Golpe de timón, el reto

Es indudable que el Presidente Maduro ha cerrado 2016 con éxitos importantes. Internacionalmente son indudables y en el plano interno logró derrotar la conspiración, la violencia, desarrollar una política de paz, que ha evitado graves sufrimientos…

Además del cambio de gabinete hace falta propuestas que limiten la incertidumbre y creen confianza. Se viene intentando cambiar una sociedad hegemonizada desde la época colonial por los bancos y el comercio importador, que sigue siendo rentista, donde la hegemonía cultural aún es de la dominación. Esto dice lo difícil de una transformación revolucionaria, que debe ser revolución cultural. La tarea del presidente Maduro es ciclópea.

Antes los aumentos salariales, otras medidas para corregir la desigualdad, hacer justicia social y otros importantes procesos, dieron piso firme. Ya no es suficiente. Hay que lograr un impacto psicológico y simbólico y a la vez real. Hay que explicar más la situación, fijar objetivos para la derrota de la escasez inducida, la especulación y consecuentemente la inflación, la estabilidad del bolívar, el crecimiento del PIB… Hay que tener un mensaje para el pueblo opositor y un espacio para él, tomar en cuenta a los que no celebraron el año nuevo. Cifras oficiales están expresando un descenso del consumo diario de calorías, responsabilidad de los acaparadores, bachaqueros y la burocracia corrupta.

Hay que golpear a la burocracia corrupta quintacolumnista, ¿Por qué la baja proporción de productos que llega desde los barcos importadores a las instituciones estatales que cubren las necesidades populares y van a los canales privados, madres del bachaqueo? La renta petrolera que le pertenece al pueblo administrada por esa burocracia se va al capital transnacional representado por Polar, Cargill… ¿Por qué el rumor de que algunas metas de producción no se cumplirán, hecho fríamente calculado por dicha burocracia quien ya tiene dólares guardados para la importación que sería entregada a los canales privados que seguirían especulando y bachaquendo? De ser esto cierto ¿resistiría esto el pueblo? Creo que no. La banca y el comercio importador no pueden permitir que se liquide el rentismo, pues les permite tener milmillonarias cuentas en la banca internacional. El heroico pueblo chavista tiene la palabra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1157 veces.



Julio Escalona


Visite el perfil de Julio Escalona para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio Escalona

Julio Escalona

Más artículos de este autor