Ex esclavos de USA y ex esclavos de Venezuela

Sadelas Sociedad Amigos de la Salud *

Como algunos historiadores y sociólogos venezolanos lo señalan, con gran peso profesional y de indubitable objetividad (Laureano Vallenilla Lanz, Rufino Blanco Fombona,...), la Independencia colonial de Venezuela pasó por una verdadera masacre entre los distintos estratos oligárquicos de aquella época, muy unidos y hasta *felices* hasta que a Napoleón I se le ocurrió descabezar el reinado español con el secuestro de Fernando VII.

Digamos que entre la España napoleónica y la Venezuela mantuana no hubo guerra alguna, pues toda ella se escenificó endógenamente entre parientes hispanovenezolanos, entre burócratas representantes del defenestrado Rey, sus recaudadores de impuestos y policías de marras; entre Blancos peninsulares y blancos criollos, ambos igualmente esclavistas: entre padres y abuelos realistas con hijos, nietos y sobrinos venezolanos, quienes se enfrascaron en una guerra fratricida catalogada como *guerra civil*, no independentista en sus comienzos ni objetivos primarios. La causa de tal guerra civil fue el resultado coyuntural de desigualdades estructurales entre los blancos privilegiados, *descendientes* de Colón y de los conquistadores e invasores, y los descendientes de estos en tierra firme.

Ocurrió que finalmente la muerte masiva y el casi exterminio de ambos bandos, sumados a la acefalía real peninsular, culminó con el cese del yugo español, y así dicha guerra derivó en una suerte de Independencia por defecto.

Como quiera que los beligerantes usaron y se repartieron como soldadesca a los indios, artesanos y campesinos, y sobre todo a los esclavos que habían comprado y/o heredado, sucedió que cuando estos últimos fueron liberados de esa oprobiosa condición infrahumana desde los primeros años de esa guerra civil, como cebo para animarlos a participar en una contienda que en nada podía favorecerlos y ex esclavitud que se nacionalizó con Monagas(1854),psicológicamente adujeron que con su libertad quedaban exentos de toda obligación laboral.

Sociológicamente, eso podría explicarnos un poco el tipo de industriosidad que prendió en la idiosincrasia del venezolano medio. Los rendimientos y la productividad característicos del obrero venezolano no es un secreto para nadie, salvo para los parlanchines y demagogos que han hecho panegíricos electoreros, negando esta realidad y atribuyéndole a este trabajador venezolano, a estos ex esclavos una defectuosa proclividad para el trabajo responsable, unas cualidades de las que original e hitóricacamente no está muy bien dotado.

Por el contrario, los ex esclavos de Norteamérica, con la asunción al Poder de Abrahán Lincoln, dejaron de ser esclavos del hacendado sureño para convertirse sin solución de continuidad en asalariados del industrial norteño. Esta liberación de la esclavitud agraria norteamericana vino a darse 87 años después de lograda la Independencia colonial (1863).

Es de inferirse que toda la laboriosidad de los trabajadores que lucharon por su Independencia de Inglaterra se conservó, y de allí sus innegables altos rendimientos y sustanciosa productividad que tanto le permitió a los pioneros del industrialismo burgués norteamericano enriquecerse como lo ha hecho.

Tales son algunas claras e históricas diferencias entre los ex esclavos venezolanos y los estadounidenses.

* Sociedad, en su sentido holístico, porque cada ser humano la representa. Sólo por desviaciones del pensamiento aún no enderezadas, tendemos a salirnos de ella, como si la primera estuviera allá, y el segundo, acá.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3580 veces.



Manuel Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: