La Gigantesca Marcha del 4F

Quiero simplemente contar mi experiencia de la marcha del día de ayer 4 de Febrero. Como a las 11:00 a.m. ó más partí con una vecina desde la estación del metro de Petare hacia la Cota Mil. Me iba a encontrar con unos compañeros que no aparecieron (estaban en la estación de la California y de ahí se fueron a la Bolívar) y me cansé de esperar y partí con mi vecina junto a un grupo de desconocidos compatriotas para no perdermernos.

La cantidad de gente era demasiada. Me encontraba ya a la altura de Terrazas del Avila, veía en ambos sentidos y no podía calcular en dónde comenzaba y dónde terminaba. Seguimos la marcha, y ya cuando estábamos cerca del distribuidor de Sebucán me llaman por mi teléfono celular. Era un amigo preguntándome a qué altura de la Cota Mil me encontraba y le dije "casi en Sebucán", el me responde: "pues no sé cómo van a caber porque la Avenida Bolívar está hasta los tequeteques". Yo me río y le digo que igual vamos para allá. Luego, cuando ya iba por el distribuidor de la Castellana, recibo otra llamada. Era una compañera, una de las que no apareció en Petare pero ya estaba en la Avenida Bolívar. Me pregunta lo mismo que mi amigo, y le respondo que estaba a la altura de La Castellana. Ella me dice "aquí ya no cabe ni un alma, no sé dónde nor iremos a meter". Me reí otra vez. Observaba
hacia delante, hacia atrás, en ambos lados de la Cota Mil y veía un océano crecido de seres humanos vestidos de rojo, cantando consignas, felices, marchando en apoyo a su Presidente.

Ya cuándo llego abajo y veo que estamos cerca de Plaza Venezuela me dicen que ya están cantando el Himno Nacional en la Avenida Bolívar. Yo me pregunté: ¿Pero, si todavía estamos aquí y nos falta un buen tramo para llegar? Y ya comenzó el acto? Esto me confirmaba que necesitábamos 5 Avenidas Bolívar para caber en un sólo sitio y escuchar el discurso de usted Presidente ¡Cómo lo amamos! Usted nos llama y nosotros vamos. Lo que ví ayer, no lo había visto nunca. Siempre me jacté de decir que nuestras marchas eran tan
grandes que era difícil saber cuál de todas era la más grande. Pero, lo que ví y viví ayer en la marcha de La Dignidad es lo más monumental, lo más gigantesco que he visto.

¿10 millones por el buche? Yo definitivamente creo que serán más.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2970 veces.



Ivana Cardinale


Visite el perfil de Ivana Cardinale para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ivana Cardinale

Ivana Cardinale

Más artículos de este autor


Notas relacionadas