva a ser el lugar común en todo el territorio nacional.

Para que la exclusión sea la norma a seguir como en el pasado.

Para que el sistema de salud Barrio Adentro sea privatizado.

Para que la masificación de la educación gratuita desaparezca.

Para que los espacios de la cultura y disfrute de la misma de manera gratuita queden en el pasado y que vuelvan a ser las élites las que las disfruten.

Para que la tecnología de Internet ya no llegue a los rincones más humildes del país.

Para que le vuelvan a quitar las pensiones a nuestros adultos mayores y las prestaciones sociales a los trabajadores.

Para que los sueldos y salarios de hambre se impongan nuevamente y queden congelados indefinidamente.

Para que la digna Ley del Trabajo desaparezca quitándoles a los trabajadores sus reivindicaciones y que se vuelva a imponer la explotación del hombre por el hombre.

Para que retrograden los derechos humanos.

Para que se desmantelen los mecanismos de integración latinoamericana y caribeña.

Para que desaparezca definitivamente la posibilidad de construir las comunas y el estado comunal.

Para que las leyes del Poder Popular se conviertan en letra muerta y desaparezcan.

Para que se acabe la protección al acceso a la comida y las medicinas.

Para que las tarifas de servicios básicos se lleven más del 50% del salario de los hogares.

Para que el pueblo deje de comer proteína y la talla de nuestros niños vuelva a ser lo que era.

Para que vuelvan los créditos indexados y las cuotas balón.

Para que vuelva la persecución, la tortura y las desapariciones forzosas como política de estado.

Para que los sectores más humildes de nuestra sociedad vuelvan a padecer niveles atroces de desnutrición.

Para que vuelvan los niños macilentos a morir frente a las puertas de los hospitales.

Para que el acceso a una vivienda digna vuelva a ser solo para los pudientes y deje de ser un derecho para todos.

Para que se privaticen o se eliminen las decenas de nuevas universidades y centros de educación superior públicos que hoy están diseminados por toda la geografía nacional.

Para que la ciudadanía ya no cuente con miles de medios de comunicación donde expresarse libremente.

Para que vuelvan la ballena y el rinoceronte a meter en cintura a nuestro pueblo.

Para que se acabe el programa de alimentación escolar.

Para que nuestros niños, niñas y adolescentes más humildes dejen de tener sus útiles escolares y sus canaimitas.

Para que los créditos bancarios ya no sean una política masiva y accesible para todo el pueblo, sino solo para un reducido número de privilegiados.

Para que se acabe la distribución de la renta petrolera para la inversión social.

Para que le entreguemos en bandeja de plata al Imperio, nuestra PDVSA.

Para que los derechos de participación política consagrados en nuestra Constitución pasen a ser un triste recuerdo, derogando la carta magna más avanzada del planeta.

Para que vuelva el "acta mata voto".

Para que sacarse la cédula o el pasaporte o la licencia de conducir vuelvan a ser un via crusis.

Para que se acabe la democratización del espectro radioeléctrico.

Para que ya no tengamos un sistema de transporte público verdaderamente masivo.

Para que se acabe la Misión Nevado, porque hasta los derechos de los animales fueron reivindicados por nuestra revolución.

Para que ya no haya Mercal, ni PDVAL.

Para que desaparezca el rostro real de nuestro Padre Libertador Simón Bolívar.

Para que se vuelva a desvirtuar la Historia de Venezuela.

Para que vuelva la estigmatización de la izquierda.

Para que nuestros hermanos indígenas vuelvan a perder su dignidad y sus derechos.

Y un largo etcétera, etcétera, etcétera…

En definitiva, el entierro absoluto de la posibilidad de construir una sociedad más justa y de iguales, y la posibilidad de construir el socialismo.

A ver si nos enseriamos y entendemos que la revolución está en franco peligro, y el llamado es a entender el rol individual en lo político. Coherencia en el pensamiento y acción, de eso se trata. Nos las estamos jugando todas.

¡Qué viva Chávez carajo! ¡Que viva la revolución, con todas sus fallas y sus contradicciones! En el camino las podremos superar trabajando por ella.

¡Chávez vivirá mientras el pueblo luche! ¡Aquí nadie se rinde! Con profundo amor y respeto revolucionario a todos los que se mantienen en pie de lucha en defensa de nuestra Revolución Bolivariana y profundamente chavista. Luchemos por ella cada quien desde su trinchera.

Hasta un próximo artículo.

Zulika King

Coordinadora del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza

Domingo, 12 de febrero de 2017



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5012 veces.



Zulika King

Coordinadora General del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza. Presidenta de la Fundación Punta de Lanza. Coproductora del Programa Radial "Trinchera del Poder Popular".

 zulikaking@yahoo.com      @ZulikaKing

Visite el perfil de Zulika King para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: