Democracia, revolución socialista, economía y capitalismo

Sí metemos esos cuatro conceptos en una licuadora ¿qué obtendremos? No estamos ni delirando ni "tomándoles el pelo", tratamos de llamar la atención a la actual realidad en curso en nuestra Patria, Venezuela, lo que requiere, a decir de muchas amistades, que nos definamos entre aceptar nuestros deseos de alcanzar la meta primaria de la Revolución Bolivariana, bien que "echemos pa´tras" y regresemos a los paradigmas del neo-liberalismo chucuto de la 4ta. República en sus desarrollos que se pusieron en actos desde el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez. A decir de Bill Clinton: "…es la economía, estúpido…".

Realmente, es la economía la que nos dirá, en su desarrollo actual, sí la Revolución Bolivariana se mantiene como proceso político tanto en su estructura como en su super-estructura o caemos en un "extraño capitalismo chucuto" indefinido por las derechas venezolanas pero extremadamente transparentes cuando, entre líneas, analizamos declaraciones propias y extrañas y analizamos el propio desarrollo del sistema capitalista mundial globalizado en sus intentos de reingeniería del propio sistema capitalista.

Pero la pregunta en mesa sería sí el actual parque industrial venezolano está actualizado en lo referido a tecnologías de punta en función del muy serio análisis de los mercados externos sobre los cuales pudieran dirigirse nuestras exportaciones. Pero, al tiempo, deberíamos preguntarnos sí los necesarios desarrollos "aguas abajo" tanto de la industria fundamental como de las industrias referidas a la "seguridad y defensa" del Estado venezolano no solo están planificados en considerando que ya el Presidente Nicolás Maduro Moros ha hecho mención sobre ello sino, en ese mismo proceso de propuesta, se pudiera convencer a inversionistas externos para poder desarrollar una amplia gama de industrias conexas a las industrias básicas en referencia.

Es este orden, nos permitimos llamar la atención a una idea-en-frase reiterada por la entonces senadora Haidée Castillo quien exponía con claridad y en su manifiesta oposición rotunda a mantener el esquema de exportación de materias primas y semi-elaboradas hacia mercados cautivos por contratos internacionales refiriéndose a las industrias que se conjugan en la CVG. Pongamos un ejemplo en propuesta que se elevó en su oportunidad al Presidente de Minerven para la colocación de material de hierro en cierto país asiático en calidad de "depósito" para su re-exportación según los avatares del mercado internacional de dicho mineral hacia el mercado chino en considerando las calidades objetivas de los puertos chinos.

Es decir, el actual modelo de industrialización, producción y exportación lo podríamos calificar de "chucuto" más en las actuales circunstancial de los mercados internacionales que han entrado en un proceso de "hard-landing" brutal que está afectando seriamente los precios internacionales de las materias primas y semi-elaboradas del hierro, bauxita, carbón, etc., más aún cuando la industria militar estadounidense se encuentra en un serio proceso de reingeniería en sus tecnologías y un muy serio estudio de los presupuestos militares que está llevando a serios enfrentamientos dentro del propio Pentágono, la Secretaría de Defensa, las Comisiones legislativas correspondientes llegando hasta la propia Casa Blanca y los discursos de los diferentes pre-candidatos a ser elegidos como candidatos presidenciales para las prontas elecciones presidenciales norteamericanas.

Cabe la inquietud de sí se ha realizado un serio estudio de las nuevas tecnologías que pudieran ser de importancia e interés para la Patria y para el proceso del desarrollo de la Revolución Bolivariana y Chavista con la finalidad de poder diseñar estructuralmente las correspondientes inversiones necesarias tanto en rubros como geográficamente. Es decir, en el marco del mercado exterior de exportación de productos "hecho en la República Bolivariana de Venezuela" es de natural examen los diferentes tipos de mercados externos sobre los que estarían interesados tanto las empresas exportadores del sector público como del sector privado.

En un estudio previo que data de 1988 a nuestro regreso de Taiwan expusimos la importancia del muy cercano mercado externo que, prácticamente, nos está rodeando. Al tiempo, en ese estudio, se proponía un acuerdo de Estado con ciertos países del Asia Oriental referido al transporte de mercaderías por vía marítima. Ideas reiteradas durante los primeros años del Gobierno del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Nos permitimos mencionarlo porque consideramos que la actual realidad en objetividad nos podría ayudar para realizar una muy seria reingeniería de nuestros alcances en acuerdos con diferentes países con intereses sobre las realidades objetivas de Venezuela.

Regresando al tema de la CVG, tema "candela" y de extremadamente difícil manejo por las realidades laborales presentes en esos conglomerados industriales. Cuando el Presidente don Rafael Caldera Rodríguez en su visita a Beijing justo días previos al "4 de febrero", tuvimos la oportunidad de diseñarle una serie de visitas a conglomerados industriales y realizar una serie de conversaciones con expertos chinos en diferentes áreas tanto de la economía como de la cultura. Entre las visitas propuestas en el programa oficial realizamos una visita a la siderúrgica de Beijing, ubicada en el oeste, como modelo de necesaria transformación profunda tanto en lo referente a las tecnologías (bienes de capital) como en el álgido y delicado tema laboral en el marco de la "nueva política" impulsada por Deng Xiaoping.

La siderúrgica de Beijing alcanzaba una edad promedio de más de 80 años de existencia sin haberle sido incorporadas nuevas tecnologías existentes en aquella década del diseño soviético de la economía de Estado. (Tenemos entendido que las tecnologías de la siderúrgica venezolana son de origen japonés). Es decir, para poder transformar aquella siderúrgica china era necesario tomar la decisión política de asumir, en primera instancia, la propia realidad en objetividad de la situación tecnológica de la siderúrgica además de asumir la grave realidad que dicha empresa ocasionaba sobre los habitantes de Beijing por la permanente contaminación cotidiana producto, precisamente, de la "vejez de sus bienes de capital" y en consecuencia la deficiencia en la tecnología correspondiente.

En lo referente a la situación laboral dentro de la empresa del Estado chino la realidad iba del "realismo mágico" al diseño absurdo del concepto de "propiedad-estatal-popular-comunal" según el esquema impuesto en las tesis chinas sobre comunas. Es decir, el objetivo primario del diseño se sustentaba en el auto-sostenimiento socio-económico de toda la empresa cual abarcaba desde la elaboración de productos referidos al hierro hasta la instalación de una panadería para el servicio de alrededor de 100 mil obreros y obreras.

Era evidente que dentro del marco político de "reforma y apertura" aquel diseño empresarial-estatal sustentado en el modelo del "socialismo real" y planificación soviética adaptado a las realidades sociales chinas no tendría ningún futuro para el objetivo de Política de Estado de transformar, profundamente, el propio Estado chino anquilosado en una planificación impuesta desde los años 50 del siglo XX; transformación del Estado chino que debería ser dirigida hacia los "cambios profundos" cuales permitieran su transito hacia el Estado socialista chino con características chinas cual, a su vez, se asumiera en sus y las responsabilidades correspondientes y en sus obligaciones revolucionarias tanto a lo interno-social como económico-nacional con un real, objetivo y una fuerte incidencia en la permanencia en el tiempo del proceso revolucionario post-Mao Zedong como, al tiempo, imponerse una inteligente y de Estado planificación de la política internacional china con la cual tal desarrollo obligaría, paulatinamente, al Gobierno chino asumirse en sus responsabilidades internacionales dentro del proceso global del desarrollo en perfectibilidad del sistema capitalista globalizado e inevitable que se imponía indeteniblemente en el escenario mundial mundializado.

En el marco de esa experiencia del Presidente don Rafael Caldera Rodríguez, nos expresó su personal visión de lo observado en análisis sobre la gravedad e importancia vital para la economía china tanto en lo referido a las muy serias y objetivas particularidades contenidas en la propuesta para la transformación profunda de la siderúrgica visitada como en el proceso de implementación, imposición y desarrollo del contenido político-ideológico y económico-social de la "reforma y apertura" como Política de Estado cual significaría la transformación profunda de la empresa estatal pero haciendo un importante apartado en explicación al considerar y poniéndole énfasis en cómo se realizaría esa transformación en el sector laboral visto las graves incidencia tanto en la producción como en la productividad laboral y, probablemente, cómo dicha puesta en praxis dichas decisiones en lo político-social y económico-ideológico cual tendría un efecto multiplicador al llevarse a cabo en el resto del parque industrial chino a nivel nacional. Opinión parecida pero referida a otro tipo de industrias de carácter local dedicadas a la exportación de bienes suntuarios nos lo comunicaría Cohen.

Es de fácil conclusión demostrar la tesis capitalista propuesta, actualmente, desde la Asamblea Nacional por los representantes del capitalismo global neo-liberal puesto que esa experiencia ya la hemos experimentado, de primera mano, en Venezuela, gracias a las tesis que, paulatinamente, se fueron poniendo en ejecución por los diferentes gobiernos desde el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez.

Se conocen de las decisiones en el marco de una economía neo-liberal de "viejo cuño reformado" que se han alcanzado en diferentes países de la Región americana cuyos gobiernos han realizado transformaciones estructurales de sus economías adaptándolas al modelo actual del capitalismo dependiente dirigido desde los EEUU de América. Es de tal importancia ese diseño norteamericano que está impactando gravemente a las economías del bloque Europeo-Comunitario y al Japón.

Pero la decisión democrática es obligación alcanzarla. Las partes involucradas deberán tomar decisiones en responsabilidad social, no solo nos referimos al Estado y Gobierno venezolano sino al empresario privado venezolano. Estamos inmersos en momentos históricos de la profundización de los necesarios cambios radicales que está solicitando a gritos el Estado venezolano y en consecuencia toda la sociedad venezolana.

Es por ello que al Presidente Nicolás Maduro Moros no le "debe temblar el pulso", bien como lo ha expresado en algunas oportunidades, "dar el golpe en la mesa" sin importar quien caiga de la burocracia porque sino las consecuencias serán extremadamente graves globalmente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1044 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a222140.htmlCd0NV CAC = Y co = US