Mi palabra

La visión de un periodista

"La única garantía de paz,

es el respecto al resultado electoral"

José Vicente Rangel

Un amigo, nacido en el calor de un hogar, donde todos sus integrantes militaban en AD, se me acercó en una esquina del centro de la ciudad, para dialogar sobre la situación del país. En medio de la amena conversación, salió a relucir la firme y valiente advertencia de José Vicente Rangel, sobre posibles hechos de violencia por algunos sectores de la derecha, de no favorecerles los resultados electorales, como ha sucedido en anteriores oportunidades con el saldo lamentable de muertos, heridos y daño a propiedades del estado venezolano, sin recibir castigo, y cuando son llevados ante la justicia, los voceros de la oposición y sus aliados internacionales salen a protestar con el mismo argumento ¡Nos están atropellando¡, no reconocen los datos del CNE, y lo más grave: desacatan las leyes del país.

En un momento de la conversación, el compañero me confesó: "Soy un consecuente seguidor de José Vicente; veo el programa televisivo, y leo su columna semanal en "Ultimas Noticias", pero me parece que algunas veces exagera; lo entiendo, porque siempre ha pertenecido a la izquierda, por eso defiende ciegamente al gobierno,". Con razón, un habilidoso y astuto comerciante ya fallecido, decía: "nunca faltan los peros"; el amigo sacó uno, para cuestionar la consecuente labor periodística en favor de la paz y la convivencia ciudadana.

Sin embargo, no ha hecho ningún descubrimiento, cuando señala a este destacado periodista, como militante de izquierda, porque toda su vida ha estado comprometido con los pobres de la tierra, a pesar que no viene de abajo; y por la otra parte, cuando lo tilda de exagerado, no toma en cuenta, que tiene pruebas suficientes para alertar sobre una nueva ola de violencia. Son muchos años, dictando cátedra de periodismo, teniendo como norte la objetividad; principio muy difícil de poner en práctica en estos momentos, porque las pasiones políticas, y el dinero, privan para emitir opiniones.

Por eso toda confrontación, cuando transcurre de manera civilizada, sirve para sacar conclusiones interesantes, forma parte de la dialéctica. La experiencia es parte del saber dialogar; la convicción y la honestidad son la base para mantenerse de pie, firme, luchando por un mundo mejor. Esa manera de pensar, es lo que algunas personas, no le perdonan; sigue siendo un acusador de las atrocidades cometidas en los gobiernos de la IV República (AD y COPEY), después de caer la dictadura de Pérez Jiménez; el libro "expediente negro" sigue vigente, un testimonio. Algunos testigos de esos periodos, supuestamente democráticos, recuerdan la represión, tan parecida o peor al pasado, cuando todo el mundo esperaba ver florecer las verdaderas libertades democráticas; ejemplos sobran, podemos resaltar la frase de Rómulo Betancourt: "Disparen primero y averigüen después", una orden para eliminar valiosos dirigentes de la izquierda venezolana.

El encuentro con el amigo, terminó como comenzó: de manera muy cordial, faltando un cafecito para celebrar el momento, sin enfrascarnos en una discusión estéril e interminable. Cada quien siguió su rumbo; él se alejó, recordándome la mala actuación de nuestra selección de futbol (la vinotinto); yo, abriéndome paso en medio del enjambre humano, pensando en la noble tarea de todos los venezolanos: luchar por una Venezuela mejor, en el marco de una democracia participativa sin exclusión, erradicando por completo la violencia, respetando al árbitro electoral, el cual no es otro, sino el CNE, de absoluta confiabilidad, conducido por una dama, a quien han atacado, tratando de minar sus reservas morales.

A pesar de todo, coincido con el amigo: soy un consecuente lector de José Vicente, me encuentro entre los incontables seguidores de un periodista ejemplar, valiente y firme en sus opiniones, quien no desmaya en alertar sobre la violencia en nuestro país. Nadie puede negar la peligrosa actuación en un pasado muy reciente de un grupúsculo, quienes solamente ven la salida por la fuerza, sin recordar, que la violencia, trae más violencia, y nadie quiere vivir nuevamente las guarimbas, algo propio de cavernícolas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 851 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a217427.htmlCd0NV CAC = Y co = US