De berrinche en berrinche, aquí vamos saliendo del laberinto

Culminada la fase de validación para la activación del derecho ciudadano al Referéndum Revocatorio, derecho no partidista aunque sí político, y fracasada la incursión provocadora de representantes de la oposición en la OEA, oportuno pareciera hacer un balance de los ganadores y los perdedores de la confrontación planteada desde el triunfo electoral de la oposición el pasado 6D.

Entre los ganadores, el primer lugar, sin duda alguna se lo lleva el pueblo chavista y no chavista, no enchufado ni encadenado en el odio ni con el gobierno ni con la oposición. Este pueblo, martirizado por la crisis no atendió a los llamados de violencia que los guerreros del odio le hacían para violentar el proceso de validación de las firmas, ya bien sea manifestando ante el CNE, a pesar de la prohibición establecida precisamente para salvaguardar el proceso cívico, o bien dejaron solos a los piquetes anti revocatorio que pisoteando el legado de Chávez provocaban a los compatriotas que hacían uso de un derecho establecido en la Constitución de 1999. También ganaron los directivos y funcionarios del CNE que cumplieron con su deber, aunque les quedó muy mal la distribución poco transparente de las mesas de validación y por supuesto ganador ha sido la FANB a excepción de la Guardia Nacional que según denuncias serias trataron de obstruir el desplazamiento interurbano de los ciudadanos en busca de su mesa de validación. Con todos estos episodios buscando escaramuzas innecesarias el resultado final se logró en paz en todos los centros de validación, haciéndose cumplir la prohibición de manifestaciones orientadas a violentar el proceso. Entre los perdedores hay que anotar en primer lugar a los berrinchosos de lado y lado.

Tanto los aspirantes a mártires que desafiando adrede la prohibición de manifestar ante el CNE pretendieron guarimbear hasta los berrinchosos del madurismo, que no del chavismo autentico, pacífico y democrático, que amenazaban con paralizar el proceso por "quítame esta paja" se quedaron sólo con los gritos y el consecuente esfuerzo vocal perdido en el espectro radió televisivo y en las redes sociales, refugió está de la "épica" de los combatientes del odio. Sólo quedo el berrinche pero eso si hay que señalar que en esta fase de validación los berrinchosos practicaron bastante para la segunda fase pues no creamos que en las próximas fases del revocatorio desistirán de su arma favorita, el berrinche que viene a sustituir a aquel bochinche que decía Miranda en los albores de la Patria. Doscientos años llevamos de Patria y nuestros líderes no salen del bochinche y del berrinche. Pero eso es lo que tenemos, por ahora.

Y en relación a la segunda jornada de berrinche, las de las sucesivas sesiones televisadas de la OEA, también hubo ganadores y perdedores. Ganaron, a mi juicio, Zapatero y el "gentilicio" venezolano. Zapatero en su intervención dio una clase magistral de realismo político, al describir con precisión la situación conflictiva entre las elites venezolanas y el sufrimiento del pueblo, merecedor por encima de cualquier consideración de la necesidad de un diálogo sincero que procure no sólo la solución política, sino lo más importante una salida social y económica. Pero fue el "gentilicio" venezolano el que mejor salió de las pretendidas incursiones grotescas de Almagro y de los representantes de la oposición y de unos pocos países para convertir las sesiones, insisto las televisadas que son las que importan a los berrinchosos, en una agresión no al gobierno de Maduro, sino al propio patrimonio del país. No pasó la conjura arrabalera de pretender colocarnos en el plano internacional como una sociedad en tal estado de postración que es incapaz de resolver con sus propios medios sus conflictos.

Por supuesto, detrás de Zapatero y de la excelente defensa del país efectuada por la Chaparrita de Oro, la Canciller, están el legado de Chávez, sobre todo con la coincidencia de la firma de la paz en Colombia pero también por la intercesión de UNASUR e incluso la estocada final al berrinchoso importado, Almagro, se lo dio la visita al país de Shanon, en nombre del mandamás final de la OEA, horas antes de la sesión inquisitorial en dónde Almagro lograría presentar su sesgado informe pero le sacaron tarjeta roja en su pretensión de exhibir a los compañeros de berrinche que habían viajado en cómodo avión privado desde la "tierra arrasada" de Venezuela . Los berrinchosos se quedaron con los crespos hechos pero seguro que asimilaron la derrota no para renunciar al berrinche sino para rediseñarlo por lo que más pronto que temprano asistiremos a otro berrinche. No nos perdamos el próximo capítulo pero hagámoslo como hasta ahora, no cayendo en provocaciones y estudiando mejor a los actores para llegado el momento de elegir procuremos que no se nos cuele tanto berrinchoso.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1184 veces.



Ramón Rosales Linares

Ex Ministro de Producción y Comercio del Comandante Presidente Hugo Chávez Frías

 rrosaleslinares@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Rosales Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: