La tiranía de la minoría...

En los tiempos de la cuarta república, unas cuantas familias oligárquicas, dos partidos políticos, una federación de empresarios, las empresas privadas de comunicación, una confederación sindical y una cúpula militar impusieron sus ideas, razón de ser y límites de sobrevivencia al resto del país constituido por: masas de trabajadores del campo y la ciudad marginados, estudiantes sin cupo, jubilados y pensionados con miserables ingresos, mujeres retiradas al último rincón de la casa, enfermos sin atención médica, ejércitos de analfabetas y múltiples organizaciones sociales perseguidas y denigradas ante una observación internacional ciega, sorda y muda.

Esa porción del país -tan pequeña que por un tiempo estuvo reducida a la plaza Altamira- fue superada por la sabiduría del pueblo venezolano bajo la orientación del presidente Chávez y la voluntad de diversos grupos y organizaciones. Por eso hoy, cuando por disposición constitucional se impone la escogencia de una nueva directiva del Consejo Nacional Electoral, esa manada de orates, liderados por los dueños o testaferros de las empresas privadas de comunicación, quieren imponernos sus criterios, cual si fuera normal y aceptable que ellos, los tiranos, los anti-democráticos, los individualistas gozaran de un derecho divino y superior a la voluntad de la mayoría, de los demócratas, de los cuerdos y de la legitimidad de las instituciones del Estado. Es la provocación del mismo grupete que ensalza a los enemigos de Venezuela mientras atacan a los amigos; los mismos zánganos que mantuvieron durante años al país en el atraso; que en abril del 2001 fueron golpistas; en diciembre dirigentes de un paro criminal petrolero, luego adulteradores de firmas, guarimberos y ahora directos instrumentos del imperio promoviendo la separación del estado Zulia.

En nuestra opinión, ahora más que nunca el comité de postulaciones y el nuevo CNE, deben ser sumamente respetuosos de la voluntad popular, recordando que este pueblo mayoritariamente le dijo si a la labor de la actual directiva y le dijo sí al uso de la tecnología a pesar del chantaje de la minoría. Que las equivocaciones y errores sean de los apatridas, no de gente tenida como respetuosa de las decisiones populares: Díganle NO al terror mediático y SI a la Venezuela democrática y protagónica que ha de encaminarse por senderos de armonía y equidad, lo cual significa; cero impunidad, cero obstáculo del pasado y cero acuerdo con el fascismo en cualquiera de sus modalidades. La tiranía de la minoría no pasará.

¡Solo el pueblo, salva al pueblo!
Luis Villafaña
PNA-M13A
C.T.R. León Trosky



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4298 veces.



Luis Villafaña/PNA-M13A


Visite el perfil de Luis Villafaña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: