El pan nuestro de cada día

Los explotados de siempre en la historia de la humanidad han sido los pobres. Esto me hace recordar la famosa novela que tanto Chávez nos recomendó leer que hasta nos la regaló, junto con El Quijote, para acostumbrarnos a leer y a adquirir la cultura necesaria para ver más allá de nuestras narices, para que los más capacitados y leídos no nos engatusen. Me refiero a Los Miserables de Víctor Hugo.

Aquí el pueblo representado por Jean Bajean es perseguido por la justicia a nombre de la ley hecha por y para beneficio de los explotadores, representados por el inspector Javer, por robarse un pan para comer, cuando tenía hambre.

Así tienen por ahora a Juanito Pueblo y a Misia Juanita, estos desalmados y miserables comerciantes, importadores, bachaqueros, y corruptos de toda ralea. El pueblo sigue su lento caminar, está cada vez más perseguido, rodeado por estos carpantas de la vida que le chupan la sangre, enriqueciendo cada día más sus bolsillos, gracias a las leyes, que si las hay nunca se cumplen a favor del más desprotegido Juegan con sus necesidades y su hambre tanto los unos como los del otro bando.

Es que al gobierno de Nicolás Maduro al igual que a Chávez le ha faltado mano dura y de justicia plena, para perseguir y castigar a los delincuentes de todo tipo, pero más aquellos que se han enriquecido a costa del sufrimiento y el hambre del pueblo venezolano, me refiero a los corruptos de uno y de otro bando, pues aquí hay opositores, comerciantes e industriales, hoy más ricos que nunca, hoy nuevos ricos, a costa del sudor del más pobre.

El hombre es lobo del hombre.

La actual situación económica, Hija de este capitalismo despiadado, practicado por los que más tienen y sus cómplices y testaferros (dentro y fuera del gobierno), los unos y los otros, que los dejan robar y enriquecerse, sin castigo alguno y sin que se les aplique las leyes.

Tenemos hambre hoy, (los más) pasamos necesidades ya que nuestros explotadores vivos de siempre, no nos permiten comer los tres platos de cada día. No conseguimos hoy la comida o las medicinas, y cuando por casualidad la encontramos es a precios de mil por uno, y no podemos comprarla hoy con nuestros miserables sueldos y pensiones famélicas. Aquellos que tienen la dicha de cobrar la pensión. Pues yo no (a pesar de mis 74 añejos años). Aún hoy, existimos cientos de miles que ni trabajamos que no gozamos de ninguna pensión de vejez. Digamos al pan, pan y al vino, vino.

Para nosotros, los ancianos que no tenemos pensión del Estado venezolano, estos momentos son aún más difíciles, pues estamos pasando hambre. No hablemos ya de nuestras mascotas perros o gatos u otro animalito, ni tampoco de conseguir las medicinas más especializadas para nuestros padecimientos.

¿La culpa de todo esto de quién es?, yo diría que de todos nosotros, la sociedad, el pueblo entero, tanto la oposición vende patria, como el gobierno que le faltan pantalones y una buen chaparro para castigar a la casta de corruptos que siguen gozando de esta bola.

Receta para la oposición ganar unas votaciones:

1) Provocar el hambre mediante la inflación y la escasez de productos.

2) Convencer al pueblo de que el gobierno tiene la culpa de las colas

3) Agarrar a la masa hambrienta y prometerle que si ganan no habrá ni colas ni escasez.

Así ganó la oposición derechista, las elecciones del 6 de diciembre, engañando al pueblo hambriento, que ellos mismos hambrearon a conciencia para este fin.

De este mea culpa, no se salvan los miles de corruptos infiltrados aún en el gobierno, y que se llaman chavistas, visten franela roja, y gozan de vehículos de lujo y grandes cuentas en dólares en paraísos fiscales. Andorra, Panamá, Islas Caimán, incluso en U.S.A.

Por causa de esta hambre originada a plena conciencia, primero mueren los niños y los ancianos carentes de las proteínas y vitaminas esenciales para vivir. Hoy vivimos el hambre, causada por los enemigos de la patria. Ellos criminales, corruptos, bachaqueros, comerciantes, e importadores que se enriquecieron de la renta y bonanza petrolera de estos 17 años. Complicidades no faltan, ojos que no quieren ver, ni oídos que no desean escuchar la voz de las colas en las calles de Venezuela.

Sin lugar a dudas, falta el buen ejemplo desde el alto gobierno, y mano dura para aplicar las leyes caiga quien caiga. Siempre vemos que cae preso el chinito de RECADI, tan nombrado, pero no así los de cuello blanco, rojo, azul, verde, o amarillo.

Nos preguntamos ¿quien tiene la culpa?

¿El gobierno, el capitán del barco, o acaso todos somos culpables?

Es acaso el gobierno, el pueblo, el ADN del venezolano, el sistema tal vez o puede que nosotros como personas individuales. Pues quién sabe diría Cantinflas.

El hambre es una política, usada hoy por el enemigo del pueblo, como arma, pues saben que con esto logran dominarlo, amansarlo acobardarlo.

Nosotros como pueblo no estamos consientes aún, de quien o quienes causan esta tragedia de hambre y escasez, la inflación sin duda, la baja del precio del petróleo. Acaso sea originada por nuestra falta de conciencia, que nos convierte en presa fácil para los fines de nuestros enemigos de clase (los que más tienen). Este esquema y las causas del hambre aplicadas a la política de masas en contra de un gobierno electo por el pueblo, es una vieja estrategia de la guerra de cuarta generación. Aplicada ya anteriormente, para derrocar gobiernos considerados enemigos del imperialismo. Como el de Salvador Allende en Chile. El hambre del pueblo y los medios de comunicación son un arma de guerra en manos de los ricos y poderosos. Por eso el hambre del pueblo, de nosotros todos, sirve ahora a la derecha para conspirar contra el gobierno de Maduro Moros. Que no se salva de sus graves errores.

Aquí el pueblo más necesitado, lleva siempre las de perder.

Hay que romperle el espinazo a los monopolios.

Pero eso no se puede hacer con un ministro complaciente como el anterior P.A.

Hagamos presidente Nicolás que desde hoy: Mercal, Pdval, Bicentenarios, Corporación agrícola. Agro Venezuela, Agro Patria, funcionen de verdad libres de corrupción y de corruptos para beneficio del pueblo.

Garantice señor presidente, el alimento colectivo y las líneas de distribución y comercialización directas. – Los CLAP no están funcionando como es debido, los más están en manos de la oposición a través de personas infiltradas. Que no anotan a los chavistas, nos dejan por fuera. En mi caso y es el de muchos no hemos recibido ni una bolsa de comida.

No siga enriqueciendo con dólares baratos a una pandilla de importadores, comerciantes, distribuidores e industriales corruptos, vividores y desalmados, que llevan a la patria de Bolívar por el despeñadero

Hoy en día el hambre y los precios se han disparado, Un kilo de azúcar cuesta 3.000 mil bolívares y más, eso si lo consigues, el café ni hablemos, pues la leche y la mantequilla hace tiempo ni la vemos. –Pero en algunas mesas privilegiadas nunca faltan.

El capitalismo más salvaje es el que están aplicando al pueblo.

Esto ya parece o es en su forma y fondo un paquetazo, acordado con productores e importadores, y el EX MINITRO PÉREZ ABAD. Quizá con la anuencia del gobierno y Pérez Abad sirvió de manpara o tapadera, con los productores e importadores. Por eso lo decapita el presidente Maduro.

Ahora comprendo la razón de haber sido eliminado del cargo de Ministro, Pérez Abad, quien realidad es y siempre ha sido, un fiel representante de la oligarquía disfrazado de revolucionario.

Luís Salas el joven ex ministro que duró sólo 40 días y que es un revolucionario, las camarillas en el gobierno presionaron y lo hacen dimitir. Bueno Maduro le pidió la renuncia.

El gobierno permite todo este desastre económico, deja que todo aumente día a día, son los mal llamados (precios justos) logros de un ministro que dista mucho de ser revolucionario y menos chavista. Por lo que se ha visto en tan pocos meses de malas decisiones contra el pueblo en materia de precios.

Total, el pan nuestro de cada día, esto sigue día a día en un desmadre



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1344 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor