Los municipios son la clave del bienestar...

Con lo que respecta a los municipios, la muy modesta ponderación de sus logros (en comparación a sus potencialidades) no se debe a su simple existencia, sí a la forma y manera como han sido conducidos. Pretender desaparecerlos so pretexto que han resultado un fracaso por simple criterio existencialista lo único que podría deparar es una nueva división político-geográfica con vetustas anomalías y tradicionales desatinos en su conducción, en sus resultados.

Los municipios han sido exitosos a lo largo de la historia, en donde se ha esmerado su ciudadanía a participar en su planificación y en la observancia de su gestión, son la forma administrativa local que exhiben las naciones con más alta calidad de vida. Aquí en Venezuela solo hace falta prestarle debida atención a su proceso de planificación y gestión. Ahora bien, el nuevo boom de organizaciones y estructuras populares, auspiciadas por un robusto marco jurídico, pueden ser una herramienta altamente efectiva en el incremento de nuestra calidad de vida, comenzando desde las comunidades y municipios, pero no puede ni debe ser aclamado como una sustitución de los municipios (ni de las gobernaciones) deben ser instrumentados a un proceso de complementariedad, de apoyo mutuo, de trabajo conjunto.

Los consejos comunales y comunas (así como cualquier otra organización popular) tienen un ámbito geográfico definido, las alcaldía engloban a estas nuevas organizaciones, debiendo incorporarlas en el respectivo sistema de planificación pública. Sí comprendemos bien a estas organizaciones populares, nos damos cuenta que cada una de ellas responden a intereses y fines distintos unas a otras, es allí donde la alcaldía funge como entidad encargada de la planificación global es todos estos espacios geográficos, de una visión aglutinadora.

Otra razón por la que los municipios deben continuar siendo la célula de la gobernabilidad es porque constitucionalmente ningún individuo, grupo familiar, ni comunidad se encuentran obligados a constituirse o formar parte de una de estas nuevas expresiones, recayendo la responsabilidad total de la planificación en este tipo de escenarios en los municipios. Además, los municipios responden a criterios democráticos, de elección de sus autoridades ejecutivas y legislativas, por lo que someter al país a una distribución política-geográfica donde solo las personas elijan a través de asambleas ciudadanas los voceros de las organizaciones populares a las que pertenecen y consagrar entidades territoriales superiores, con mayor amplitud geográfica que un consejo comunal o una comuna, cuyas autoridades sean impuestas o designadas a dedo por el ejecutivo nacional, estamos seguros no generaría resultados favorables, una autoridad territorial similar a un alcalde o gobernador que no provenga del consentimiento popular, a través de la participación electoral directa y secreta, es altamente perniciosa, antidemocrático.

En tal sentido, abogamos por la permanencia de los municipios, ligados a una sociedad altamente participativa, coparticipe de los planes de desarrollo, de su ejecución y observante de estas las gestiones públicas, así obtendríamos municipios como entidad de bienestar.


leandrotango@gmail.com

@leandrotango


Esta nota ha sido leída aproximadamente 935 veces.



Leandro Rodríguez Linárez

Politólogo / Analista político / Articulista de opinión, con más de 1.200 artículos publicados nacional e internacionalmente.

 leandrotango@gmail.com      @leandrotango

Visite el perfil de Leandro Rodríguez Linárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Leandro Rodríguez Linárez

Leandro Rodríguez Linárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a193530.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO