En síntesis

Gobernadores de transición

Propone acabar con las mafias regionales que se adueñan de las regiones

Como estudioso de la historiografía y Vicepresidente de la Academia de la Historia del Estado Falcón, considero que la cogollocracia desfasa la esencia de la democracia que debe existir en los partidos modernos. Por esta razón soy partidario de acabar con la mala costumbre de esos gobernadores que son electos con el voto, pero luego valiéndose del poder pretenden eternizarse en el ejercicio del gobierno regional, o deciden imponer sucesores a dedo. En tal sentido sugiero que si queremos que la democracia protagónica y participativa no sea un simple decorado, debemos deslastrarla de esos viejos vicios del caudillismo de la segunda mitad del siglo XIX. Como es sabido, hasta 1899 las regiones estuvieron dominadas por caciques provinciales, quienes de una u otra forma habían sido los individuos que figuraron bajo los nombres sucesivos de federalistas, guzmancitos, reivindicadores, rehabilitadores o legalistas o bajo la denominación común de liberales amarillos. Cada uno de los Estados de la alianza federal era en realidad un gran feudo, subdividido o repartido en verdaderas encomiendas políticas entre los aliados de grandes señores provinciales, quienes a su vez garantizaban lealtad al Presidente de la Republica de turno, a cambio de que a los caudillos regionales le fuera respetada su hegemonía. Fue así como por largo tiempo se mantuvo el pacto que reservo el ejercicio abusivo del poder a ciertos apellidos, hasta que Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez liquidaron los caudillos regionales a comienzo del siglo XX.

Escudriñando en la Historia Constitucional de Venezuela, encontramos como en los textos de los textos constitucionales del siglo veinte , encontramos como en los 1901, 1904,1909,1922,1925,1928,1931,1936,1947,1953y1961, se estilo que el Jefe del Estado y del Gobierno Nacional designaba a su antojo a los Gobernadores de Estado, nombramientos que generalmente atendían al concepto del amiguismo, o a la grosera imposición de los cogollos partidistas de la época. Fue a partir del 14 de abril de 1989, cuando aparece en la Gaceta Oficial la Ley sobre Elección y Remoción de los Gobernadores de Estado. Aunque en principio la nueva modalidad guardaba la apariencia de que eran los electores quienes escogían a sus mandatarios regionales, sin embargo no tardaron en reaparecer en la escena esos nocivos procedimientos del cacicazgo que torpedeaban la autonomía de la voluntad en los electores mediante sofisticadas triquiñuelas de las roscas. Por eso observamos que de hecho y no de derecho, en la praxis se vino haciendo praeter legem que los gobernantes regionales utilicen abusivamente los recursos del gobierno, bien sea para reelegirse, o imponer a realaso obedientes sucesores.

Porque estoy persuadido que este años no habrá referéndum revocatorio, considero que las condiciones están dadas para que se produzca la elección de gobernadores en el mes de diciembre, pero eso sí, estableciéndose un pacto de honor que moralmente obligue a gobernadores de transición a eliminar viejos vicios del cacicazgo; y a su vez, comprometiéndose a renunciar a mitad de periodo para que sean convocadas elecciones que brinden verdaderas oportunidades a las generaciones de relevo, hoy condenadas al ostracismo por componendas de falsos liderazgos que le hacen tanto daño a la democracia que debería reinar el siglo XXI.

No más príncipes herederos del trono, ni arzobispo coadjutor con derecho a sucesión. La nueva democracia debe brindar igualdad de oportunidades.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5746 veces.



Freddy Elías Kamel Eljuri

Presidente del Instituto Municipal de Patrimonio Histórico de la Alcaldía Bolivariana del Municipio Miranda del estado Falcón. Vicepresidente de la academia de Historia del Estado Falcón. Escritor. Productor radial.

 kameleljuri@gmail.com

Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: