Dos ó tres meses

Tres meses, un trimestre, un cuarto del año, es el tiempo que les gusta colocar como plazo a los burócratas gubernamentales, cada vez que se les pregunta sobre el cuándo acabar con la guerra económica, en particular, sobre sus efectos más perversos: las colas, el desabastecimiento de productos esenciales para la sobrevivencia del venezolano y la venezolana y, últimamente, la escandalosa especulación con los precios. El fenómeno no es nuevo, su tiempito tiene ya. Hasta materia del presidente del BCV se convirtió en alguna oportunidad: "Tenemos meses con desabastecimiento en ciertos productos, yo alertaría, porque es lo que hace el Banco Central, que esto no puede pasar más de dos o tres meses, hay que importar rápido y bien, producir más y distribuir mejor" (Nelson Merentes en entrevista con José Vicente Rangel, domingo 15-03-2014). Obviaba Merentes, que su obligación Constitucional no solo es alertar, le ordena la Constitución, Artículo 318: "…El objetivo fundamental del Banco Central de Venezuela es lograr la estabilidad de precios y preservar el valor interno y externo de la unidad monetaria", objetivo que está muy lejos de haber logrado, en particular, estos dos últimos años. De esos dos o tres meses que no podía pasar la crisis de desabastecimiento, ya han pasado un año y medio y el problema sigue latente, peor aún, en la percepción general de nuestro pueblo, el problema se ha agudizado.

No se evidencia, más allá de los shows mediáticos que monta, de vez en cuando, el funcionariado, alguna tentativa seria de atacar de raíz el problema. Después del show, la respuesta renace: "Esperamos que en dos meses ya podamos estabilizar el acceso a los productos básicos en esta situación de escasez", esta vez era Carlos Osorio, Vicepresidente de Seguridad y Soberanía Alimentaria, también en entrevista con José Vicente Rangel, pero en fecha más reciente, el pasado domingo 06 de junio de 2015. El mismo discurso, lo hemos escuchado en voz del Presidente Nicolás Maduro: "Me he planteado en estos tres meses (mayo, junio y julio), junto a equipos especiales, estabilizar, regularizar el sistema de abastecimiento por encima de todos estos grupos capitalistas que se la pasan saboteando la economía del país", señalaba en entrevista para Rusia Today, el pasado 09 de mayo de 2015, ya pasó un mes desde aquellas palabras y nada que vemos intenciones de actuar, solo distracciones con eventos políticos, mientras el pueblo sigue sometido a colas, desabastecimiento y especulación rampante. Problemas que se acentúan gravemente, habida cuenta, que los comerciantes han dolarizado, en los hechos, los precios de las mercancías que expenden; ante una ineficiente Sundde que, en la mayoría de los casos, consiente esa situación, asignándoles sus "precios justos", pero "justos" para el comerciante, nunca arrima una pa´l pueblo.

Frente a la ineficiencia gubernamental, para enfrentar el problema económico, su estilo más bien complaciente con los responsables de esa situación. Enviándole mensajes al pueblo más bien contradictorios, como aquel de Ford, P&G y otros, en el que apreciamos a los ministros de manitas tomadas con los mismos que someten al pueblo a graves penurias, se viene generando una actitud de rechazo a la actuación gubernamental, en todos los órdenes. Esa situación, va acompañada con la saturación del mensaje gubernamental, rellenado solo con el mensaje del "golpe de Estado". Mensaje que ya comienza a generar rechazo, pues, con el mismo sucede, algo así, como cuando comemos en exceso un alimento y ya nuestro cuerpo solo le produce nauseas, tratar de comerlo de nuevo. Choca, ese discurso, con la cotidianidad del venezolano y venezolana que, desde que se levanta, debe planear dónde poder adquirir sus productos y alimentos de primera necesidad. Ahora, empeorado con los altos precios que cada día le gusta colocar el comerciante, según le indican desde la web dólar today, o sea, desde Miami.

Es esa cotidianidad, a la que no está dándole respuestas el mensaje del Gobierno del Presidente Maduro, distraído en las constantes aventuras que le inventa diariamente la oposición, llámese nacional o transnacional. Y esa "distracción", es la que le aleja del gran problema que aqueja al pueblo venezolano: su economía. Mal interpreta el asunto, el Presidente Maduro, al creer que eso es "despolitización", en todo caso, si así fuere, mucho de responsabilidad en ello tuviere, como Jefe de Estado, por ser mal conductor de los destinos nacionales. Lo real, lo concreto es, que en todos estos años de Revolución Bolivariana, por primera vez, nuestro pueblo comienza a tomar distancia de la dirigencia revolucionaria y eso, debe llamar a una profunda reflexión en la alta dirigencia, tanto del partido como de aquellos y aquellas en funciones de Gobierno.

El Estado Bolivariano, tiene el mandato Constitucional de "…promover y defender la estabilidad económica, evitar la vulnerabilidad de la economía y velar por la estabilidad monetaria y de precios, para asegurar el bienestar social" (CRBV, Art. 320). Estimamos, que el gobierno del Presidente Maduro ha hecho nobles esfuerzos en dar cumplimiento al mandato constitucional; no obstante, debemos afirmar sin titubeos, que han sido fallidos esos esfuerzos en garantizar el bienestar social del pueblo venezolano. Organismos como la Sundde, orientado a darle vigencia a la Ley de Precios Justos, se han desviados en sus fines, y más que organismos creados para garantizarle precios justos a la población venezolana, se han constituido en la antípoda de los nobles fines con que fue planteada su creación. Por la superintendencia, hemos visto pasar a jóvenes revolucionarios de muy buena intención, pero cuyos resultados al frente del organismo dejan mucho que desear. Una Revolución no se construye solo con voluntarismo o como expresara en cierta oportunidad el Comandante Fidel Castro: "uno de nuestros mayores errores al principio, y muchas veces a lo largo de la Revolución, fue creer que alguien sabía cómo se construía el socialismo" (…) "…pero necesitamos muchas ideas bien claras. Hubo quienes creyeron que con métodos capitalistas iban a construir el socialismo. Es uno de los grandes errores históricos" (…) "…por encima del montón de defectos que tenemos todavía, de errores, de faltas, es la sociedad en la historia humana que está más cerca de calificarse como sociedad justa" (Fidel Castro, "Podemos construir la sociedad más justa del mundo", Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 2005).

Lenin definía "la política como la expresión concentrada de la economía". En la Venezuela Bolivariana de los tiempos del Presidente Nicolás Maduro, la política se centra cada vez más en torno a la economía, su expresión dialéctica. No comprender ese hecho, es no entender la coyuntura real del movimiento de la lucha de clases actual. La burguesía nacional e internacional, eligió ese frente de batalla como el fundamental, y dispuesta está, a desmantelar los grandes avances que, en esa materia, impulsó nuestro Comandante Chávez, para con ello, reconstruir el modelo neoliberal, previo a la llegada de la Revolución Bolivariana en 1999, reconstruir un modelo económico represivo, explotador y divorciado de las grandes necesidades del pueblo venezolano, y para colmo, no siendo gobierno. Con ello, la burguesía, coloca en primer plano, el problema del control de los trabajadores y trabajadoras de la Patria, sobre la producción y distribución de los bienes nacionales. Es hora de grandes definiciones, solo sí ese control pasa a manos de la única clase, la clase trabajadora, capaz de conducir los destinos nacionales a destinos superiores; es lo que nos permitirá avanzar mañana, hacia la dirección de la economía por la clase de los trabajadores y trabajadoras, siendo ese, el rasgo fundamental del régimen económico socialista.

Constituye la Economía, la principal razón de ser del pensamiento del pueblo venezolano y, a ella, debe avocarse a dar respuestas contundentes, el Gobierno Revolucionario del Presidente Maduro o dejará de ser Revolucionario para importantes capas de la población ganada a la Revolución por nuestro Comandante Hugo Chávez; descapitalizando con ello, 14 años de intensa actividad política llevada a cabo por nuestro Comandante Infinito, hasta consumirse por su pueblo. No poca cosa, estaría echando usted al basurero de la historia camarada Maduro, con su inacción…

Caracas, 10-06-2015

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3808 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a209052.htmlCd0NV CAC = Y co = US