¿Quién dijo que todo está perdido?

Hombres, mujeres, jóvenes, adultos, niños y niñas de Venezuela se encuentran hoy en día convencidos de que superaremos la crisis capitalista que actualmente afecta nuestro país. Lo vemos cada mañana cuando sin haber salido el sol, nuestro pueblo sale a la calle a trabajar, a vender su fuerza de trabajo y mover el aparato productivo nacional, a pesar de todos los contratiempos causados por una feroz guerra declarada por los lobbies internacionales petroleros contra nuestra patria.

Nosotros el pueblo debemos seguir profundizando la organización social para la producción, es una responsabilidad histórica que hoy se hace obligatoria para vencer al enemigo de clase que nos oprime a diario y nos somete a una guerra que golpea la psiquis, el bolsillo y la economía familiar. Las colas son la herramienta que los burgueses muestran al mundo como resultado de lo que ellos llaman la ineficiencia del gobierno nacional cuando realmente son un arma silenciosa que busca acabar con la paciencia colectiva del pueblo. Es un trabajo muy bien orquestado que estamos seguros más temprano que tarde le pasaremos factura, porque todos los días se devela el plan para derrocar al gobierno nacional y el pueblo lo sabe.

30 mil consejos comunales desplegados por todo el territorio nacional, la clase obrera, los y las estudiantes, los y las campesinas tenemos un papel determinante en el cambio de relaciones sociales en nuestros territorios, comenzando con las relaciones sociales de producción tanto en la ciudad como en el campo. Socializar los medios de producción es una tarea fundamental del pueblo organizado que debe ser acompañado por los partidos del gran polo patriótico y el gobierno nacional, es decir, llegó la hora de hacer reflexiones profundas sobre el papel de los partidos, sobre el destino de la revolución y que está haciendo cada una de las organizaciones para revolucionar la sociedad.

Esta crisis del capitalismo a afectado enormemente al gobierno nacional expresando su incapacidad para resolver los problemas, siendo esto parte de la denuncia diaria que hace nuestro camarada Nicolás Maduro sobre el estado corrupto y burocrático que tenemos en Venezuela, pero también esta realidad ha hecho que la revolución y su movimiento popular esté colocado a la defensiva, lo que indica no un retroceso en la vía hacia el socialismo pero sí un momento para reacomodar las fuerzas y pasar a la ofensiva popular revolucionaria.

Lo anteriormente expuesto no debería ocurrir a largo plazo, sino por el contrario que sea desde ya que ocurra el despliegue de las fuerzas revolucionarias para combatir al enemigo que todos los días acecha en las calles acaparando y especulando a nuestro pueblo.

Las medidas tomadas por el camarada Presidente Nicolás Maduro debemos respaldarlas y convertirlas en políticas del poder popular a través de la movilización de todas y todos fomentando y tributando hacia la organización del pueblo, esta herramienta debe servir para que éstas políticas sean arrebatadas a quienes pretenden convertirlas en políticas asistencialistas.

No todo está perdido, el paisaje pintará desolador en la medida que nadie haga nada, todas y todos los revolucionarios debemos salir adelante manteniendo la tensión hacia el objetivo final que es el socialismo a través de la acción revolucionaria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1201 veces.



José Miguel Gómez

Comunero de la Comuna José Pio Tamayo. Productor radial comunitario. Radio comunitaria Antena Libre 96.3 Fm (AMCLA) Barquisimeto, Estado Lara

 josegomezvet@gmail.com      @chemiguelgomez

Visite el perfil de José Miguel Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Miguel Gómez

José Miguel Gómez

Más artículos de este autor