*Réplica al escritor de la *carta abierta a aporrea sobre artículos de quintas columnas*:

Es de inferirse que estamos en presencia del verdadero quintacolumna saturado de ambigüedades. Afirma que un medio no puede ser defensor a ultranzas del proceso (sólo alabanzas y amén a cuanto se le antoje al gabinete de turno), y por otro se disgusta porque algunos escritores señalen respetuosa sustentadamente cualquier camino torcido que a estos les parezca que toma el proceso en cuestión.

La realidad es sencilla: la defensa a ultranzas corre a cargo de quienes se benefician directamente con dichas políticas, a pesar de que estas sean perjudiciales tanto para el proceso como para el país, y el señalamiento y ataque a quienes le hagan al proceso objeciones debidamente sustentadas pertenece a la personalidad del verdadero quintacolumnista.

Semejantes quintacolumnistas actúan como acostumbra el *ladrón* en su carrera desesperada cuando grita: *cojan la ladrón, cojan al ladrón, con miras a confundir a sus espectadores.
http://www.aporrea.org/dameletra.php?docid=19299


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2728 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: