Nicolás Maduro y Diosdado Cabello son chavistas

Dice el dicho llanero: "…quien le tira a su familia, se arruina…". Pero también en el llano se menta que "…llanero no levanta muerto por el rabo…", bien como lo refería el Comandante Chávez cuando repetía que "…águila no caza mosca…". ¿A qué viene todo esto? Pues bien, nos extendemos en la escritura.

Debemos ser no solo honestos con nosotros mismos sino profundamente objetivos no solo con respecto a la "acera de enfrente", es decir, a las derechas como un todo sub-conjunto socio-político y, a veces, ideológico, a veces "puro sentimiento", por exponerlo "suavemente" para no señalar aquel pecado brutal que se lo califica como "odio", como aquel odio que se expresara durante aquella confrontación cuando Vladimir Ilich Lenin llevó a los campesinos y obreros convertidos en soldados a realizar la Revolución Bolchevique, o bien aquellos tiempos cuando Adolf Hitler propagó su odio sobre la sociedad hebreo-europea no solo la alemana como también la austriaca sobre toda Europa curiosamente y al tiempo en justificación señalando que aquella Revolución Bolchevique, aquel "comunismo" lo habían realizado "…los judíos…", como también cuando recordaba que Karl Marx era judío. Es el odio una realidad "…que mueve montañas…".

El Poder Popular se ha calificado así misma como "el poder chavista" pero ¿qué significa, realmente, ser chavista? La FANB también lanza a todos los vientos, en la Rosa de los tiempos, y para que ello quede asegurado en los tiempos históricos que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana es chavista de "pura sangre". Pero, realmente: ¿Qué significa ello para la FANB y todos y cada uno de sus componentes? La burocracia se autodenomina, se define como "chavista" pero, atención, "…no te metas con mi cargo…". Los obreros, sector fundamental de la sociedad productiva, sí ustedes tienen los tiempos y relaciones correspondientes, le pueden preguntar a sus líderes quienes, inmediatamente, le responderán que ellos son "chavistas resteaos" pero, aparentemente, pareciera que más "chavistas de tabaco en la vejiga" son los propios obreros criollos. El campesinado siente que le está faltando algo en sus telúricas costumbres cuales le fueran transmitidas por el Comandante Hugo Chávez; ellos, ese campesinado, estaban en perfecta sintonía con esa teluridad barinesa que exudaba Chávez "por los poros". La universidad, gracias a sus dirigencias, nunca se han expresado e identificado como "chavistas", curiosamente y en profunda contradicción y real contraste con aquella universidad combativa de los años 60, 70 e incluso 80, año cuando comenzara una decadencia ideológica que se sustentaba en varios factores sociológicos: el aburguesamiento, panita!!!

Pero, objetivamente, debemos tratar de alcanzar un ideario que nos pudiera acercar a definir qué es el chavismo porque una realidad es la idolatría, el culto a la personalidad, y otra es lograr una definición en cercana objetividad que nos permita comprender los paradigmas, ideas, que, día a día, Chávez Frías transmitía a "tirios y troyanos", es decir, sin distingo de clases sociales y ello es no solo importante sino fundamental en el proceso revolucionario en curso en Venezuela y siendo Venezuela el espejo en revolución donde se miran muchas realidades sociales, políticas e incluso ideológicas "worldwide". Podríamos llamar a colación las declaraciones del Presidente Vladimir Putin, del Presidente Xi Jinping, solo por nombrar dos importantes líderes mundiales que son "peso pesado" en el escenario global de la Política Mundial.

Nos declaramos "chavistas", nos llenamos la boca gritando al cielo que "somos chavistas" pero cuando observamos las realidades que nos circundan, ellas nos obligan a reflexionar sí realmente hemos comprendido inclusive y solamente la superficialidad del ideario que exponía Chávez Frías, cotidianamente, a quienes se contactaban con sus diálogos, porque eran diálogos. Recordemos.

Hugo Rafael Chávez Frías recitaba de memoria párrafos de cartas escritas a algún líder del proceso libertario, durante el proceso de la Independencia, con quien tenía una sintonía en un preciso momento histórico por donde, en esos precisos momentos, transitaba la Revolución Independentista y, porque no exponerlo, Bolivariana independientemente de la gravedad de ese momento histórico referido en el epistolario. Ello significaba que su capacidad memorística era sorprendente pero el desglose de esas referencias nos decían y señalaban que Hugo Rafael Chávez Frías la había reflexionado llegando a investigar en bibliografía referente al tema en texto y en correspondencia a aquel momento independentista histórico. Ello es precisamente los porqué de esa comunicación y/o bien como lo comenta José Vicente Rangel Vale esa capacidad de "comunicador", comentario en referencia al cual nos le agregaríamos "ideología histórica venezolana" y más allá, "continental". Aquella realidad producía una comunión espiritual, sicológica, afectando el inconsciente colectivo en la sociedad venezolana que aún hoy en día, asombrosamente, son las propias derechas quienes "hablan bien de Chávez".

Aun así aún no hemos definido qué es el chavismo porque una realidad es esa comunicación en comunión de Chávez Frías con el Poder Popular y aquellos revolucionarios de los años 60, con la FANB y con los componentes sociales del PSUV y del "Gran Polo Patriótico", esa comunión con todos los líderes que conformaban la UNASUR y la CELAC, como el Caribe Oriental se entendía a pesar de comunicarse a través de una intérprete, con la propia oposición y algunas derechas que nos llevan a pensar que "la imagen" de la "figura Chávez" impactaba a todos aquellos a los cuales se le acercaba. En ese contacto, tuvimos la oportunidad de observar por aquellos lares de Tucupita como y a pesar de estar rodeado de pueblo y seguridad, aquella abuelita con la que hablaba Chávez mirándola profundamente, sin interrumpirla, ambos creaban un mundo totalmente ajeno a todo aquel otro mundo que los rodeaban; eso es "la imagen" solo comparable con la imaginería de aquellos momentos de profundo dolor físico en la Avenida Bolívar, durante "el Cordonazo", cuya fotografía se está convirtiendo en un ícono referente de libertad, nacionalismo, constitucionalismo, revolución y patriotismo criollo llanero y profundamente venezolano. El ícono que con solo verlo, el corazón se estruja.

¿Qué fue Chávez Frías y qué podría ser el chavismo?

Cuándo ponemos sobre la mesa quiénes son los líderes políticos en Venezuela durante todo el siglo XX es demostrable que está presente Hugo Rafael Chávez Frías. Pero cuando analizamos ese cuadro-referente buscando sus bases sociales, es Chávez Frías un líder con particularidades criollas, muy arraigadas a la venezolanidad, con Historia familiar venezolana y con una extraña teluridad incomparable con los líderes precedentes. Llanero de pura cepa en considerando que es realmente un llanero, aquella sociedad que se conformara durante la Colonia, aquella sociedad del "ganado realengo", aquella sociedad que exportaba jamelgos vía el actual estado Falcón hacia los ingenios azucareros de Cuba y el sur de los territorios del norte del continente americano; aquella sociedad que por llanera no pagaba impuestos a la Corona, aquella sociedad llanera que exportaba hacia el Caribe vía San Fernando de Apure, aquella sociedad que marco el proceso de la Independencia (Boves y Páez), aquella sociedad odiada por los santanderinos, aquella sociedad que se enorgullece por sus influencias en Ecuador, Bolivia, Perú, la Colombia, aquella sociedad de tierras de los pueblos originarios caribes que le dieron nombre al Mar Caribe. De esa realidad venía Hugo Rafael Chávez Frías, más criollo, imposible.

Parece que es demostrable la influencia de su hermano, el merideño, y del General, militar patriota, nacionalista, criollo y profundamente estudioso de la Historia Patria, a quien, por cierto, recientemente, poco lo hemos percibido en actos públicos como era de la costumbre de Chávez Frías quien siempre deseaba que estuviera presente y referirlo como guía espiritual histórica, bolivariana y militar-nacionalista. Pero Hugo Rafael era Hugo Rafael, el mismo. Tozudo, perseverante, angustiado, lector empedernido de decir de José Vicente Rangel Vale, profundamente, nacionalista, criollo, histórico, venezonalista y continentalista americano. Expresaba y se expresaba en tiempos históricos en permanente reflexión, en referencia, en guía, en camino, en patriotismo llanero y venezolano. Su pensamiento personal estaba marcado, permanentemente, por la angustia de tratar de transmitir que significaba "ser realmente venezolano" y, aún en el marco de esa angustia, el Poder Popular lo captaba y lo demostraba con su única y capaz demostración cuando hablamos de ese diálogo del "líder con la masa", tratando de tocarlo. Curiosidades sicológicas.

¿Estamos marcando la diferencia entre el "ideario-chavismo" del "chavismo" en vox populis? Es decir, nos tenemos que inquirir sí ese pensamiento que transmitía Chávez Frías con sus enseñanzas del "pensamiento de don Simón Bolívar", fueran eso: "enseñanzas", es decir, ejemplo a analizar, reflexionar y ponerlo en praxis revolucionaria-venezolana. Esa realidad para nada está inmersa en el ideario que se representa en el "chavismo" más cerca de la "idolatría", del "culto a la persona", de buscar implantar una "ideología sin base ideológica" (alienación), de simple utilización de la figura histórica que ha sido Hugo Rafael Chávez Frías y es ello, justamente, la impronta que debemos analizar a la hora de las votaciones en 6-D.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1246 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a215327.htmlCd0NV CAC = Y co = US