El final de los tiempos

El final de los tiempos aparece como referencia en las diferentes religiones e incluso de las ideologías escépticas como por ejemplo el marxismo, dicho final es percibido en la historia de la humanidad, como el final de su proceso evolutivo , lo vemos así reflejado en los textos sagrados de las religiones, ejemplo la Biblia en su antiguo y Nuevo Testamento, en el Coran, en el Popol Vuh y en creencias desde tiempos muy remotos del antiguo Egipto y Grecia, de los eslavos y de los Celtas, de la India y China, y también en el pensamiento indoamericano de los Aztecas, los Mayas e Incas y otros; el período del fin de los tiempos, es asociado en muchas de esas creencias con la llegada de un mesias o salvador, al cual se le asignan diferentes nombres, según sea Hinduismo, Cristianismo, judaísmo, Islamismo u otros.

Hoy en día se perfilan dos campos en cuanto al desarrollo de lo que presumiblemente nos conduciría al fin de los tiempos, ambos negadores de la trascendencia espiritual, hay quienes hablan del fin de la historia y de las ideologías, dichos campos son el Neoliberalismo y el Comunismo, el proceso civilizatorio del presente momento histórico se apoya en el desarrollo intelectual, científico y tecnológico, cuya base de apoyo es la filosofía positivista, la electrónica y la ingeniería molecular en su aplicación en cuanto a la nanotecnología y de la genética, también la física cuántica, la neurociencia y la teoría de los campos unificados, apoyados en otros paradigmas científicos, son los puntales del Progreso y la evolución de la especie humana, lo cual ha revolucionado ciertamente las condiciones materiales y culturales de la humanidad, pero también nos han conducido a la degradación de la moral del ser humano y de la naturaleza, a la cual estamos desbastando profundamente, sin tomar en cuenta el futuro de las generaciones que nos han de proceder, de igual manera nos estamos distanciando de Dios en tanto y en cuanto que síntesis de las virtudes y de la moral, los monopolizadores del poder en el mundo que son una ínfima minoría que mediante la acumulación y concentración de la riqueza producida por la fuerza de trabajo de las mayorías, han venido imponiendo las pautas socio-culturales y la organización social que los perpetúe en el poder, mediante la reproducción de las relaciones sociales de dependencia y explotación, reforzado en el presente por el uso intensivo de los medios masivos de comunicación, apoyados en el desarrollo de la robótica y de la Telematica, nos imponen así las condiciones de vida.

Catástrofes nucleares o telúricas se visualizan en el panorama de nuestra nave espacial llamada tierra, civilizaciones pretéritas la han sufrido según testimonios históricos que incluyen las glaciación, se mencionan las desapariciones de Lemuria y la Antártida en los últimos 150000 años de la historia geológica del planeta, pero más allá del planteamiento del fin de los tiempos, se vislumbra el final de las tiranías, y el establecimiento de civilizaciones donde la justicia social, La Paz, el equilibrio con la naturaleza y el fortalecimiento espiritual del ser humano, dejen de ser una utopía, el gobierno al final debe recaer en personas de buena voluntad y ese será el final de los tiempos, es decir de los tiempos donde la degradación de los seres humanos reinaba sobre el planeta.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1208 veces.



Mariano Crespo Colina

Universitario, socialista, bolivariano y humanista, partidario de la no concesión a la derecha golpista.

 mcrespo48@yahoo.es      @dialogoambiente

Visite el perfil de Mariano Crespo Colina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: