Afrodescendientes, Mercosur y el Decenio

El Movimiento Social Afrodescendientes de Venezuela propuso públicamente el Mercosur Afrodescendientes en el marco de la Cumbre realizada en Caracas, en Julio Pasado, ante la ausencia del tema en el cronograma de reuniones realizadas previamente en el país. La omisión en la mal llamada Cumbre Social del Mercosur y la exclusión en la declaración final de la cumbre presidencial realizada en Caracas. Las critica constructivas fueron asimiladas y el canciller Jaua, cargo que ocupaba al momento, en una rueda de prensa que evaluaba como positiva toda la jornada asumió nuestra propuesta de un espacio para un sector social importante para la historia, identidad y cultura de países del Mercosur; los afrodescendientes.
La propuesta fue asumida por un sector activo de los afroargentinos, la próxima reunión se realizara en Argentina. La temática fue asumida dentro de una agenda de los derechos humanos, específicamente en la reunión de derechos humanos se incluye como un punto.

Solicitamos una instancia especial para una agenda amplia sobre los afrodescendientes. En vista que las trabas por falta de financiamiento para hacer nuestras propuestas presencialmente o la falta de voluntad para nuestra asistencia, nos sentimos obligados hacer algunas consideraciones sobre la reunión y sus posibles conclusiones sobre el tema que a cuesta definitivamente entro en la agenda del Mercosur. El problema no es que no podamos asistir, lo importante que tenemos opiniones y estamos en nuestro derecho de exponerlas.

No anima en primer lugar un argumento de carácter político progresistas que compartimos con nuestro eterno Comandante Chávez y con el Presidente Pepe Mujica, la deuda histórica con los sectores mas oprimidos del sur, los pobres. Los rostros de la pobreza en el continente son muchos, pero siempre nos tropezamos con un rostro de mujer afrodescendiente y las cárceles por la desigualdad tienen la piel negra, un peso social que no podemos evadir. Aunque saludamos la reunión, creemos que la agenda de Durban se convierte en una camisa de fuerza, la pobreza y el hambre es un cáncer que acaba con nuestras comunidades. El racismo y la discriminación es consecuencia estructural de la desigualdad social. Debemos luchar primero por salir de la pobreza y la miseria para después gastarnos todo el dinero en programas, foros, talleres y folletos para combatir el racismo. En el Mercosur debemos pensar en las comunidades afrodescendientes en realidades necesitadas de atención para programas sociales y financiamiento de proyectos socio productivos. Una alternativa a la realidad dramática que vive.

El Decenio de los afrodescendientes debe ser asumido por quienes participan en la cita como parte de un espacio para visibilizar la situación crítica de nuestras comunidades, la derecha internacional heredera de los antiguos amos conspira en nuestros países, región y en el mundo para que esta gran jornada política de diez años se minimice a Foros académicos, Festivales musicales y condecoraciones arbitrarias. Se trata de enfrentar, repito, la miseria y pobreza, abandono y exclusión de nuestras mujeres, niños y jóvenes por un sistema de explotación que impera, que no le importa su gente menos afrodescendientes. El decenio debe ser defendido y debe salir constituido un comité y perfilar un conjunto de actividades y programas que enfrenten lo que describimos. La defensa del Decenio de los afrodescendientes es un problema político, no se trata de desfilar con nuestros tambores por diez años, el reto es retomar las luchas por nuestros derechos.

La cultura y la educación son herramientas necesarias para la formación y construcción de una mentalidad colectiva nueva, intercultural y de convivencia de los afrodescendientes con otros grupos sociales en condiciones similares socialmente hablando. El decenio debe incluir el tema de los planes de estudios y la inclusión del tema afrodescendientes y la defensa de nuestros patrimonios culturales y espirituales que son los escudos de resistencia de nuestra permanencia.

La lucha hoy en los países del Mercosur es por la territorialidad y la identidad, sentido de pertenencia de nuestras comunidades afrodescendientes. Las desplazadas que regresen, las que reclaman tierra que se le entreguen, las favelas que luchas por su permanencia que se le garantice su derecho a la vida. Hoy acompañar los procesos de transformación y cambios políticos profundos en la región no es abandonar nuestros derechos, debemos mirar más allá de la agenda que tuvo garantía en un momento histórico, las comunidades afrodescendientes son víctimas de las injusticias y las desigualdades, el respeto por nuestros derechos se conquistan en las movilizaciones y la calle.

Proponemos en concreto crear una instancia que monitoree programas sociales y financiamiento a proyectos socios productivos en nuestras comunidades. Declara la defensa del decenio de los afrodescendientes como coyuntura histórica para retomar la lucha por nuestros derechos. La implementación de políticas concretas en educación intercultural donde la temática afrodescendiente se presenta, igual que la defensa de nuestros patrimonios culturales y espirituales. Y por último; las defensas irrenunciables a la propiedad colectiva de nuestros territorios y nuestra pertenencia a espacio conquistadas.

Vocero Internacional
Movimiento Social Afrodescendientes de Venezuela.
diogenesd@gmail.com






Esta nota ha sido leída aproximadamente 1638 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a198540.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO