A Elías Jaua y al Presidente Maduro. Venezuela: Estatismo o ¿Capitalismo encubierto?

I.-ECONOMÍA

En Venezuela, el llamado "proceso socialista", en lo que a las relaciones sociales se refiere, ha girado en torno a colocar la ideología del CHAVISMO, que todavía el mismo Chávez no había terminado de construir, en una especie de religión de Estado, con el agravante de que esta ideología presenta constituyentes híbridos de la concepción de la sociedad, que están impregnados por una creencia asociada a la existencia de un capitalismo "bueno", y que entran en colisión con los enunciados que a diario nos pregona la clase política dirigente.

Ninguno de los líderes actuales ha centrado la discusión en torno a la manera como se van a transformar las relaciones sociales diferentes al capitalismo y de cómo se llegará a ellas, y solo se quedan en el enunciado de que "El Socialismo Venezolano del siglo XXI re-abrió un proceso continental de lucha revolucionaria"; sin que nunca se analice si en este proceso se han intentado cambiar o no las relaciones sociales esenciales de producción capitalista.

En Venezuela lo que ha imperado en estos años del llamado Chavismo, es una confrontación entre mercado y estatismo, confrontación que hoy llega a niveles superiores de contradicción cuando el mismo estado entrega una parte sustancial de la renta petrolera a los representantes del mercado, a los llamados "empresarios" que además, como ha dicho Vladimir Lazo, nunca han sido capaces de producir riquezas y tecnología en Venezuela (o PARA VENEZUELA) y han llevado el país a la quiebra; y se nos vende el cuento de que el estatismo es algo así como una resistencia al capital, y no una etapa de transición o un mecanismo necesario para evitar la fuga de capitales y la apropiación de la renta petrolera por parte de los empresarios parasitarios venezolanos, cuyo máximo negocio ha sido siempre IMPORTAR y exportar capitales.

La mayor representación de esta atrofia del capitalismo venezolano lo constituyó el primer gobierno de CAP, cuando entró al país un volumen no previsto de capital como producto del primer ascenso en los precios del petróleo originados por los conflictos bélicos en el mundo árabe; en ese momento, los economistas, financistas, banqueros, en complicidad con la clase política, decidieron tomar el excedente presupuestario, no para hacer una inversión social en educación, salud, transporte, obras de infraestructura e invertir en empresas de desarrollo tecnológico, sino para entrar en una etapa de exportación de capitales, antes de llegar a la exportación de productos manufacturados, de tecnologías nacionales...su máxima representación fue la cacareada TORRE CONFINANZAS de Brillenbourg en Caracas, que se perfilaba como el World Trade Center criollo.

Hoy, la dirigencia política del Chavismo se debate entre las tendencias hacia una mayor libertad mercantil, es decir, flexibilizar las medidas económicas, tributarias y laborales ante las exigencias del mercado capitalista, o de un mayor control por parte del estado, como si las mismas tendencias internas pro-capitalistas dentro del gobierno no fueran una especie de peligro capitalista en sí mismo (por ejemplo Temir Porras), y no representaran el final próximo del estatismo burocrático, que podría terminar en el capitalismo a secas; esto es similar a como cuando se violan los derechos humanos a nombre de los derechos humanos (neutralizar el capitalismo a nombre del capitalismo ataviado de estatismo burocrático), e imagino o concluyo que la estatización del capital obedece a la necesidad del capital de concentrarse y fortificarse para su propio desarrollo, tal como sucede en China.

Este invento de "socialismo", como sinónimo de capitalismo estatizado, significó en Venezuela la creación de una ola de eufemismos, concebidos para justificar la preeminencia del Estado en ciertas áreas económicas con la muy generosa finalidad inicial de beneficiar a las clases populares, de lograr una mayor distribución de la riqueza del PIB, de la renta petrolera...pero así mismo, producto de la ineficiencia y la corrupción desbordada, esa misma voluntad de redención social impulsada por Chávez, ha sido fracturada al caer en la oferta permanente de artículos de consumo por parte del mismo estado: de un modo casi surrealista, el mismo dirigente que pregona unos supuestos valores socialistas (cuyo molde o modelo desconocemos), se jacta de promover "mi casa bien equipada", y pudimos constatar que muchas personas de origen pobre, desecharon sus televisores (en buen estado y con calidad de imagen) para adquirir televisores plasma de hasta 32 pulgadas, y así mismo con otros artefactos, incitando con ello a un consumismo exacerbado inducido por la gigantesca oferta de electrodomésticos traídos desde China, como una forma de inversión obligatoria que se le exige al gobierno venezolano en los intercambios comerciales que además, suelen ser leoninos a favor del dragón asiático.

La estatización a la venezolana solo ha pretendido extender el plazo de las políticas populistas para mejorar la vida de las clases desposeídas, como un mecanismo para saldar la deuda social y la hipoteca del país que habían dejado los gobiernos anteriores.

Pero la lucha contra el capitalismo es esencialmente lucha contra el trabajo asalariado sub-pagado, lucha contra la mercancía, lucha contra la cantidad e intensidad del trabajo, lucha contra el Estado, lucha contra la tasa de explotación, lucha contra la desfachatada plus-ganancia de la clase empresarial y financiera; y eso no ha ocurrido en Venezuela.

La participación crítica en este proceso iniciado por Chávez, o como lo acaba de enunciar Freddy Gutiérrez en una impactante entrevista que concedió a Vladimir Villegas "El Chavismo Crítico", se encuentra en un momento de declive, pendiente, bajada, rampa, desnivel, vertiente, inclinación, debido a que las tendencias pro-capitalistas dentro del gobierno se han venido adueñando del poder.

El presidente en su memoria y cuenta, ha llamado a TODOS LOS ECONOMISTAS a integrarse a un equipo para mejorar la economía, esto me hace recordar que en un momento se discutió que la economía no puede entregársele a los políticos...pero tampoco a los economistas solamente. Si así fuera, podría el gobierno contratar al brillante economista Piketty, quien al parecer se especializa en tratar de lograr mejoras al capitalismo a través de una distribución un tanto más equilibrada de la riqueza:

cuando la tasa de rendimiento del capital (r) es mayor que la tasa de crecimiento económico (g) en el largo plazo, el resultado es la concentración de la riqueza, y esta distribución desigual de la riqueza provoca inestabilidad social y económica.

Obviamente, muchas de las tesis salvadoras del capitalismo, con sus diferentes bondades, están diseñadas o pensadas desde escritorios y oficinas dotadas de la más alta tecnología que les permite acceder a datos y estadísticas para hacer cálculos y pronósticos con gráficos e instrumentos digitales...pero pareciera que allí no están presentes los protagonistas de la desigualdad, en este caso los desfavorecidos, o dicho simplonamente: los explotados de siempre; las fuerzas vivas de lo posible.

Me pregunto entonces si el presidente Maduro convocará también a los dirigentes sociales naturales de las comunidades de obreros y campesinos, de las organizaciones no gubernamentales, a los antropólogos y filósofos de la America Nuestra (como Luis Brito y Mario Sanoja, o como Sutherland y Gavazut), y a los que por tener un pensamiento crítico, somos perseguidos, cercados y excluidos.

II.- MEJORÍA DEL PROCESO Y TOLERANCIA A LA CRÍTICA INTERNA

Hace muy poco constatamos que el mismo presidente parecía reflexionar que el componente humano de su equipo de trabajo no era del todo idóneo y que debido a la gran incompetencia, ineficiencia y corrupción (aunque el no citara el nepotismo, que es un flagelo tan perjudicial como todos los demás), él mismo ofreció un cambio sustancial en cuanto a: la escogencia del funcionariato y la dirigencia política del gobierno; el seguimiento y política contralora a los planes y proyectos de estado; a la vigilancia permanente sobre los mecanismos legislativos y el muy corrompido ambiente tribunalicio, desde donde pontifica la sagrada IMPUNIDAD; la solución a todos estos males fueron llamados por él Sacudón; pero muchos venezolanos no lo visibilizamos, y en caso de que lo hubiera realizado, no estábamos en Venezuela o en el planeta tierra, ya que no pudimos verificar que se estaba llevando adelante.

Por el contrario; todos hemos podido apreciar como es que cuando el pueblo se ha querido empoderar (como lo llama eufemísticamente la retórica gubernamental) es inhibido en sus intenciones: círculos bolivarianos, organizaciones campesinas, movimientos políticos dentro del proceso que tratan de mantenerse independientes del poder central...son conminados a ceñirse a una línea "que es bajada" desde las cúpulas del poder, o sencillamente, son boicoteados...como sucedió recientemente en un ciclo de debates organizados por Marea Socialista en Parque Central en Caracas: se les dejó sin el suministro eléctrico en medio de la plenaria.

La imagen del gobierno está en entredicho: ninguno de los diputados y funcionarios que se han enriquecido desproporcionadamente en estos años, tienen la capacidad de justificar con su salario como servidores públicos la adquisición de semejante riqueza; esto nos recuerda que el mismo Chávez, cuando inició su gobierno, realizó cambios contundentes prohibiendo a los diputados y funcionarios, tener empresas o negocios paralelos a su actividad como servidores públicos, exigiendo la dedicación absoluta...de modo que aunque no sean llevados a juicio, ya SON CULPABLES de enriquecimiento ilícito.

Y en cuanto a la satanización de la crítica: no he leído a ninguno de los articulistas serios de aporrea realizando una convocatoria para derrocar a Maduro, a sabotear su gobierno o a apoyar las acciones del fascismo y de los empresarios delincuentes, al contrario, los he leído clamando por más participación y expresándole apoyos en la medida en que se comporte como un revolucionario; y contrariamente a lo que sucede en este portal aporrea.org, en donde se debaten diferencias desde la óptica revolucionaria, no deja de llamarme la atención, que el representante de Fedecamaras (J. Roig) haya declarado campantemente en una entrevista con Vladimir Villegas que:

ROIG:

"Hay colas porque no hay producción...y porque las empresas estatizadas no tienen producción y no se consiguen los productos que ellas deberían producir".

Comento: Aquí entonces me pregunto si el empresario está acusando a sus socios del gobierno de no cumplir con algún acuerdo o convenimiento establecido (el presidente sostuvo con ellos una reunión a puerta cerrada en Miraflores), porque hasta donde sabemos, los recursos para la supuesta producción del sector privado, provienen de la renta petrolera y les han sido entregados por el gobierno de modo puntual y efectivo; por otra parte, las empresas estatizadas SI tienen producción pero el 40% se va para COLOMBIA y otro tanto es acaparado internamente para crear la escasez que todos conocemos.

ROIG

"¿Hasta cuando hay colas?...hasta que siga el gobierno atacando a la empresa privada".

Comento: Roig no pudo dejar de ejercer su rol de propietario y señor feudal de la sociedad y no evitó la oportunidad de lanzar esta amenaza, en donde corrobora que los muy bien ataviados empresarios se conducen como delincuentes, al hacerse cómplice de un acto criminal como lo es privar al pueblo de los productos de la cesta básica alimenticia, y otros rubros de uso doméstico de primera necesidad como lo son los del aseo y una buena parte de las medicinas.

Elias Jaua: en su discurso público, usted enumeró con mucha vehemencia una cantidad de bondades aplicadas por el gobierno para mejorar la vida de los venezolanos (que no cuestionamos) y que llamó SOCIALISTAS... pero me pregunto yo si se refiere al socialismo científico, porque ese fue un invento de los políticos y no de los científicos (para que el enunciado se diera desde la ciencia debía haberse probado primero, como todo lo que se desarrolla desde el método científico), de modo que interpretando lo aquí dicho y tratando de entender el proceso venezolano, lo que Lenin llamó Democracia Burguesa, es lo único que puede permitirle a una sociedad, en donde impera el capitalismo y el estatismo, que se convierta en la alternativa de transición hacia una sociedad que podríamos llamar Socialista; pero en el proceso deben estar claras las reglas del juego, de otro modo, se ejerce un capitalismo de estado que termina siendo vencido por los intereses mundiales del gran capital o el mercado y lo que es peor, el fracaso del modelo o proyecto venezolano terminaría generando una ola de repudio contra el SOCIALISMO por asociación...y paradogicamente, socialismo que nunca se llegó a desarrollar.

PD. Alarmante la situación denunciada en aporrea.org por los campesinos de LA CAÑADA AVILEÑA ubicada en la carretera nacional vía Elorza-Guasdualito del Municipio Rómulo Gallegos, parroquia La Trinidad del Distrito Alto Apure Estado Apure.

http://www.aporrea.org/actualidad/n263921.html

En la refriega con los miembros de la Fuerza Armada, los campesinos lograron apresar a un muy alto oficial quien al parecer, según las declaraciones y pruebas de los afectados, intentaba sembrar droga y armas a un colectivo rural que desde hace seis años lucha por la tierra en donde los acaban de atropellar y ultrajar...

  • ¿será que también algunos militares se soltaron el moño y comenzaron a actuar como siempre lo hicieron durante el gobierno del pacto de Punto Fijo?...
  • ¿es entonces de suponer que "un nuevo pacto" de poder se esta llevando a cabo y se les van a devolver las tierras ociosas y las que ocupaban ilegalmente a los terratenientes?

PD. El Gobierno está encantado con los viajes permanentes de las orquestas del sistema de Abreu, ni siquiera asomó la mínima posibilidad de revisar ese gasto SUNTUARIO mil millonario, a nombre de una cultura que no nos pertenece...¿o si?...¿representan la VENEZOLANIDAD?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3094 veces.



Diego Silva Silva

Compositor- Guitarrista- Investigador-Articulista-Conferencista. Licenciado en Educación. Ha recibido, entre otros reconocimientos (en las áreas de la música sinfónica, de cámara, electroacústica): Seis Premios Nacionales de Composición, Siete Premios Municipales de Música; el Premio Latinoamericano de Composición Casa de las Américas; ha presentado sus obras en Moscú, EEUU, Cuba, Nicaragua, Francia, Inglaterra, España, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Uruguay, Siria y Canadá; Investigador de la música del pasado colonial de Venezuela (restauró un extenso legajo de Canciones Patrióticas Sinfónico Coral caraqueñas desconocidas); ha estudiado las diferentes manifestaciones de la gran diversidad que representan las músicas de América y el mundo no occidental; fue asesor del departamento de investigaciones culturales del Ministerio de Cultura de Nicaragua (1983-1987); fue Vice-presidente de la Sociedad Venezolana para la Música Contemporánea y Presidente de la Comisión Artística de la Orquesta Filarmónica Nacional. Ha dirigido la Orquesta Sinfónica Venezuela, la Municipal de Caracas, de los Llanos, de Falcón, de Aragua, la Filarmónica y otras agrupaciones orquestales incidentales. Ha sido guitarrista acompañante de: Gloria Martín, Alí Primera, Lilia Vera, Cecilia Todd, Los hermanos Godoy, Isabel Parra entre otras y otros. En los años 70 fue miembro Fundador de la Camerata Renacentista de Caracas en donde se desenpeñó como laudista, vihuelista, violinista y percusionista.


Visite el perfil de Diego Silva Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: