La lucha de clases en el proceso revolucionario venezolano

El título, seguramente, inducirá a ciertos intelectuales a sacar del inconsciente la relación entre "lucha de clases" y "marxismo" para desarrollarlo "aguas abajo" hacia "comunismo" ligando a éste, "comunismo", con "fidelismo" y "estalinismo" dejando, frecuentemente, en el tintero al "leninismo", curiosamente. Pero aquello del "materialismo dialéctico e histórico" siempre ha servido y utilizado por "tirios y troyanos" para argumentar tanto en positivo como en negativo sin tratar de profundizar sí el concepto político titulado "lucha de clases" es parcialmente histórico o bien es realmente un proceso histórico cual, sencillamente, en un momento cuando "la modernidad" tomó cuerpo y se asumió como gran salvadora de los quehaceres históricos humanos decidió considerarlo como una realidad inobjetable.

 

En ese orden discursivo, entonces, sería de prudencia y objetividad intelectual preguntarnos desde cuál momento histórico podría nos considerar que apareció en la Historia de la Humanidad el "hecho histórico real y objetivo" de la confrontación de clases conjuntamente inquirirnos cómo y porqué se expresó esa objetiva realidad histórica incontestable en el proceso evolutivo en perfectibilidad de "ser social" como "ser creado" y esa evolución referida con el desarrollo de los descubrimientos en los campos de las Ciencias tanto naturales como humanísticas porque sería de "cortés mental" considerar que el Creador creó la "materia viva" solo en un acto de "Soberbia Creadora".

Simona Forti ("El totalitarismo: trayectoria de una idea límite". Herder, 2008, pp. 190), expone con claridad su opinión sobre lo ante expuesto cuando sugiere, demostrándolo filosóficamente, que Karl Marx no es causa sino consecuencia de un proceso de reflexión que comenzaría con las argumentaciones de Platón y Hobbes para exponer que "…tampoco es exclusivamente suya [de Karl Marx] la idea de un Sujeto colectivo en el que desaparecen los individuos particulares y en el que la particularidad del presente es sacrificada con vista a una meta futura…La Voluntad general de Rousseau y, sobre todo, el Espíritu Absoluto de Hegel son sus ilustres predecesores…NI siquiera es originalmente marxista la idea de un proceso histórico que, aunque construido por el hombre, responde a la llamada del "necesario" movimiento dialéctico…" (Idem, pág. 148).

Sobre la base de lo inmediato anterior podríamos deducir que la "lucha de clases", tal cual se la ha definido, sería un proceso histórico que "sale a la luz" como consecuencia de lo que los historiadores criollos denominamos como "talento alemán", es decir, sentarse y permanecer sentados hasta alcanzar conocer los paradigmas obligantes históricos para conceptualizar la hipótesis propuesta tal cual realizara Karl Mark en la Biblioteca del British Museum (Londres), cada día, investigando en documentaciones requerida para concluir sus demostraciones.

Es decir, cuando Karl Marx con documentación estudiada decide exponer el proceso histórico del desarrollo de las sociedades occidentales, fundamentalmente, alcanza una conclusión no de toda lógica (formal) únicamente sino sustentada en una demostración dialéctica según los parámetros expuestos por anteriores filósofos como bien lo expone la referida investigadora Forti: "…La primacía marxista de la praxis entrega…a la conversión en acto, a la factibilidad concreta, las dinámicas totalizadoras de las construcciones filosóficas que nunca antes habían abandonado el reino de la pura teoría…" (Ibidem, pp. 148-149).

Entonces sería procedente, intelectual e históricamente, hablar de "lucha de clases" bien con revolución, bien asumiendo que el proceso evolutivo perfectible del desarrollo social contiene en si mismo la realidad de la confrontación entre conjuntos sociales antagónicos por bien mantener su supremacía, bien para alcanzar esa supremacía en acto final de mantener y/o obtener el Poder con mayúscula en lo que han denominado como la "tiranía de la clase dominante". Es de fácil demostración histórica cuando leemos, con criterio, las historias aún en el marco referente del Positivismo.

Ahora bien, nos permitimos considerar que está presente una íntima relación entre la "lucha de clases" y los objetivos impactos de los desarrollos en los campos de las Ciencias y las Tecnologías en sus consecuencias en la economía, la industria, el comercio, etc., en las sociedades históricas. Es inevitable como lo demuestra, a título de ejemplo, el impacto de la Revolución Industrial en Manchester (Gran Bretaña) en la propia sociedad británica como lo expresó cierto novelista inglés. Aquella revolución impactó a aquella sociedad cual impacto a su vez produjo trabajo intelectual británico donde se analizaban aquellas realidades socio-económicas y sus consecuencias con "delicadas" propuestas en soluciones idealistas. Fue Karl Marx quien objetivó aquellos escenarios, independientemente de su vivencia hogareña en Highgate, en Londres, proponiendo soluciones que entraban en profunda contradicción con el establecimiento inglés, fundamentalmente, pero con una objetividad brutal conclusiva que elevó, a su vez, la necesidad de aquel establecimiento confrontarse a lo largo y ancho de la estructura del Estado-Reino Británico desarrollando "las armas" necesarias y concluyentes que trataran de demostrar no solo en los hechos (represión) sino en las ideas (ideología) las supuestas equivocaciones demostrativas propuestas por Karl Marx tanto en sus escritos como en su praxis revolucionaria para aquellos álgidos tiempos de revolución estructural producto de la Revolución Industrial referida.

La Revolución Bolivariana es un proceso histórico en tanto y cuanto consideremos que las propuestas elevadas por El Libertador, don Simón Bolívar, a la América no anglosajona, al quedar en Santa Marta, Colombia, era de toda lógica que esos pensares en propuestas fueran rescatados en el tiempo. Sí el proceso político venezolano durante todo el siglo XIX fue extremadamente interesante porque permitió una evolución social particular producto, entre otros realidades, del "proceso independentista" y las permanentes contradicciones entre caudillos venezolanos, todo el siglo XX cual a gusto de algunos historiadores comenzaría en 1908 sin considerar la profunda importancia del "Bloqueo de La Guaira" en el marco de aquel "neo-imperialismo" estadounidense que irrumpía ante los imperios europeos y el imperialismo británico ya, ambos, en sus procesos decadentes, en el marco de una segunda etapa lógica del desarrollo del capitalismo-imperialismo tanto nacional como su expansión internacional, irrumpió no solo con lo particular del Gobierno de Juan Vicente Gómez como también con el tema de las concesiones petroleras otorgadas, con lo cual la direccionalidad internacional del crudo y ciertos derivados se trasladaron desde Bakú y el río Yangtzé (China) hacia Venezuela con las consecuencias impactantes en el seno de la sociedad venezolana destruyendo aquella mentalidad campesina para transformarla en unas seudo-mentalidades obreras alienadas a un esquema de desarrollo industrial-petrolero ajeno al progreso socio-económico y político histórico y paulatino en Venezuela.

El triunfo de Hugo Rafael Chávez Frías fue consecuencia de ese proceso latente en el inconsciente colectivo de toda la sociedad venezolana que tuviera una muy importante expresión durante todo el Gobierno de don Rómulo Betancourt cuando miembros del Partido Comunista Venezolano (PCV) no solo tomaron "las armas" sino continuaron con un proceso político e ideológico que se venía desarrollando desde 1928 ante decisiones tanto de carácter político y económico como, fundamentalmente, ideológicos que decidiera Betancourt en contravía a ese proceso histórico de desarrollar en todos sus paradigmas el "ideario de Bolívar".

Es decir, podríamos exponer que "los amos del Valle" volvieron a repetir aquella decisión de "correr al Caribe para regresar triunfantes". Es decir, en última instancia, la clase dominante subsumida en salvaguardar sus intereses irrumpieron en un gobierno que desde sus comienzos no solo buscaría imponer las tesis de un "capitalismo de Estado" en el marco de una "estructura dependiente del Centro" (semi-colonia) sino que ambos suscribieron las tesis del anti-comunismo estalinista e internacionalista impuestas desde "el Centro" sobre la base tanto de aquel análisis en propuesta de "Mister X" (Foreign Affairs, 1947) como la realidad consecuencial de los porque del "Golpe de Estado contra don Rómulo Gallegos" y en contradicción con ciertas tesis expuestas en el "Trienio" (Rómulo Betancourt).

Hugo Rafael Chávez Frías impone el objetivo rescate del "pensamiento de El Libertador" contestando tesis bolivarianas sustentadas durante la denominada como Cuarta República cual promocionaba, sí se nos permite, una visión sesgada en subjetividad y medias verdades del pensamiento de Simón Bolívar. No tratamos de pontificar el "pensamiento de Hugo Chávez" sino tratamos de exponer que buscó desarrollarlo en propuesta de discusión de las ideas. Es evidente que debemos considerar la dialéctica en curso entre el "pensamiento de El Libertador" y el "proceso revolucionario venezolano", per se, buscando conjugar esa relación como objetivo fundamental de la Independencia de la Patria. Es en ese marco referente que debemos tratar de reponer dos realidades: la "unión cívico-militar" y la "lucha de clases" en el marco de la real-nacional venezolano.

¿Por qué se expresa la "lucha de clases" en el proceso revolucionario venezolano? Es de consideración aceptar que la propuesta elevada a la sociedad venezolana por Hugo Rafael Chávez Frías y continuada por Nicolás Maduro Moros es la transformación real del Estado venezolano de ser un Estado rentista cual significaría los paradigmas sobre los que se sustentaba la sociedad venezolana en sus diferentes clases sociales en asimetrías capitalistas hacia un Estado moderno donde se pueda "…establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado, que consolide los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley para ésta y las futuras generaciones…" (Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Preámbulo, pp. 9-10).

Es de muy fácil demostración las profundas contradicciones existentes entre las clases dominantes que tratan de no perder el Poder y las clases en sus procesos de conciencia constitucional que buscan profundizar su visibilización. Esas profundas contradicciones se expresan en una real confrontación que se sustentan en mantener los controles consecuenciales del "modo de producción capitalista-dependiente-venezolano" ante la fuerte arremetida de las comunas, consejos comunales, reorganizaciones objetivas en curso de la burocracia, la economía del Estado en el marco de la política correspondiente a la "seguridad del Estado" y la reingeniería profunda tanto de los militar como de la "unión cívico-militar" en curso de su formación, conformación y consolidación.

Es evidente que quien ha mantenido el control del Estado dependiente venezolano en su expresión de "clase dominante" trate de evitar los avances de los nuevos procesos sociológicos revolucionarios. Pero debemos objetivar, obligatoriamente, que "hay pecados mortales" a lo interno del proceso revolucionario como, por ejemplo, una extraordinaria masa monetaria que permite un consumo suntuario adscrito a los paradigmas ideológicos del capitalismo global. Es decir, que a lo interno de la propia sociedad revolucionaria existe, evidentemente, también, una confrontación ideológica de clase que, en la actual nueva etapa revolucionaria, el Presidente Nicolás Maduro Moros debe confrontar con "mano de Bismark" como la decisión alcanzada en el estado Táchira que está dejando inmensas lecciones tanto a lo interno-nacional como en los escenarios internacionales; es decir, la "lucha de clases" no solamente se expresa en Venezuela sino desde el exterior sobre Venezuela.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2049 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a213337.htmlCd0NV CAC = Y co = US