Planificar el desarrollo agrícola del país

Existen señales que indican que el desarrollo agrícola del país es motivo de revisión, rectificación y de reimpulso. Una de esas señales es la planificación en sí misma, expresada en la toma de decisiones que determinan el rumbo de los procesos que apunten al logro del objetivo estratégico de la seguridad y la soberanía alimentaria del país. Es un desafío de la revolución bolivariana hacer de la planificación un instrumento poderoso que en un tiempo razonable, dada la naturaleza de la actividad agrícola, armonice los esfuerzos del sector público y privado, pero que además satisfaga las diferentes necesidades que exige las fases de producción, los procesos agroindustriales, la distribución justa de los productos finales.

Una planificación con perspectiva sistémica y de totalidad del desarrollo agrícola y las necesidades del país obliga a poner a tono las instituciones del Estado venezolano y los puntos bien claros al sector privado.

El Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras y el Ministerio del Poder Popular para la Alimentación tendrán que acelerar sus procesos de transformación para poder hacer frente a estos retos y además el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria Ciencia y Tecnología colocarse a tono con la necesidad del desarrollo de las capacidades científicas y tecnológicas que el sector agrícola en su conjunto demanda urgentemente.

Una nueva estructura, funciones y acciones en el marco del Plan de la Patria tendría mayor probabilidad de éxitos para lograr la seguridad y soberanía alimentaria. Estamos de acuerdo en la decisión del Comandante eterno Hugo Chávez en crear la Vicepresidencia de Seguridad y Soberanía Alimentaria dado lo estratégico y fundamental del asunto, pero de ahí aguas abajo creo deben crearse cuatro grandes instituciones en correspondencia a los cuatro grandes procesos del sector: CORPORACION VENEZOLANA DE FOMENTO Y PRODUCCIÓN AGRÍCOLA (CVFPA), CORPORACIÓN VENEZOLANA DE AGROINDUSTRIAS (CVAGRO), CORPORACIÓN VENEZOLANA DE LOGISTICA Y DISTRIBUCIÓN DE ALIMENTOS (CVAL) y la CORPORACION VENEZOLANA DEL CONOCIMIENTO, LA CIENCIA Y LA TECNOLOGIA AGRICOLA (CVCCTA).

Estas cuatro instancias coordinadas y ejecutivamente orientadas desde la VICEPRESIDENCIA de SEGURIDAD Y SOBERANIA ALIMENTARIA podrán responder a las demandas de estos tiempos.

La Corporación Venezolana de Fomento y Producción Agrícola (CVFPA) adscribiría a todas las UPSA, los procesos de salud agrícola integral, laboratorios de biotecnología animal y vegetal, estaciones cuarentenarias y la importación de material genético animal y vegetal estratégico teniendo como base el Plan Agrícola Nacional, pero además trabajaría de la mano con el poder popular organizado en las Comunas Agrícolas.

La Corporación Venezolana de Agroindustrias orientaría todo los procesos de transformación de las materias primas suministradas por la CVFPA estableciendo un encadenamiento directo con las UPSA y demás centros de producción, teniendo como plataforma los silos de almacenamiento, las plantas pasteurizadoras, los mataderos, las empaquetadoras, las fábricas de alimentos, estableciendo además coordinación de trabajo con formas productivas desde las comunas.

La CVAL sería la corporación que concentrará toda la logística de almacenamiento y distribución de alimentos. Integraría las instituciones existentes como MERCAL y PDVAL y desarrollará todas las formas de distribución de alimentos a la población venezolana. Funcionará integrada a las formas de organización del poder popular garantizando los alimentos a los sectores vulnerables.

La CVCCTA constituirá el sistema de construcción del conocimiento fundamentado en los saberes populares y la ciencia y la tecnología potenciando las capacidades científicas y tecnológicas necesarias para el desarrollo agrícola. Integrará los planes de pregrado y posgrado de las Facultades de Agronomía y Veterinaria, los Programas Nacionales de Formación afines a la actividad agrícola, el INIA, la Academia de Ciencias Agrícolas, el INCES, el CIARA y demás centros de formación e investigación agrícola. La CVCCTA contribuirá a organizar las áreas de estudio e investigación, proyectos y líneas estratégicas de trabajo e impactará significativamente en la cantidad y calidad de los profesionales y demás talento humano que la agricultura venezolana necesita.

El sistema agroalimentario venezolano requiere de una revisión profunda y a partir de ella cumplir la tarea de planificar el desarrollo de este sector que permitirá reforzar la cultura del trabajo para enfrentar y derrotar la cultura rentista y “bachaquera”. Es hora de no seguir ensayando, es hora de la planificación seria y sostenida. El horizonte es claro; la ruta es la planificación, la gestión estratégica eficiente y eficaz y caminar como todo un cuerpo armónico y coordinado en sus acciones.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3030 veces.



Salvador Camacho


Visite el perfil de Salvador Camacho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a207839.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO