Respuesta al escrito (Adios al chavismo) de Roland Denis en Aporrea

El Rey a muerto viva el Rey......Amigo Roland, siempre te he apreciado por tus dotes humanos y tu inteligencia aunque nuestros encuentros en la vida hayan sido fortuitos si se quiere momentáneos casuales. Cuando te pregunte si tú hacías revoluciones y me contestaste, "no yo creo las condiciones" me ganaste para siempre por esa sabia respuesta. Esta mañana ¡que casualidad!, sentí lo que tu mismo palabras más o menos dices en tu escrito en Aporrea.

Adios al chavismo

Me sentí igualito hoy a como tú te sientes y me dije lo mismo:

"Estamos viviendo una mentira"

Pienso que hoy puede haber millones que así nos sentimos.

Vacios, frutados, acabados.

Yo era chavista, de esos que lloró la muerte del Líder, y de los que votó por el presidente Maduro obedeciendo la última orden de Hugo Chávez.

Chávez ha muerto, supuestamente lo asesinaron y con él se marcha my último sueño de revolucionario y el de muchos miles y miles de venezolanos (tengo ya 73 años),

Que dolor da ver todo lo ocurrido desde la muerte del Líder hasta ahora, ¿cómo ha podido suceder todo esto? Lo que dice Alí en su canción a Bolívar, cuando habla con el carajito, los alacranes se aseguran de que este bien muerto.

Por eso van al Cuartel de la Montaña.

Enterrando lo que queda de sus sueños con su accionar...

Muchos nos preguntamos eso mismo hoy, la razón el

¿Por qué?

No se atrevió a dar el paso decisivo hacia un rompimiento con las viejas estructuras, que abriese el camino a una verdadera transformación revolucionaria, como lo deseaba el pueblo del 13 de Abril.

Pudo hacerlo pero hay preguntas pana Roland que aún no tienen respuestas, esta es una de ellas. Creo que Chávez desde un principio fue traicionado por sus queridos alacranes, por su camarilla, por su entorno más cercano, tal y como los llamó el General Müller.

Cuando Chávez, se dio cuenta de su grave error, y quiso tomar correctivos fue ya demasiado tarde, estaba prisionero de su propio destino de los traidores en el mismo anillo de seguridad, de sus propios alacranes que no lo cuidaron, y quizá hasta colaboraron con su asesina muerte, pero esto no lo sabremos nosotros.

Querido amigo, quizá algún día un nieto nuestro se entere, lustros más lustros menos de esta verdad, de esta traición tan fría y finamente planificada, de este horrible engaño a todo un pueblo.

Es doloroso pero a veces vale la pena desnudarse como tú lo haces y decir a los cuatro vientos las verdades que uno siente, a seguir siendo esclavo servil de una mentira.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7480 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor