Ahora: ¿Cómo se lo hacemos llegar al cerebro de los "chavistas anti-maduro"?

Luis Britto, Pasacualina Curcio dió matemáticamente en el clavo.

 Ahora: ¿Cómo se lo hacemos llegar al cerebro de los "Chavistas anti-maduro"?

Siempre quise poder tener las matemáticas exactas sobre la economía Venezolana sobre la producción y el consumo y su papel "real" en la crisis económica para poder explicárselas a aquellos que desde esta web atacan y atacan y cada vez mas iracundos contra el gobierno. Pero llegó Pascualina y mando a parar con su trabajo de investigación llamado ""Desabastecimiento e inflación en Venezuela" .

Debo resaltar que fue leyendo a Luis Britto que me llegó esa información sobre el trabajo de Pascualina, así que desde aquí le agradezco a Britto García traernos este portento de información. Ya que desde hace más de un año he estado tratando de explicarles a mis lectores que esa "manía" de culpabilizar al gobierno y a Maduro, no solo era irrespetuosa, sino que no se corresponde con la realidad, y lo más peligroso, era con una tendencia "divisionista" entre los Chavistas.

Hoy por Hoy, esa tendencia se ha posicionado en una parte de nuestra base militante, incluyendo algunas personalidades públicas del proceso y sus comentarios y opiniones guabinosas para no quedar mal con uno o con otro.

Desde un Cliver Alcalá Cordones argumentando (estúpidamente) que el diferencial cambiario era culpa desde adentro del gobierno, sin incluir en su ecuación ni a la oposición económica ni los ataques a la moneda, ni EE.UU, o sea, nada de eso. O un supuesto "muy inteligente y estudiado" Pérez Pírela, declarando que el gobierno es responsable en parte de la crisis, sin sumarle las variables del boicot y ataque a la moneda.

Es como si pusieran en un ring al presidente Maduro contra, digamos, Mike Tyson, y que este le esté dando una paliza en los primeros rounds, y algunos de los nuestros en vez de acompañar y aupar al nuestro, arremeten contra él porque no hace nada para evitar la golpiza de Mike Tyson.

Así de simple y sencillo lo veo yo.

De esta manera, cuando leo entonces a los dignos representantes de el "divisionismo" en Aporrea, no solo me pregunto si esta información que Pascualina compiló y explico muy bien, no les ha llegado a ellos. ¿O serán otras las razones que los llevan a ellos a atacar al gobierno?

El chantaje financiero-económico solo tenía dos vertientes y ninguna de las dos era buena para la revolución. Los "grandes empresarios" presionaban para que el gobierno les diera mas divisas. Y el gobierno solo tenía dos opciones, o no se las daban, lo que ocasionaría la bajada en la producción y por tanto el consumo y con ello el desabastecimiento. El cual utilizarían para culpar al gobierno y con razones objetivas. El otro lado u opción que tenía era darles las divisas, aun con la desconfianza que se tenía por sus intenciones, y vigilar que las usaran adecuadamente, cosa que no hacían, por supuesto.

El método de esta vigilancia fue la que fracasó ya que en la práctica, aquellos tenían más tiempo y experticia para hacer la trampa. El gobierno lo sabía y se debatió entre "no dar y dar", si no dábamos, entonces causaríamos nosotros el desabastecimiento, y si dábamos las divisas, entonces nos tocaría luchar y vigilar con la sospecha cierta que buscarían las mil y una formas de engañarnos. Y luego vino la presión del precio del petróleo en baja.

Ya no importaba ahora si queríamos o no, NO HABÍAN divisas para dar.

El empujón que necesitaba la oposición lo consiguió con esto. Así desataron sus demonios contra el proceso. Y nos agarró el chaparrón psicológico culpabilizándonos de todo. Si cometimos algunos errores no fue por "no hacer nada" sino por ser inocuos los esfuerzos realizados.

Pero que los nuestros hayan caído desvergonzadamente en la batalla psicológica sumiéndose ellos mismos en la marisma opositora, y repito, algunos con mas iracundia que los mismos opositores. Eso es lo que no acabo de comprender.

Lo que Pascualina Curcio nos muestra es la prueba y la evidencia de la guerra económica en números. Del cómo se puede comprobar que el problema no fue la producción ni el consumo. Sino el desvío de la comercialización. Y este desvío tiene una fuerte vertiente política, ya que es usado como arma, y la otra vertiente tiene un alto contenido de codicia económica, capitalismo de duro. El mero hecho de desviar la producción hacia mercados más provechosos económicamente (contrabando y bachaqueo).

La prueba de que los niveles de compra y de divisas se mantuvieron siempre hasta el año 2013 nos lo muestra Pascualina en el trabajo. ¿Ven ustedes alguna coincidencia con el comienzo del asalto final de la oposición?

Para mí todo esto era bien claro, el problema es que me pregunto porque para estos connotados y mediáticos personajes de la revolución NO. Si es que puedo decirles "de la revolución" porque también corremos el riesgo que estemos bajo el disfraz de estos para precisamente hacer daño psicológico al proceso.

Todavía queda mucha tela que cortar…mientras… Yo seguiré intentando abrirles la mente a aquellos que han perdido la brújula revolucionaria y la guerra económica y psicológica los derrotó. Y pedirles que ese derrotismo lo paren y dejen de desparramarlo por la psiquis de los nuestros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3769 veces.



Joel Romero


Visite el perfil de Joel Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: