Un simulacro entre Colón y Guaicaipuro

Este domingo 18 de octubre se realizó el simulacro electoral organizado por el CNE, único arbitro legítimo de los procesos electorales en Venezuela. En otras oportunidades, la realización de los simulacros ha sido un termómetro de la participación electoral de los grupos que están compitiendo, sirviendo para que los mismos puedan afinar estrategias de cara a los actos electorales. Sin embargo, en esta oportunidad la oposición no participó.

Pensamos que efectivamente fue así, que la oposición no participó, porque de lo contrario sería hasta ingenuo creer que los revolucionarios vamos a sacar el 95% de los votos, porcentaje correspondiente al resultado del simulacro del pasado 18. Esto a pesar de que varios dirigentes de oposición llamaron a votar.

Para lo que realmente sirvió el simulacro fue para revisar la maquinaria roja, en dónde funcionó la convocatoria, dónde hay que reforzar, cómo estuvo la logística, los 1X10, etc, etc. Todos estos elementos son de un importantísimo valor porque van aceitando esa poderosa maquinaria preparándola para lo que sin duda va a ser una nueva victoria del Chavismo este 6 de diciembre.

Los números que maneja la oposición, en donde señalan que ellos cuentan con el 80% de los votos son exageradamente dudosos si tomamos en cuenta la importante votación que tuvo el chavismo en el simulacro. Concretamente en Caracas, la participación fue lo suficiente como para ubicarla en los valores históricos que ha tenido el Partido, aunque podemos hablar de sitios en donde la participación fue bien alta.

En el Circuito 3 de Caracas, por ejemplo, en donde la juventud y la esperanza están representadas por el Camarada Daniel Aponte, la participación del PSUV y del GPPSB estuvo por encima de lo esperado, demostrando el sentimiento de aceptación que ha generado esta candidatura, la cual cuenta con la gran ventaja de enfrentarse a lo más evidente del fracaso del puntofijismo: al Sr. Ramos Allup. Este último representa lo peor de la política, el ejemplo que jamás deben seguir las nuevas generaciones, representa el atraso, el entreguismo al imperialismo y representa también la esperanza del Capitalismo para vendernos nuevamente al FMI. El Sr. Ramos Allup es la expresión antihistórica del colonialismo, reivindicado por su gran héroe, Cristóbal Colón, contrastando con lo nuevo y lo bueno, la forma de hacer Política con mayúscula y la defensa a ultranza de nuestra Independencia. La contienda en el Circuito 3 de Caracas pudiera verse como el enfrentamiento entre Cristóbal Colón y Guaicaipuro, es decir, entre el Imperialismo y la Revolución.

Luego del Simulacro, a los revolucionarios no nos queda la menor duda del triunfo del 6 de diciembre. Sabemos que para llegar victoriosos debemos trabajar con perseverancia, muy duro pero con optimismo y con fe. No debemos caer en el triunfalismo pero tampoco en la desmoralización. Sabemos que el mensaje fundamental es el de explicar a aquellos que están confundidos cuál es el origen de la guerra económica tan despiadada que vivimos, cómo el imperialismo desea hacerse con nuestras riquezas, debemos explicar la importancia de la Asamblea Nacional y la necesidad de derrotar la abstención. Esta es la vía para consolidar el triunfo que tendremos, para seguir en la construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI, siempre con el legado de nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1103 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor