CLAP expresión de vanguardia no retaguardia

Mi bosquejo no es imaginario

El sistema instaurado por el gobierno para solventar el problema alimenticio, no ha satisfecho el 10% de los hogares, por eso son poco efectivos y eficientes, de ahí que urge su revisión. Esta ineficiencia no solo se determina porque no cubra a la mayoría de la población —la más grave de las fallas—, sino por otros elementos que se deben abordar, como: la mayoría de los alimentos adquiridos son de empresas POLAR y NESTLÉ, coautoras de la guerra económica contra el pueblo venezolano, lo que pone en evidencia la debilidad del Estado de producir alimentos mediante las empresas expropiadas y que son gerenciadas por la derecha. Si esto significa que el fin justifica los medios, más que una solución es un golpe para el Plan de la Patria, lo que obliga a incentivar la producción en el país. Algunos comités están penetrados por la quinta columna, odian a Maduro pero les encanta el bono que les aprobó, otros se llevan las bolsitas para revenderlas. El gobierno debe hacer una revisión a fondo, rectificar su política y colocar hombres comprometidos con la revolución. Es urgente hacer contraloría social y emitir informes mensuales a las instancias pertinentes avalados por la comunidad, para evitar que la corrupción siga haciendo estragos. Si los CLAP llegaron para instaurarse deben cambiar las estrategias de distribución y comercialización, extendiéndose por todo el país, favoreciendo a los que menos tienen sin castigar a la clase media (como pretende Freddy Bernal), que también sufre la escasez de alimentos. El gobierno ha tenido una gran falla en este sentido con MERCAL, PDVAL, Abastos Bicentenario, Éxito, Día a Día. La distribución requiere de personal sensible, con conciencia, capacitado; con organización, planificación, control; contar con infraestructuras, un sistema de transporte masivo (como lo está haciendo con el transporte público) y redes de almacenamiento, con dispositivos de vigilancia y auditorías; sin que el matraqueo de las alcabalas sean un obstáculo para cumplir con el objetivo de dar la batalla a la crisis alimenticia. Aquí la FAN debe cumplir un rol importante, de facilitador y no de obstaculizador, sobre todo en la frontera que permiten el paso de nuestros productos hacia el hermano país, o les quitan éstos a los que viajan; esto es una vergüenza y que no se pongan correctivos más. No se puede importar más, empecemos a producir para abastecer a las bodegas de todos los sectores, sincerando los precios injustos y si los grandes empresarios continúan haciendo el boicot, Maduro debe aplicar mano dura como Putin en Rusia para impulsar la productividad social. Los CLAP deben ser vanguardia de la revolución no retaguardia para su concreción.


esmeraldagarcia2309@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1369 veces.



Esmeralda García Ramírez

Licenciada en Administración Articulista

 esmeraldagarcia2309@gmail.com

Visite el perfil de Esmeralda García Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: