Presidente Maduro, la lucha es con Usted y por la revolución

Seguimos en batalla y bajo el comando indiscutible del Presidente Nicolás Maduro, que nadie se equivoque. Es tiempo de unidad táctica y estratégica por la continuidad de la revolución, es momento de aceptar que solo con disciplina militante y comprensión critica revolucionaria, garantizaremos el logro de nuestro objetivo supremo por la mayor suma de felicidad posible para el pueblo. Hay que erradicar cualquier tentativa de división e ir al encuentro de todos los militantes revolucionarios porque aquí no se rinde nadie y la pelea es peleando.

De allí que desde los movimientos bolivarianos de base, hasta los partidos del GPP, estamos en las calles en franca rebeldía creativa recogiendo en el seno del poder popular, los elementos constructivos para la acción política de cara a los escenarios que se plantean, luego del triunfo electoral de la ultra derecha agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática.

En términos generales, la mayoría de los análisis para explicar la derrota, concluyen en la necesidad de volver al pueblo, sin burocratismos, ni personalismos; mover sus bases y retomar el camino de la construcción del poder popular desde las comunidades, sin mediación del pragmatismo de algunos "lideres", cuya conducta social y política no está en sintonía con los objetivos, fines y metas de la revolución socialista bolivariana expuesta en los postulados del Chavismo Militante y expresados en la Constitución y el Plan de la Patria.

En consecuencia, es urgente invocar al poder popular y exorcizarlo de los demonios de la petulancia, sifrina y oportunista, del revanchismo contra el compañero de lucha, del grupismo tendencial y pernicioso, de los personalismos y de las devociones a los valores que se derivan como conducta normal en el Estado burgués, cuya manifestación vemos con frecuencia, en las aptitudes y actitudes de algunos compañeros que han creído que la responsabilidad de comando en la lucha, se traduce en poder individual y supremo para beneficio de sus particulares ambiciones.

Solo así podremos combatir las pretensiones de la derecha por exterminar al chavismo, solo así, detendremos a la ultra derecha apátrida y golpista hoy alzada con una mayoría parlamentaria.

Nuestra única alternativa es la paz, ojala ellos no se equivoque y entienda que los votos obtenidos el 6D, son una patente de corso con la cual arremeter contra la institucionalidad del Estado social y de derechos que en 17 años hemos consagrado en revolución.

En base a lo anterior, lo que se espera es un debate institucional en el seno del estado revolucionario, entre la fuerza homogénea del chavismo bolivariano y socialista, con contenido filosófico y dispuesta a la lucha, versus, la unidad variopinta y circunstancial de grupos e intereses individuales que pululan en la MUD y orbitan alrededor del proyecto neoliberal que se subordina a las órdenes del imperio.

Sin embargo, los revolucionarios debemos estar alerta antes tres posibles escenarios para el año 2016:

1.- Que la oposición al asumir el día 5 de Enero del 2016 el mandato parlamentario, llame inmediatamente a una Asamblea Nacional Constituyente, con la cual derogados todos los poderes del estado bolivariano.

2.- Que esperen al 14 de Abril de 2016, cuando se cumplen 3 años del mandato del Presiente Maduro y llamen a un referéndum revocatorio acompañado de una reforma constitucional con el fin de exterminar cualquier indicio de socialismo, bolivariano y chavista.

3.- Dada la mayoría que por ahora representan; se declaren en saboteo permanente contra el Ejecutivo, con el fin de minar con desesperanzas las bases sociales del chavismo, con el objetivo de exterminar de raíz, cualquier vestigio de emancipación anticapitalista en Venezuela, de cara a ser ejemplo inspirador en el continente, para los movimientos neo liberales, neo fascista, social demócratas y anti comunistas, que hoy celebran su pírrico triunfo en Argentina y su aplastante mayoría en la A.N venezolana.

Ante ese panorama, reitero el llamado a la organización política y social, aquí todos somos necesarios, principalmente aquellos que se inmovilizaron y no votaron el 6D, pues si bien ellos no acudieron al acto electoral, no por eso hay que calificarlo de traidores y de derecha. Por el contrario, vamos por ellos, hay que tocarles las puertas a todos, dejar el sectarismo, volver a la humildad de quien debe reconstruir para avanzar, asumir los errores para corregir y cambiar el lloriqueo y la culpa auto flagelantes del judéo cristianismo, por el compromiso que emana de la lucha por la vida y por la paz.

Hemos vividos 17 años al mando del poder del Estado, ello nos permitió desarrollar una agenda económica y social, exitosa si la comparamos con el descalabro de los países de la vieja Europa y sus satélites capitalistas, pero nadie dijo que era fácil el camino y eterno lo conquistado. Es hora de luchar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1136 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a219271.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO