La Asamblea Nacional de Ramos Allup y la FANB: diálogo de sordos

Nuestro tránsito por el Legislativo de la 4ta. República, nuestros contactos con el Legislativo chino y nuestra corta visita al estadounidense nos han permitido conocer algunos particulares "detalles" sobre aquello que "está detrás del trono", las negociaciones legislativas globales, las contradicciones internas de ese importante Poder del Estado aunque, protocolarmente, en su apropiado lugar constitucional y comprender aquella famosa frase de Edecio La Riva cuando, siendo Presidente del Congreso de la República de Venezuela, expresó que "…más vale un ladrillo en Miraflores que la silla de la Presidencia del Congreso…", frase didáctica e incontestable. Es decir, más se conoce por las conversas en los pasillos del Legislativo que en las Comisiones; más se conoce en los desayunos, almuerzos y cenas sobre la Política Nacional que en el foro legislativo cual, por cierto y curiosamente, en las actuales realidades revolucionarias, es en el foro del Senado y no en los espacios de los Diputados del antiguo Congreso en referencia.

Lo inmediato anterior nos permite circular por el mundo de las especulaciones de la Política Nacional pero, concretamente, en lo referido en título propuesto como "idea central" de este texto. Esta "idea central" se propone tratar de precisar que hay poderes fácticos en todos los estados de los países de este mundo globalizado que tienen un "peso específico" para nada descartable cuando se conversa sobre la específica "Política de Estado" sobre la cual todo país y su gobierno tratan de desarrollar un importante objetivo que buscaría alcanzar no solo el desarrollo del país-nación-sociedad como "un todo en conjunto" como, al tiempo, poder alcanzar las correspondientes responsabilidades en la arena internacional según la Historia de cada nación en referencia específica y sus particularidades de Estado.

En el caso concreto de Venezuela debemos considerar algunas realidades, escenarios específicos, "hechos históricos" y las diferencias específicas entre el Legislativo de la 4ta. República y el Legislativo de la Revolución Bolivariana. No solo nos estamos refiriendo a la denominación titular, a la unicamaralidad legislativa, a las lógicas diferencias en las normas de funcionamiento, en la composición acordada tanto de las máximas autoridades como las composiciones de las diferentes Comisiones sino, nos referimos actualmente en el Legislativo venezolano, en el fondo de los debates y confrontaciones verbales a lo ideológico actual cual estamos percibiendo en las inusuales diatribas extremas entre las bancadas legislativas. Diferencias reales, por cierto, más graves que las de aquellos escenarios de decisiones de Estado asumidas en verticalidad autoritaria por el entonces Presidente, don Rómulo Betancourt, cuando, de un plumazo, destituyó, violando a la propia "Democracia Representativa" tan cacareada tanto por la actual MUD como por Henry Ramos Allup, como panacea de soluciones a los escenarios impulsados por las derechas nacionales e internacionales, a los legisladores del PCV de aquellas álgidas etapas históricas y de confrontación ideol.

Aquel y este escenario en tránsito temporal y fundamental legislativo lleva a exponer, a la persona de Ramos Allup, sus intereses en siquis de tratar de alcanzar y casi emular "lo imposible" cual sería, en nuestra modesta opinión, parecerse a don Rómulo Betancourt porque en un análisis serio y profundo de las diferentes declaraciones y comportamientos del actual Presidente de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela se contienen, unas veces "entre-líneas" y otras directamente, la misma aspiración betancourista de "desplazar de un plumazo" a todos y todas, las y los, representantes legislativos que representan a la sociedad revolucionaria venezolana y a todos sus seguidores sin importar ni considerar las decisiones personales de los votantes. Una lectura, de principio, muy equivocada y extremadamente peligrosa.

Lo que tratamos de hacer comprender sería que en la siquis del Henry Ramos Allup está, permanentemente, en un "escenario virtual" del pasado histórico venezolano en el marco de la actual "nueva Guerra Fría", pero sustentándose en aquel escenario anti-comunista y anti-nacionalista, un escenario aspirado por las derechas continentales donde el componente militar, obligatoriamente, deberá caminar por los pasillos del nuevo Legislativo como en aquellos tiempos pretéritos de la 4ta. República en actitud de "kow-tow" humillante. Es decir, Ramos Allup pareciera que no ha asumido, moto proprio, el real-impacto que ha causado "sin retorno" el triunfo de un militar en la política transformado no solo en político sino en líder nacional y allende nuestras fronteras en un momento histórico, en extraño y raro momento histórico internacional, militar de origen humilde y provinciano, sin tratar de convertirse en "caudillo" como el aún presente en nuestras realidades continentales, sin apellido ligado a los "godos criollos", sin nexos ni lazos a los controladores de la economía rentista dependiente venezolana, nos referimos, concretamente, a Hugo Rafael Chávez Frías. Es decir, su real desprecio clasista por todo aquello que "huela a comunista", a nacionalista, a izquierdista, a anti-capitalista, a patriota, le produce "urticaria" al actual Presidente del Legislativo venezolano. Es un interesante desprecio cuando analizamos en objetividad y sin pasiones este escenario ya que ello nos va a permitir percibir en conocimiento la gravedad actual de la Política Nacional.

Para cualquiera que haya conocido el Legislativo de la 4ta. República pudo conocer, percibir y captar, sutil y subrepticiamente, "el pasilleo" de militares de aquellos tiempos históricos por las correspondientes comisiones legislativas tratando de ganarse los favores de aquellos legisladores que proponían las listas de ascenso al Presidente de la República de turno quien en densas conversaciones alcanzaba acuerdos precisos para designar al militar y su ascenso al grado inmediato superior pero sobre la base fundamental de su adhesión absoluta, la del militar, al status quo "democráticamente" establecido desde el primer día del Gobierno de don Rómulo Betancourt. Es decir, la sumisión perfecta y la humillación absoluta del militar venezolano heredero de las realidades triunfantes de "El Libertador". Es decir, el militar a los cuarteles.

Aquella realidad es la realidad que trata de imponer Henry Ramos Allup en las actuales circunstancias de "golpe continuado en caos permanente" que desarrolla la MUD y sus huestes seudo-venezolanas, actualmente, en "pleno desarrollo". Pero Ramos Allup no está solo solito sino que detrás de sus decisiones y actuaciones se encuentra el señor diputado, el juez televisivo, Julio Andrés Borges Junyent, quien representa "no el laborismo" sino "el consevadurismo católico de Cameron".

Esto y ello es de alta importancia por diferentes variables en mesa a considerar. En primer lugar, ninguno de ambos líderes en referencia ha expresado la imperiosa e importante necesidad de tener que superar al actual y aún vigente Estado rentista histórico-contemporáneo que ha regido en Venezuela desde la Presidencia de don Juan Vicente Gómez cual para nos, inclusive en considerándolo como Estado rentista, es aún un Estado chucuto.

En segundo lugar, ambos líderes tienen como "tarea fundamental" desmontar la "super-estructura" acordada y aprobada con la finalidad no solo de revertir la "Leyes Sociales" sino de "acomodarlas" a las actuales realidades en reingeniería global-mundializadas del sistema capitalista.

En tercer lugar, ambos líderes políticos, social-demócrata de derechas, Ramos Allup, y demócrata-cristiano hispano-alemán, Julio Borges, están, ideológicamente, adscritos a las tesis de Isaac Berlin, Karl Popper, José María Aznar, Angela Merkel y las tesis de la economía del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, suscribiendo, al tiempo, la "nueva política Obama" (José Vicente Rangel Vale dixit) lo cual es además de ser elevadamente grave, contraviene con la "nueva doctrina militar" de la Revolución Bolivariana y Chavista. Ambos líderes son anti-comunistas así sea ese "comunismo" (sic) de un desarrollo social-socialista y nacionalista en el marco referente del "ideario bolivariano y chavista".

Analicemos dos variables donde han estado involucrados ambos líderes de las derechas nacionales e internacionales (olvídense ya de Leopoldo López. Es el "utility" de esta conspiración. En nuestra modesta opinión, son tiempos cuando Leopoldo López debería reflexionar, su persona, en jugar su propio juego personal sin "condimentos" de ninguna naturaleza).

En el caso de Henry Ramos Allup esa variable en propuesta se corresponde con la "grosera y humillante acción" del retiro de los cuadros tanto de "El Libertador, don Simón Bolíviar" como del Comandante en Jefe, Hugo Rafael Chávez Frías, acción dirigida no solo a tratar de humillar al "Poder Popular", al "Polo Patriótico" y al PSUV sino, fundamentalmente, estaba dirigida a humillar el propio sentimiento de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, FANB.

Cuando, en serio análisis, comprendemos que, ideológicamente, ambas figuras, El Libertador y Chávez Frías, y sus representaciones en presencia en la Cámara Legislativa y en los espacios de la Asamblea Nacional, representan y son los "pilares fundamentales" de la "nueva FANB", de la nueva doctrina militar, y las responsabilidades de Estado constitucionales de la FANB en el marco de la Política de Estado de la Revolución Bolivariana.

En el caso de Julio Borges, jefe de la fracción de la derecha no solo legislativa sino de sus seguidores anti-Gobierno-de-Nicolás-Maduro-Moros, su propuesta de la "Ley del desalojo legal" a los adjudicatarios de la Gran Misión Vivienda Venezuela, GMVV, también va dirigida a aquellos militares beneficiados con la GMVV quienes no son "tres sino un montón" de militares beneficiados en el marco de la dignificación del "militar venezolano".

Es decir, fundamentalmente, ambas decisiones de Ramos Allup y Julio Borges tienen como objetivo fundamental socavar la dignidad de la FANB en tratando, a mediano plazo, afectar "la siquis del militar patriota" en función de poder alcanzar su incorporación a las tesis contenidas en la "nueva política Obama" (JVR dixit) que a decir de los analistas estadounidenses continuaría con Hillary Rodham Clinton sí es electa como la próxima Presidente de los EEUU de América. Nada es casual en Política Internacional ni en las sumisiones de los alienados al sistema capitalista.

Pero, como siempre aparece "un pero", ambos líderes de las derechas propias y ajenas, Henry Ramos Allup y Julio Borges, están "jugando con candela" pero más bien ella pareciera ya "una hoguera" cuando tienen como objetivo fundamental no las "cacareadas" declaraciones sino el desmoronamiento moral y ético de la FANB. Es decir, pareciera, lo cual es absurdo, que ambos líderes de derechas mencionados no escucharan mucho menos analizaran la contundente y objetiva respuesta que presentó el General Vladimir Padrino López sobre la decisión asumida por Ramos Allup y toda la bancada de la oposición a la Revolución Bolivariana y Chavista del desprecio mostrado hacia los símbolos ideológicos de la Patria, Venezuela, cuando nos referimos al retiro de los cuadros de don Simón Bolívar y Hugo Rafael Chávez Frías.

Cuando ambos diputados, líderes de la MUD, no han sopesado el impacto de la "Ley de desalojo legal" sobre las realidades objetivas de responsabilidad de los militares ante la Patria y el respeto a la Constitución Bolivariana de la República Bolivariana de Venezuela, de esos militares y a sus familias, a los cuales se les asignó un digno apartamento a un costo permitido y por debajo a la "norma económico-financiera" referida al 33% de la entrada de capital por núcleo familiar. Todo un esquema de "golpe de estado" en el actual proceso del "golpe de estado continuado".

Es evidente, en el marco de nuestro discurso, que ambos líderes, Henry Ramos Allup y Julio Borges, como representantes oficiales y elegidos por y de las derechas nacionales y ajenas, es decir, de la MUD, de lo significativo del alcance de las acciones provocadoras acometidas por el susodicho diputado como Presidente de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, de leyes aprobadas y dirigidas a desmontar los beneficios naturales y constitucionales del pueblo venezolano por voto público y directo aprobatorio ejercido por todos y todas, los y las, diputados electos en la denominada como la "plancha unitaria", por la suscripción a esas decisiones y actitudes de los sectores de la economía privada contra-revolucionaria, es decir, las decisiones públicas asumidas y aprobadas en Cámara Legislativa por el sector de la derecha legislativa venezolana que buscan imponer el actual proceso capitalista neo-liberal y de Dependencia a Washington, están dirigidas a desarrollar "la confrontación directa e indirecta" con la FANB sin considerar el significado real de la actual "doctrina militar bolivariano-chavista y nacionalista". Ello es de suma gravedad esos escenarios cotidianos que vienen desarrollando la MUD y sus diputados y diputadas en considerando que la República tiene unas responsabilidades históricas que fueran implantadas en el inconsciente colectivo del venezolano y venezolana con los contenidos del "pensamiento de don Simón Bolívar" cual fuera desarrollado, profundizado y actualizado por el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.

No sería de necesidad la sugerencia de leer entre-líneas cuando los consideramos inteligentes respetados lectores y lectoras.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1072 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a222276.htmlCd0NV CAC = Y co = US