La Columna del Guerrillero

Estamos bien pero vamos mal

Parodiando al nefasto ex Ministro de CORDIPLAN Teodoro Petkoff durante el gobierno de RAFAEL CALDERA, cuando para referirse a la situación crítica que vivía el país, tanto en lo social, económico y políticamente, recurre a la falsa premisa de decirle al pueblo "ESTAMOS MAL PERO VAMOS BIEN".

En la calle se oía decir a la gente en respuesta a dicha cantinflada, seguro que vamos bien, pero para el barranco.

El pueblo no estaba equivocado, los últimos cinco años de la CUARTA REPÚBLICA VENÍAN DE MAL EN PEOR.

Caldera se aprovechó del descontento de la población expresada en el Caracazo del 89 y en la gesta revolucionaria del 4 de Febrero del 92 bajo el mando del Comandante Chávez y terminó siendo Presidente con el apoyo del llamado Chiripero, entre los cuales se contaban personajes como TEODORO PETKOFF Y POMPEYO MÁRQUEZ, que por debajo de cuerda habían negociado la fulana pacificación, que no fue otra cosa que una vulgar componenda de estos sujetos para entregar el glorioso movimiento guerrillero de los años 60,70 80, lo cual se puso en evidencia, cuando Caldera le entregó como premio a sendos "ex guerrilleros" los Ministerios de CORDIPLAN Y DE FRONTERAS, respectivamente.

El resto de los combatientes guerrilleros de verdad, quedaron como la guayabera.

Mientras los hoy voceros de la derecha, uno como dueño del pasquín TAL CUAL Y el otro como opinador converso, viven disfrutando de la canonjías que le tira la derecha burguesa.

Hoy el país se mueve en medio de una difícil situación económica, que opaca los avances sociales que constituyen el soporte de la gestión de gobierno del Comandante Chávez, y que han servido de base de sustentación del gobierno de NICOLAS MADURO.

Sería necio negar que contra este gobierno se haya estructurado un complejo cerco económico, que trate de asfixiarlo, para que no siga favoreciendo los programas sociales que han servido de muralla de contención a los embates de la oposición.

Tanto es así que ni la oposición moderada ni la violenta, tienen argumentos para atacar las grandes misiones sociales del gobierno.

Ahora bien nuestro problema es de orden económico, cuyo centro lo constituye el tema de los escases de alimentos y productos de uso personal y domésticos, generada por la baja producción de los mismos, cuyo fenómeno se lo atribuyen los voceros del gobierno a la llamada guerra económica.

Hasta ahí es entendible, pero nosotros también tenemos un Ministro de planificación, lo que ayer era CORDIPLAN, donde estuvo PECKOf, que tiene la responsabilidad de presentar al gobierno las orientaciones del comportamiento de la economía en sus distintas ramas, para desde allí establecer las estrategias de los planes macro y micro de producción, ingresos y gasto publico de cada año.

Desde hace tiempo nuestro país, vive una situación en la que muchos funcionarios del gobierno tratan de pintarle mediáticamente una realidad que no se corresponde con la que vive a diario la población de carne y huesos.

Mal presagio para el gobierno, si tiene que acudir a esa modalidad de endulzar la píldora o como dicen popularmente correr la arruga, para entretener al pueblo, mientras encuentra la forma para darle un parao a la galopante especulación, recuperar el aparato productivo y detener la escases de los alimentos y productos de uso personal.

Algo así pretendió CARLOS ANDRES PEREZ, cuando asumió su segundo mandato, el acto de su proclamación lo convirtió en una coronación, celebrada con bombos y platillos, para dar la sensación que nuestro país estaba pasando por un periodo de bonanzas, cuando la realidad era otra, estábamos endeudado hasta la coronilla, lo que lo obligo a pactar con el fondo monetario internacional, a cambio de imponerle al país un paquete de medidas económicas, donde la peor carga recaía en los hombros del pueblo.

Su solo anuncio rompió el encanto que había producido en la población días antes de su pomposa proclamación presidencial.

Cuya falsa produjo la inmediata reacción del pueblo, quien al verse burlado, se lanzo a las calles el 27 y 28 de febrero del 89 a saquear todo lo que encontraba a su paso.

Acción revolucionaria que se transformo en el famoso CARACAZO, donde ofrecieron sus vidas más de 3000 venezolanos que murieron a manos de las fuerzas represivas de dicho gobierno.

Esa conducta engañosa no es aconsejable para ningún gobierno, porque sus resultados son catastróficos.

Una de esas falsas más recientes, las estamos viviendo en la persona de RAMOS ALLUP, que al igual que Antonio Ledezma eran figuras importantes y con muchísima responsabilidad en esa masacre cometida por ese gobierno en Febrero del 89.

Estos indeseables cadáveres políticos insepultos de la CUARTA REPUBLICA, les prometieron a la población que si ellos ganaban la Asamblea Nacional como en efecto sucedió como producto de su mentira, se acabarían las colas y aparecerían los alimentos en los anaqueles de los supermercados.

Resultado que no conforme con haber logrado la mayoría en la Asamblea Nacional, se le abrieron las agallas y se lanzaron por la cabeza de Maduro, profundizando su estrategia de seguir promoviendo la escases y la especulación, para cabalgar sobre la arrechera del pueblo.

Propuesta en la que no le arriendo las ganancias, toda vez que por donde asoman la cabeza, el pueblo se da cuenta que detrás de esta falsa hay un propósito deliberado de encochinar la situación del país con fines estrictamente politiquero.

Para esta oposición el hambre del pueblo, le sabe un comino y no hay algo más peligroso que cuando el pueblo se da cuenta que el sacrificio al cual lo están sometiendo, NO VALE LA PENA, toda vez que le ven la intención politiquera a los conspicuos mentirosos y demagogos que tienen responsabilidades políticas tanto en el gobierno como en la oposición.

Razón por la que alerto a los representantes del gobierno, que desde sus confortables oficinas planifican y elaboran las políticas económicas, sin medir las consecuencias.

Por ahí están saliendo unos acuerdos con factores económicos que no tocan el fondo ni las causas de nuestra situación económica, todos planifican en base al uso de la renta petrolera, ninguno de ellos, incluyendo al Ministro Meléndez que viene siendo algo a si como el PECKOF en tiempo de Caldera, se atreve a decirle al Presidente Maduro, Es mucho más conveniente para el país EN ESTOS TIEMPOS DE CRISIS, atacar los precios inflados por la voracidad de los empresarios y comerciantes, que raspar la olla de los menguados ingresos petroleros para pagar aumentos de salario.

Pero como ellos no consultan al pueblo para oír sus sabias opiniones, como lo hacia el Comandante Chávez, que mas de una vez les dijo" YO PREFIERO GOBERNAR OYENDO LA OPINION DEL PUEBLO QUE LOS CONSEJOS DE LOS SABIOS"

Entre los cuales se encontraba este mismo ministro que hoy planifica las políticas económicas del Presidente Maduro.

Reto a los sesudos tecnócratas de planificación a que hagan una encuesta después de haberse aprobados los aumentos salariales, preguntándole al pueblo que hubiese preferido ¿Que rebajaran los precios de los alimentos y demás productos o que le aumentaran el sueldo? Tremenda sorpresa la que se llevaran.

Por supuesto que es más fácil para los tecnócratas, meterle la manos a las divisas que enfrentarse al poder de los grupos económicos, a quienes sin querer queriendo los complacen, dejándolos que aumenten todo, porque con el aumento del salario, el pueblo tendrá más bolívares para pagar los productos más caros.

O sea que en este caso el gobierno queda bien con Dios y con el Diablo, Dios es el pueblo y el Diablo son los empresarios y Comerciantes.

Desde nuestra óptica revolucionaria, reforzada por la opinión del pueblo de a pie, lo aconsejable era dictar un decreto retrocediendo los precios a como estaban en el 2014, cuando comenzó la escalada especulativa y otro congelando los precios por un tiempo prudencial hasta que se estabilizara la producción nacional y que comenzaran a dar sus frutos la Misión de Abastecimiento Soberano y los CLAP.

Mucha más lógica tiene este planteamiento si partimos de la posición que tiene el gobierno cuando sostiene que estamos frente a una guerra económica.

Una guerra hay que enfrentarla con métodos y estrategia de guerra, lo que quiere decir que si el enemigo nos está echando plomo parejo y por todos los costados, no se le puede responder disparándole paraparas, o proporcionándole municiones para que nos derroten con nuestras propias balas.

De allí como dije al comienzo ESTAMOS BIEN PERO VAMOS MAL.

NOTA DE CIERRE

No hay que descuidar a los sectores violentos de la oposición, quienes después de su fracasado intento de convocar este año un referéndum al Presidente NICOLAS MADURO, pueden provocar o intentar el caos, para justificar ante sus partidarios, que el referéndum no se dio, no por su culpa, sino porque las condiciones políticas del país, provocadas por ellos mismos, no son las más apropiadas para realizar dicho evento electoral. Dignos representantes de los falsos positivos que magistralmente les instruye su jefe cercano Álvaro Uribe.

 


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1486 veces.



Hernán Urbina

Guerrillero Ayer. Combatiente Siempre.

 orgmbr200@gmail.com

Visite el perfil de Hernán Urbina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a232727.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO