Mi palabra

¿Con qué pasamos esta crisis?

"El arte del comerciante consiste

en llevar una cosa desde

el sitio donde abunda al

lugar donde se paga cara."

Sir Laurence Oliver Actor

El lunes muy de mañana, primero de diciembre; me encontré un señor, a quien tenía mucho tiempo sin verlo. En la época de esplendor de los dos grandes partidos AD y COPEY, disfrutó y gozó las mieles del poder al estilo de los grandes bacanales romanos; nunca llegué a polemizar con él, porque siempre andaba en una función pedagógica, tratando de orientar a la gente para crearle conciencia, la única manera de enfrentar los grandes males de nuestro país; parece que las condiciones económicas del compañero, no son de las mejores; como dicen los refraneros: "Lo agarró la gripe sin pañuelo" ; muy contrariado me lanzó una pregunta, como buscando explicación a la mala situación ¿con qué pasamos está crisis? . Mi respuesta no se hizo esperar: "Los colombianos la están pasando con agua, nosotros estamos empeñados en pasarla con whisky 18 años".

¡Ahí está el detalle! como decía el inmortal Mario Moreno "Cantiflas". Dentro de esta crisis, nos encontramos las más variadas contradicciones; puedo citar algunos ejemplos, muy claros y precisos, el cual nos demuestran la manera de pensar de cada quien, de acuerdo a sus intereses. En una reunión mañanera, entre sorbos de café, todos los presentes hablaban de la grave situación del país; se encontraban algunos conocidos, por momentos un joven, levantaba la voz, como si estuviera publicitando un producto ¿Quién va aguantar esta vaina? ¡Esto esta arrecho, no se aguanta! Me tomé la osadía de intervenir en la conversación, solamente se escuchaba "plomo" parejo contra el gobierno; le pregunté al que parecía, llevar la batuta entre el coro de voces ¿Tú estás seguro de lo que dices? No dudo un instante en señalarme con el dedo, para responderme en tono airado ¡Tú eres chavista, por eso defiendes al gobierno, pero esto no sirve!

En las batallas, muchas veces replegarse, ayuda para conseguir un buen resultado; seguí tomándome el cafecito, con toda la tranquilidad del mundo, dejando apaciguar un poco los ánimos; el enojado conversador se me acercó, tratando de encender la discusión, con una interrogación muy sencilla: ¿Mire patrón, usted cree, que la situación está bien? Le respondí sin alterarme: "Yo no he dicho eso, te lo vuelvo a repetir; la realidad del país, es bastante difícil, pero tú eres uno de los muchos, que no deben quejarse, porque nadie te puede entender, cuando dices, que esto no se aguanta"; rápido volvió a preguntar ¿Por qué? Todos esperaban la respuesta, aproveche el momento de tensión para satisfacer la arrogancia del muchacho: "Lo que usted dice es cierto, la situación está sumamente difícil y por los vientos que soplan se va poner peor; el presidente Nicolás Maduro, lo viene reconociendo, tomando medidas urgentes para paliar la caída de los precios del petróleo; propuso rebajarle el sueldo algunos funcionarios y recortar los gastos suntuarios (lujo), pero, para muchas personas, entre ellas usted, la situación no está difícil ¿Cómo me explica una camioneta, valorada en 9 millones (9000 millones de los viejos)?" Me respondió con una sonrisa, con cierta camaradería.

El número de personas, con estas bonanzas son muy visibles, tanto de la oposición, como del gobierno; siguen disfrutando sus orgías, a pesar de la grave crisis económica, con dineros obtenidos en la mayoría de los casos en la charca de la corrupción, aprovechando el gran error del gobierno, desde el mismo momento de tomar las riendas del poder: pregonar a todo pulmón, el supuesto socialismo en revolución, como si eso nace de la noche a la mañana; este ha servido para darle herramientas a los enemigos descubiertos y solapados, para atacar y tratar de acabar con la nobleza de una gestión, empeñado en dignificar al ser humano en toda la extensión de la palabra. La frustración de muchas personas se refleja, cuando expresan alarmados ¡Si esto es el socialismo, entonces me devuelvo! No, estimados lectores, en nuestro país, estamos viviendo el capitalismo en su esencia más pura, con un agregado bastante peligroso: una inmigración sin control, el cual se ha incrementado en los últimos años (la mayoría son comerciantes), vienen a "sembrarse" en nuestro país; todos sabemos lo que significa el comercio, por algo el periodista italiano Alessandro Baricco expreso; "Estamos en tiempos en los que se pierde el alma en pos de la comercialización". Si, esto no los convence, busque en la biblia, algunos mensajes relacionados con este tema.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 999 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a199329.htmlCd0NV CAC = Y co = US