Mortíferos deseos presidenciales

¿En manos de quién estamos?, ¿Cómo es posible que en cadena nacional el presidente de la república con mirada amenazante, con gestos faciales llenos de ira y una sonrisa cínica contenida, nos escupa en la cara que a veces le provoca matar y no pasa nada?; sí, leyó bien, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro, dijo en una alocución televisada que a veces le provoca lanzar venezolanos desde helicópteros o fusilarlos como se hacía en el pasado.

En esta confesión  transmitida hasta por medios internacionales, Maduro no manifestó su apoyo a la pena de muerte con argumentos ni mucho menos matizó sus “Oscuros Deseos”  diciendo que después de un juicio justo que demostrara la culpabilidad de un delincuente, este podía sufrir la pena de muerte, sino que fue directo y descarado: “provocaría fusilar a más de uno”… y lo peor Ninguno de sus ministros presentes quienes viven dándose golpes de pecho sobre su condición humanista, amantes de la paz y garantes de la Constitución fueron capaces de manifestar u objetar nada, todos callaron y avalaron con su silencio estos “Mortíferos Deseos Presidenciales”.

En vísperas de año nuevo cuando la mayoría de los líderes llaman a la unión, la concordia y hasta en SIRIA fueron capaces de pactar un alto al fuego… Señores de la FANB, ¿de verdad creen que este mensaje emitido por quien dice ser su Comandante en Jefe es el que merecemos los venezolanos en semejante crisis humanitaria que padecemos?, ¿de verdad sienten que semejantes palabras revelan el espíritu noble de cuerpo profesional que se forma para proteger a cada uno de los ciudadanos que habitamos en este gran país, sin distinción de ningún tipo?, ¿están en consonancia esos “deseos de fusilamiento” expresados, con el honor de los valores éticos de la Institución a la cual representan?.

Estas palabras del presidente según mi criterio ahorran tiempo a la hora de hacer cualquier trabajo científico sobre el por qué suceden cada vez mas linchamientos en el país, o por qué el derramamiento de sangre a través de las OLP y las denuncias sobre ejecuciones extrajudiciales no se detienen.

¿Cuál sería el diagnóstico psiquiátrico que daría el Alcalde de Caracas si esto lo hubiera dicho un Gobernador de Oposición?, y si entrevistaran a la semióloga que sirvió de testigo en el juicio de Leopoldo López ¿qué opinaría al respecto? O mejor todavía ¿qué opinión le merecen estas declaraciones a Susana Berrios, ex juez de la República y hoy Defensora Pública General?

Espero no entrar en la lista de quienes Maduro desearía arrojar de un helicóptero o fusilarlo  y si estoy tal vez nunca la veamos como nunca vimos la lista de las empresas a quien el General  Barroso le aprobó una catajarra de millones de dólares y luego se los robaron pero por si acaso aprovecho en hacerlo responsable a él y a sus silenciosos ministros cómplices por omisión si me llegara a suceder algo malo de la misma manera que denuncié e hice responsable a su ex ministro del interior, Miguel Rodríguez Torres, cuando ejecutó una persecución judicial y policial contra mi persona y hoy permanece camuflado en un discurso de reconciliación y diálogo.

Sin embargo a pesar de todo el miedo que nos infundan sus deseos de muerte, su accionar tenebroso y miserable hay que denunciar, no hay que callar, hay que seguir evidenciando su carencia moral y su vileza…

                                    “Hay un límite donde la tolerancia deja de ser una virtud”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3985 veces.



Pablo Jiménez Guaricuco


Visite el perfil de Pablo Jiménez Guaricuco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: