El golpe de Estado del 6-D: ¿Será un hecho histórico?

El título se contiene en varias variables a desglosar. Estamos suponiendo que el día de las elecciones del 6 de diciembre del año en curso (2015) se producirá un golpe de estado lo cual es una contradicción en si mismo. Nos preguntamos sí esa supuesta realidad se podría convertir en el marco de la Filosofía de la Historia en "el hecho histórico". En el supuesto de considerar que el 6 de diciembre se concrete un golpe de estado deberíamos precisar, mejor, definir qué tipo de golpe de estado se concretaría y quiénes serían los beneficiarios del mismo acto no-democrático aún en el marco de los paradigmas de la Democracia Representativa mucho menos de la Democracia Participativa. Como se puede leer y en el entendido que el papel lo aguanta todo podemos expresar, exponer y proponer cualquier escenario político aún en el marco de su propia negación objetiva pero en el marco de las realidades tanto de tirios como de troyanos ya nos hemos acostumbrado a decir, escuchar, leer cualquier exceso conceptual por ello, nos, no nos vamos a quedar atrás, y, en consecuencia, ahí va eso.

Parte de la idea de estas líneas incómodas la sustrajimos del análisis realizado por José Vicente Rangel Vale (JVR) en su columna, "ElEspejo" amaneciendo ésta, la presente semana en curso que se publica en el matutino "Últimas Noticias" titulada:

"Peligroso autoengaño" (Últimas Noticias. Caracas, 28, septiembre, 2015 en Aporrea: http://www.aporrea.org/oposicion/a214585.html).

¿Por qué las huestes chavistas y las militancias "mudistas" (léase: MUD) no le paran a JVR?

Es una continua inquietud que, casi a diario, nos inquirimos. ¿Será que JVR en sus escritos "pisa muchos callos"? ¿Todos?. Bien podría ser que como tiene la razón y tener la razón y decir la verdad son dos variables que a los seudo-políticos no les agrada escuchar porque sus tesis en praxis es la de "escucharse a si mismos". Pero, inobjetablemente, JVR tiene razón casi siempre para no ser profetas del desastre y dejar una rendija para que los afectados así puedan sino no responderle al menos ellos puedan respirar tranquilos con sus soberbias y vanidades.

JVR no deja nada en el tintero como también lo captamos y percibimos en su programa dominical transmitido por Televen los días domingos cuando este próximo pasado programa entrevistó a Alí Rodríguez Araque, el político. Por cierto y valga el chisme en el proceso de la lectura del texto de Pedro Pablo Linárez titulado: "La Insurrección Armada en Venezuela", en el marco de nuestras investigaciones sobre la Historia de las Ideas que se expresaron durante el proceso armado en Venezuela desde 1960 hasta 1969, por ahora, el nombre de Rodríguez Araque es mencionado en algunas ocasiones. Aprovechamos y nos permitimos recomendar su lectura.

Regresemos al "terrible JVR", el político, el diputado, el periodista y el defensor fundamental de los DDHH en Venezuela. Nos señala en el texto en referencia que tanto la MUD como el denominado (es nuestra apreciación) "chavismo" se han mirado uno al otro sin pensar en mirarse en el espejo inmediatamente a posteriori a una llamada a tomar Venezuela por parte de las huestes patriotas de la MUD cual, según, alcanzó reunir algunos cientos de sus aguerridos soldados. Ante esa realidad el "chavismo" quizás lanzó jolgorios a los vientos al considerar que sí aquello era una muestra del "puro poder capitalista" la Revolución Bolivariana está a salvo el 6 de diciembre, día de las elecciones parlamentarias. Pero ahí está el tremendo error conceptual sociológico contra-marxista y/o sí así lo prefieren, nada dialéctico.

Nos muestra un camino de reflexión para el análisis JVR cuando expone: "…Porque el antichavismo tiene otra manera de expresarse. Su conducción no tiene capacidad de convocatoria, pero la masa opositora sí la tiene para concurrir a votar. Tiene la obsesión de derrotar al chavismo, y para eso no necesita manifestaciones en la calle, que hasta ahora no le han resultado, que desgastan, o derivan en violencia…" (Idem). Suscribimos al pelo cada palabra propuesta. "Es la sociología, estúpido".

Pareciera evidente que los conocimientos en antropología son escasos, aparentemente, en ambas aceras de la calle llamada Venezuela. Pongamos un ejemplo. Nos dice C.G.Jung en su texto: "Sobre los arquetipos del inconsciente colectivo" ("Hombre y sentido". Anthropos. Barcelona, 2004, pág. 16) que "…sí el cristianismo hubiera sido extraño a la naturaleza de los pueblos germánicos e inadecuado para ellos…les hubiera resultado fácil rechazarlo una vez que palideció el prestigio de las legiones romanas…" (Idem). Ustedes pensarán cuál es la relación entre lo expuesto por JVR y lo que escribió en análisis Jung.

En nuestro entender, el denominado "chavismo" no ha profundizado en la realidad sociológica de la sociedad venezolana cual como impresa en su inconsciente colectivo están presentes los paradigmas impuestos por los gobiernos de la 4ta. República, están presentes no solo la formación, históricamente, "chucuta" católica en la sociedad venezolana como también lo está ese "consumismo mayamero" que se iría desarrollando en esos años republicanos de Democracia castrada-adeco-copeyana.

A eso, precisamente, es a lo que se está refiriendo JVR cuando expone que esa sociología "cuarto-republicana" se encuentra en un momento cuando "…Tiene la obsesión de derrotar al chavismo…", aseveración que va más allá de la simple actitud "anti-chavista" cuando ese denominado "chavismo" no está considerando esa unión entre el inconsciente colectivo referido con lo que para ese sector de la sociedad venezolana en oposición militante diariamente significa, supuestamente, "el chavismo".

Sacándolo todo del tintero, remitámoslo hacia la realidad de la no-presencia de Hugo Rafael Chávez Frías. Nicolás Maduro Moros no es Joseph Stalin ni Venezuela se encuentra en un escenario parecido a realidades revolucionarias históricas y presentes. Ello significa que Maduro Moros ha tenido que confrontarse con sus propios demonios, sus propias angustias ante realidades objetivas que lo confrontaban diaria y permanentemente como era y es la significación de la figura de Chávez Frías y de sus palabras, ideas, propuestas, consejas e imagen. Quien le trate de quitar méritos a tan ardua realidad sencillamente no comprenden esta etapa del proceso revolucionario. Entonces, cabe la pregunta: ¿dónde está el error?

JVR nos dice en su texto que "…El voto, hoy día, es esencialmente político. Poner de lado mitos y fantasías es lo recomendable en las actuales circunstancias. Y aguardar con serenidad el resultado…" (Ibidem).

Entonces nos preguntamos: ¿cómo confrontamos esa realidad significativa del inconsciente colectivo arriba en referencia con la realidad que significa, sicológicamente, el momento de la decisión de votar, del propio acto de votar y del post-acto-de-votación? Es demostrable que el factor importante de la conjunción de lo sicológico-social con el paradigma significativo de la alienación capitalista "a lo criollo" como lo hemos propuesto más arriba son factores que están presentes en ese espacio sociológico cual se viene desarrollando desde la partida hacia la Eternidad del Señor de Hugo Rafael Chávez Frías cuales desarrollan un escenario particular nada parecido a pasadas realidades electorales ni políticas como bien lo expone JVR sobre su referencia a "…Poner de lado mitos y fantasías es lo recomendable en las actuales circunstancias…" . Ello ¿qué significa realmente?

En primer lugar, objetivar no solo esa realidad sino la propia realidad revolucionaria. Para nada es "una mentira" independientemente como la titulemos que "no hay bienes de consumo suficientes". Esa realidad está afectando, seriamente, el consciente colectivo de un muy amplio sector social y esa realidad se está convirtiendo en un adendum al inconsciente colectivo referido. Es decir, aquella frase famosa de "…con los adecos se vive mejor…", inconscientemente, está presente en el cotorreo cotidiano en las colas en los supermercados. En segundo lugar, esa realidad, reiteramos, la llamemos como la llamemos se ha horizontalizado sociológicamente con lo cual bien el Poder Popular se adscribe a la realidad del bachaqueo o muere con las botas puestas. Ahora lo llamamos "bachaqueo" pero en recientes fechas los denominábamos "buhonerismo". Es decir, se ha desarrollado una economía informal que controla, demostrablemente, el Poder Popular sino caminen por las zonas populares así les duela. Sí por algo la lucha armada se perdió además del anarquismo comandistico fue por la no lectura objetiva de las realidades que se expresaban en la Venezuela de antaño.

En tercer lugar, desconozco sí los candidatos de ambas aceras han tenido la oportunidad de confrontarse con las realidades de las colas ante los supermercados y afines. Esas oníricas ilusiones contrarrevolucionarias y revolucionarias de que al votante se le puede "adecamente" controlar porque "…somos el futuro…" en la actual Venezuela educada y aprendida ya no es funcional.

Bien hacemos la revolución, bien comenzamos a prepararnos para "el día después".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1788 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a214710.htmlCd0NV CAC = Y co = US