Hugo Chávez, 61 años de historia viva

Cuando hablamos de nuestro amado comandante Hugo Chavez, hablamos de una de las etapas mas ricas de nuestra historia Venezolana. Hoy cuando conmemoramos los 61 años de su natalicio, recordamos con gran emoción como este gran hombre nos enseño amarlo con aquella forma particular de darnos a conocer su historia y su vida. Nunca olvidaremos como este gran hombre nos hizo parte de ella, de su infancia, su juventud, sus sueños, su amor. Como olvidar tu gran historia de la infancia, aquella que nos contabas y nos transportaba a ese lugar y a esos momentos tan importantes de tu vida los cuales viviste en aquel pueblo a la orilla del río en esa vieja casa de palmas con piso de tierra y paredes de barro, aquel catre de madera con colchón de paja y goma espuma y ese fogón de leña donde mama rosa (la abuela) te preparaba aquel dulce de lechosa el cual vendías en tu pueblo y escuela (las arañas) con aquel patio grandote lleno de arboles frutales, lugar mágico para ti donde pasaste tu infancia, como no recordar cuando nos dijiste que si algún día papa Dios te diera la oportunidad de volver a nacer desearías nacer allí en esa casa vieja, junto a tus tres mamas de las cuales siempre nos hablabas con gran amor y pasión mama Elena, mama Rosa y mama Sara, como olvidar aquel cuento de mama Sara (vecina) la cual amaste y lloraste cuando tuvo que partir de aquel pueblo muy enferma, nos contaste que esa noche lloraste mas que el invierno que caía sobre el pueblo, aquel amor que expresabas cuando Hablabas de mama Elena (mama) de quien decías con aquel orgullo ser ejemplo de tu vida por su gran vocación de enseñar, y alfabetizar, ese recuerdo feliz cuando tu padre llevo aquel entrenador de béisbol de Barinas al pueblo “Titan López” quien les empezó a enseñar como colocar las bases, como batear, como pichar, de allí nació toda esa pasión por el béisbol y tu gran admiración por el “Látigo Chávez”, tu sueño de ser pintor, tu paso por la Academia Militar, donde ingresaste con el sueño de ser un gran pelotero e ir a las grandes ligas; el sueño de ser como el “Látigo Chávez” sueño que se esfuma al conseguirte uniformado, marchando, en un polígono, en orden cerrado y en aquel gran patio de la academia militar con Bolívar allá al fondo junto aquel gran pensamiento “El que lo abandona todo por ser útil a su país, no pierde nada, y gana cuanto le consagra.” es allí cuando sentiste volver a nacer por segunda vez, y dándote cuenta que esa era tu vida y nacía la vocación de ser un soldado de la patria. O recordar aquel día en que empezaste a usar aquel uniforme azul de cadete y allí mismo recibías tu daga después de aquellos tres meses duros, daga que pactaba un compromiso con las armas y con tu patria fue allí en la academia militar donde aprendiste amar profunda e infinitamente a esta patria, y cuando nos trasladaste aquel momento del juramento aquel 07 de Julio de 1975 que dijiste con tu sable de sub teniente en el patio de honor “juro en firme y juro en serio delante de Dios y de la Bandera defender la patria hasta perder la vida, y no solo defenderla, Amarla, porque para defenderla hasta perder la vida, necesario es Amarla” entonces juraste ese 07 de julio de 1975 salir con aquel sable a defender la patria, amándola, y para poderla defender dar incluso hasta vida. Esa historia viva la cual nos permitió ser parte de tu vida, vida que no tuvimos la dicha de compartir en aquel momento, pera de la cual nos hiciste sentirla y vivirla. Comandante así como esta gran historia muchas otras como aquel movimiento militar insurgente que creaste para salvar la patria de la catástrofe que vivía nuestro pueblo Venezolana, aquel por ahora que hiciste que los que no lo vivimos lo viviéramos como si hubiésemos sido parte de ese glorioso momento, así como el tiempo que estuviste en la cárcel, la cual fue para ti una escuela. Tenias ese don de transformar lo malo en lo bueno y ponerlo al servicio de nuestro pueblo, el amor tan infinito por tu familia, la cual nos hiciste parte de ella, por tus padres, tus hermanos, hijas por tu hijo, por tus nietos y nietas, por tu pueblo. Ese amor que nos transmitías al pasar cerca de nosotros, aquella vibra infinita e inexplicable que sentíamos al estar cerca de ti, dijiste en una oportunidad que el ser humano era la carnada de la historia y nos demostraste que esa teoría era cierta, esa fuerza poderosa que nos transmitías con tu verbo y con tus hechos. Comandante Hombre firme, inteligente, humilde, con un gran sentir humano, capaz de unir los pueblos de nuestra latinoamérica, capaz de hacer lo que un día pensamos que era imposible de hacer, Libertador de los pobres, voz de los oprimidos; tu amor, tu fuerza y tu valentía nos llevo a despertar para siempre, nos llevo amar esta patria desde lo mas profundo de nuestras almas. Tu legado Comandante segura siendo historia viva, transcenderá de generación en generación, de pueblo en pueblo, no fue una casualidad que la promoción en la que te consagraste como soldado de esta gloriosa patria llevara el nombre de nuestro Libertador SIMÓN BOLÍVAR, fue la señal de este nuevo renacer. Tu enseñanza sobre nuestra verdadera historia estaba guiada por el sagrado espíritu de nuestros Libertadores y hoy tu gran espíritu libertario esta consagrado entre nosotros para seguir impulsando la Historia Viva de la Revolución de Bolívar y Chávez.

Geólogo, Coordinador del Movimiento Juvenil Chavez Es paz, dirigente Juvenil de la JPSUV, Vocero estudiantil de la UBV-Tachira.
Twitter: @yehecastillo


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1193 veces.



Yeheymy Castillo

Geólogo, Coordinador del Movimiento Juvenil Chavez Es paz, dirigente Juvenil de la JPSUV, Vocero estudiantil de la UBV-Tachira.

 castillocva@gmail.com      @yehecastillo

Visite el perfil de Yeheymy Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yeheymy Castillo

Yeheymy Castillo

Más artículos de este autor