2016 Chao; ¡ojalá nunca más!

El 2016 es sin duda alguna el año más terrible, terrorífico, en nuestra contemporaneidad. En lo personal, siendo el deterioro económico el principal y peor de los males, sin una luz al final del túnel que señale el camino, trayendo como consecuencia importantísimas perdidas en el buen vivir y comodidades de la vida cotidiana hasta ahora lograda.

Desde la socio política nacional; en las calles, los desclasados, desposeídos, ¡los más humildes y quizás los más favorecidos desde las políticas gubernamentales!, van de un lado a otro, critican, hablan mal del gobierno que no los atiende. La clase media y profesional, comenta, murmura en las muchas colas que aun se mantienen para conseguir cualquier cosa, son tal vez los más elocuentes interlocutores de la "mala situación" cuando expresan su insatisfacción y la comparan de una manera inverosímil con las vejas acciones políticas y económicas cuarto republicanas. ¡A veces dan risa tales comparaciones! En su afán de desprestigio surgen los comentarios de ¡qué bien se vive en otros países! Pocos son los que terminan reconociendo, entre dientes, que no todo es como lo pintan para los que han ido al exterior buscando mejores oportunidades. ¡Lamentan no poder irse! Los más favorecidos económicamente, expresan de igual manera su inconformidad y cómo les va mejor con sus vivencias en el exterior y la infinidad de oportunidades que hay.

Ninguna expresa insatisfacción del mal papel ejercido por y desde la AN opositora, curiosamente se les olvida, ¡no!, en su vocabulario, esta AN es inexistente, toda la culpa recae sobre la ineficiencia gubernamental. Para olvidar o evadir culpas hablan de manera incorrecta del país bizarro o por lo menos sin conocer su significado. Ya a más de un año de su victoria electoral, a los opositores al gobierno bolivariano y, por qué no, a los propios bolivarianos, revolucionarios, se nos olvidó que tras la victoria electoral del 6D de 2015 de la oposición venezolana creímos en un cambio significativo en la manera de hacer y ejercer política en la búsqueda del bien común. Se nos olvidó, o queremos aparentarlo así, las promesas de la última cola, la inseguridad, la economía..., se nos olvida que muchos, pero muchísimos fueron a votar por la oposición para que desde el parlamento nacional se ejerciera mejor y más eficiente control sobre la acción gubernamental dentro del marco constitucional. El 6D de 2015, muchos de todos los estratos sociales, mientras votaban soñaban, expresaban con viva y clara voz, que el triunfo electoral opositor brindaría la oportunidad de permanecer en este país, nuestra Patria, de lo contrario se irían en busca de mejores oportunidades.

¡Se nos olvidó, no queremos reconocer o no queremos saber ni mencionar! que esta AN opositora una vez tomado el control político el 5E de 2016 asume o pretende asumir ante el país y el mundo un papel supra constitucional auto convirtiéndose en el mamotreto o tramoya más absurda, ridícula e inoperante de toda nuestra historia republicana.

¡Difícil 2016; terrible, ojalá nunca más! ¡Ojalá alguien tenga un poco de condura!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1237 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: