Quinto malo

El loco que inventó la vacuna contra el cáncer

En artículo anterior afirmé que la cura contra el cáncer es el socialismo. Invité a una campaña masiva de vacunación contra el capitalismo. Y ¿qué pasó? Un montón de gente escandalizada me calificó de fanático y loco. Los más antichavistas corrieron a utilizar mi artículo para decir que si lo que digo fuese cierto, entonces Chávez se hubiese salvado de la muerte súbita por cáncer.

En la mayoría de los casos en los que los comentarios me aludían directamente, les cuestioné preguntándoles si consideraban que realmente saben leer y si entendieron el fondo de lo que estoy planteando.

Claro que entienden. Es más probable que yo no haya sabido explicarme suficientemente, a que ellos no entendieran. ¿Qué se rechaza entonces? Se rechaza, con sentido común programado, un planteamiento que he formulado desde la perspectiva de la totalidad.

Por siglos, el capitalismo nos ha obligado a fragmentar el conocimiento, a mirar la realidad por estancos y a catalogar de científico a todo cuanto se afirma desde las especializaciones escindidas. El cáncer, una patología celular en la que unidades vitales malignas se dividen y reproducen de manera desordenada y resultan difíciles o imposibilitadas de controlar luego de que se han hecho metástasis, no es una enfermedad biológica, no es fisiológica, no es química, no es bioquímica, no es neurológica, no es emocional ni de ninguna de esas categorías “científicas” que intentan encerrar a los fenómenos patológicos en laboratorios que los estudian por especializaciones.

El cáncer es –también lo son todas las demás enfermedades, pero ésta es la que más asusta por el marcado número de mortalidad que produce, una vez detectada- una expresión patológica del universo celular que es todo organismo, por lo que su causa no es única sino que son múltiples las determinaciones que conducen a que células malignas, controladas en equilibrio y de manera natural por el resto de microorganismos y células benignas, se desestabilicen o desordenen hasta matar a los individuos.

En el sentido anterior, consumir alimentos convertidos en benzopireno por su cremación directa en fuego al cocerlos, no es malo en sí. Tampoco es malo en sí, fumar o alimentarse con comida chatarra, exponerse al sol, consumir alcohol, o tantas otras prohibiciones que se hacen para prevenir formas de cáncer. Esas prohibiciones son prevenciones, buenas y necesarias, pero a esas medidas no se les puede tomar como panacea, descontextualizándolas de otra multiplicidad de factores, endógenos y exógenos, sociales, económicos o de diversos otros tipos, asociados, en la mayoría de los casos, con niveles de estrés, persistente e incontrolado.

Es por todas esas razones y por otras más, que iremos exponiendo como parte de esta humilde reflexión, por lo que responsabilizamos al capitalismo, a la manera como se producen, reproducen, distribuyen y consumen los bienes bajo condiciones de explotación y alienación, de que hayan aumentado tan desproporcionadamente, los niveles de morbilidad y mortalidad por cáncer.

El cáncer, como patología que el capitalismo ha exacerbado hasta el paroxismo, solo puede ser enfrentado de manera holística, bajo una visión de totalidad, entendiendo su multiplicidad de causas y donde el factor socioeconómico o las condiciones bajo las cuales se establecen las relaciones de producción, es harto determinante.

El socialismo, como vacuna para la curación del cáncer, no existe. Tampoco existe como sociedad en la que se produce en condiciones postcapitalistas, de igualdad. El socialismo es un modo de producción en condiciones verdaderamente humanas. El socialismo es la alternativa frente al capitalismo y no es una sociedad en un solo país y mucho menos la encarnación en un individuo, así se trate del extraordinario revolucionario llamado Hugo Chávez.

El socialismo no existe, por ahora… Pero existe el proletariado como clase responsable protagónica de su gestación. Es de esto de lo que debemos hacer conciencia para lograr los fines de nuestra revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1797 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a195304.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO