Planes para asesinar a Chávez y más confesiones…

“…el único interés que podrían tener narcotraficantes y autodefensas (fenómenos ilegales que prácticamente eran lo mismo) en Venezuela era la utilización de su territorio y sus costas para el transporte de droga (..) aprovechando esta coyuntura (..) sectores de la oposición venezolana les propusieron que apoyarían las actividades de narcotraficantes y paramilitares (..) en Venezuela, a cambio de que estos los apoyaran en su propósito de derrocar al gobierno de Hugo Chávez…”

 

Nuestra nota bajo el título: “Testigo de excepción de plan para asesinar a Hugo Chávez” publicada el 8 de julio último en este medio* es, sin duda alguna, un documento de inestimable importancia que debe concitar el mayor interés de las autoridades de nuestro país a objeto de que se reabra, si es que acaso ha sido cerrado, el expediente de la investigación sobre uno de los intentos de planes de magnicidio, de los muchos que hubo para asesinar a Hugo Chávez Frías, en su condición de Líder Supremo de la Revolución Bolivariana y Presidente electo en tres ocasiones por el voto mayoritario del pueblo, en la primera década de este siglo, el cual fue puesto en marcha con la participación, inclusive, de cuerpos armados extranjeros, como fueron los ciento cincuenta y tres paramilitares colombianos camuflados con ropa de nuestros soldados, que fueron descubiertos en una finca propiedad del terrorista cubano venezolano Robert Alonso, de nombre Daktari, ubicada en el Municipio El Hatillo, quienes hacían parte de un tenebroso y criminal plan de la oposición para provocar en Caracas el mayor baño de sangre con enfrentamientos armados contra efectivos del ejército regular Bolivariano, así como causarle la muerte en Miraflores a Hugo Chávez, para luego degollarlo y mostrar como trofeo por el éxito del plan, “…su cabeza en la televisión y luego fumarse un habano”, según se lo confesó el propio jefe del grupo de esos paramilitares, Comandante Lucas, a sus captores de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM).

 

A raíz de la publicación de esa nota, recibimos un especial mensaje de un amigo lector del país vecino, quien nos hizo llegar el enlace digital de las Memorias que escribió el ex funcionario del DAS que mencionamos como testigo de excepción, Rafael García en el 2009, mientras cumplía una condena de 18 años de cárcel, acusado de múltiples y graves delitos por complicidad en asesinatos, chuzadas y tráfico de drogas, mientras ejerció tan altas funciones gerenciales en ese organismo de seguridad. Nos ha dicho el amigo internauta que tiene entendido que la justicia de su país dejó en libertad a ese sujeto en el 2012 por efecto de beneficios procesales, al parecer, nos agrega, porque había cumplido buena parte de la pena y mostrado  buena conducta, pero asegura desconocer su paradero.

 

El texto de esas memorias, dado a conocer por el periodista sueco Dick Emanuelsson, especializado en temas de Latinoamérica y el Caribe y asiduo colaborador de la página digital de Rebelió.org, es relativamente extenso, de manera que sólo nos limitaremos a transcribir el capítulo referido al caso Venezuela y, para quienes les pudiera interesar leer el texto completo del relato que hizo García de su vida de funcionario de alta confianza en el aparato de inteligencia colombiano, el DAS, les sugerimos que abran este enlace: La Confesión de un ex jefe paramilitar del DAS; Rafael Garcia

 

En este relato de memorias, Rafael García ofrece una mayor e importante información sobre la conspiración que se articuló entre dirigentes de la oposición venezolana y el DAS y algo de suma gravedad, revela allí con la crudeza del caso, que los paramilitares secuestraban ciudadanos venezolanos de pueblos cercanos a la frontera, los cuales eran  trasladados a territorio colombiano y luego los descuartizaban y los enterraban en fosas comunes, de donde se infiere que el personaje es demasiado importante para Venezuela, por lo que órganos de justicia del país están en la ineludible obligación de requerirlo, con la mayor urgencia, para que declare todo lo que sabe acerca de esa terrible y audaz conspiración, así como para conocer quiénes fueron esos venezolanos que fueron atrozmente asesinados por las llamadas autodefensas y donde pudieran estar enterados su cadáveres.

 

Estos delitos y crímenes de lesa humanidad no pueden quedar impunes…

 

Leamos, pues, lo que nos dice García sobre las actividades del DAS en nuestro país durante la primera presidencia del Paraco Mayor, Álvaro Uribe Vélez:

 

“Planes de conspiración contra Venezuela

 

Desde su llegada a la presidencia, Uribe se mostró muy preocupado por la situación en las zonas de frontera con Venezuela, especialmente Norte de Santander y Arauca, culpaba de ello a la, según él, connivencia del Gobierno del Presidente Chávez con la guerrilla colombiana, esto lo manifestó en varias ocasiones en consejos de seguridad, los cuales se realizaban todos los lunes en diferentes ciudades. De hecho expidió un decreto creando una zona especial de orden público, donde designaba militares para gobernar zonas del departamento de Arauca. Este decreto fue tumbado por la Corte Constitucional que lo declaró inconstitucional. En vista de lo anterior, el Presidente Uribe decidió acudir a su ejército paralelo, las AUC, con el cual aspiraba a derrotar a la subversión. En algunas ocasiones Jorge Noguera me comentaba que él le decía a Uribe que con los Generales que tenía en el ejército no acabaría con la guerrilla, Uribe, según Noguera, le respondía que él tenía otros generales.

 

A finales del año 2002, Uribe realizó una reunión con el jefe paramilitar Salvatore Mancuso a la cual asistieron entre otros: Jorge Noguera Cotes, director del DAS,  Fernando Londoño Hoyos, Ministro del Interior, Rafael Nieto Loaiza, viceministro del interior y actualmente candidato a ser nombrado como embajador en Europa, Camilo Ospina, Secretario de Presidencia y posteriormente Ministro de Defensa, actualmente embajador de Colombia ante la OEA. Es el candidato del presidente Uribe para ser elegido como el próximo Fiscal General de la Nación, en julio de 2009.

 

Dieb Maloof Cuse. En ese entonces senador y político cercano a Salvatore Mancuso, a raíz de un vinculo familiar que tenía con Helman Baute, uno de los principales testaferros de Mancuso. También era uno de los senadores más cercanos a Álvaro Uribe Vélez. En la campaña presidencial del año 2002, el entonces candidato Uribe Vélez fue objeto de un atentado en la ciudad de Barranquilla cuando iba acompañado de Dieb Maloof. Fue condenado por la justicia colombiana en el año 2007 por vínculos con paramilitares. En esta reunión se definió enviar tropas de las autodefensas a los departamentos de Norte de Santander y Arauca, con el fin de combatir a la guerrilla en la frontera con Venezuela y entrar a este país cuando fuera necesario. Fue de esta reunión de donde se fortalecieron los bloques Catatumbo y Vencedores de Arauca. Con el propósito de buscar apoyo entre sectores de la oposición venezolana, Fernando Londoño acudió a una Familia Lapi, del estado Yaracuy, y a un señor de apellido Marín quien en ese entonces me parece que vivía en Europa. De igual manera se contó con la ayuda de un señor de nombre Iván Roa del Estado Táchira, al parecer relacionado con Álvaro Uribe.

 

En la década de los ochenta cuando el cartel de Medellín controlaba parte del negocio del narcotráfico, José Rafael Abello Silva, narcotraficante samario, se dedicaba a esta actividad en alianza con Pablo Escobar Gaviria. En esa época Abello Silva mantenía un romance con la actriz María Conchita Alonso, a quien llevaba con frecuencia a la ciudad de Santa Marta. En aquel entonces Diego Fernando Murillo Bejarano, alias Don Berna, trabajaba con la familia Galeano quienes eran socios en el negocio del narcotráfico con Pablo Escobar. Fue en ese tiempo cuando tanto María Conchita Alonso como su hermano Roberto Alonso se relacionaron con narcotraficantes colombianos. De esta relación se originó el vinculo de Roberto Alonso con Don Berna, quien a la postre termino convertido en jefe paramilitar, y por ende con el resto de los paramilitares colombianos, por lo cual terminó apoyando las actividades de estos en territorio  venezolano.

 

En Arauca se definió un plan de tres componentes:

 

-Militarización del departamento

 

-Ofensiva conjunta del ejército con paramilitares en los municipios de Tame, Arauca, Puerto Rondón y Cravo Norte.

 

-Montaje de grupos de sicariato selectivo en Saravena, Arauca y Tame.

 

La ofensiva del ejército y los paramilitares se inició entre enero y marzo del 2003 con la operación Catedral, donde participaban la Brigada XVIII y las Brigadas Móviles I y III. Los generales Carlos Lemus Pedraza y luego Gustavo Matamoros Camacho de la brigada XVIII y el coronel Luis Medina Corredor del grupo mecanizado Reveiz Pizarro, en alianza con la convivir el Corral hicieron parte de este plan. Los paramilitares se concentraban en la finca Bellavista y montaban operativos en la carretera Ruta de Los Libertadores que interconecta a Colombia con Venezuela. Las masacres realizadas por los paramilitares aterrorizaron a la población civil, a comienzos del año 2004 se realizó un consejo de seguridad en Arauca, del cual existen actas, con la asistencia del Presidente Uribe, los altos mandos miliares y Jorge Noguera en su calidad de Director del DAS, en este, dirigentes del departamento le expresaron al Presidente su preocupación por la ola de violencia y asesinatos que venía aconteciendo en el Departamento por parte de los paramilitares y, además, de cómo estos traían ciudadanos de Venezuela, de las poblaciones fronterizas de ese país, y los masacraban en territorio colombiano, descuartizándolos y enterrándolos en fosas comunes.

 

Lo que ignoraban quienes se quejaban, era que las tropas de las AUC que habían llegado a Arauca, enviadas desde el Departamento de Córdoba, el Urabá Antioqueño y el departamento del Cesar por el Estado Mayor de las AUC, lo habían hecho atendiendo órdenes del propio Presidente Álvaro Uribe.

 

Aún lo peor estaba por venir, el primero de enero de 2004 había tomado posesión como Gobernador del Departamento de Arauca el señor Julio Cesar Acosta, quien había sido financiado y apoyado en su campaña por el Mellizo Miguel Ángel Mejía Múnera, jefe del bloque Vencedores de Arauca de las AUC. Con este hecho arreció la violencia en Arauca, siendo, en muchas ocasiones, el propio gobernador quien le indicaba a los paramilitares a que personas debían asesinar. En el Departamento de Norte de Santander la ofensiva paramilitar, que se inició en dos fases, la primera en 1999 y la segunda desde los primeros meses del año 2002 liderada por el ex Capitán del Ejercito Alberto Pérez Betancourt alias “Camilo”, contó con el apoyo del Batallón Comuneros 36, también colaboraron los Batallones No. 45 de Tibú, el Batallón No. 5 Galán, el Batallón Mecanizado Grupo Maza y el Móvil Contraguerrilla Guanes, todos adscritos a la Fuerza de Tarea Catatumbo. De la misma forma en que sucedió en Arauca, las masacres realizadas por los paramilitares en La Gabarra y Tibú aterrorizaron a los habitantes de la región, donde también fueron masacrados ciudadanos venezolanos que los paramilitares traían de las poblaciones fronterizas de Venezuela. Aún hoy en día, restos de ciudadanos venezolanos permanecen enterrados en fosas comunes en La Gabarra. De igual manera la familia de la esposa de Jorge Noguera, la familia Flores Faillace radicada en Cúcuta, sirvió de puente con sectores de la oposición del Estado Táchira. Durante el año 2003, Jorge Noguera viajó con frecuencia a Cúcuta e ingresó sin dejar registro a Venezuela, con el propósito de reunirse con personas de la oposición en el Táchira, el señor Iván Roa era su apoyo.

 

En el año 2003, Jorge Noguera creó un grupo especial, y clandestino, el cual tenía la misión de infiltrarse en Venezuela para, supuestamente, ubicar miembros de la subversión refugiados en este país. La creación de este grupo fue encargada a Jacqueline Sandoval Salazar quien como premio por este trabajo, inicialmente fue ascendida a Subdirectora de contrainteligencia y luego a Directora General Operativa. Jacqueline Sandoval en la actualidad es directora el DAS en Antioquia. Este grupo operaba desde Norte de Santander con la colaboración de Jorge Enrique Díaz quien fue relevado de su cargo de director del DAS en Norte de Santander, para que se dedicara a operaciones clandestinas dentro de Venezuela, por encargo de Jorge Noguera. En abril del año 2005, Díaz fue hallado asesinado en La Fría, Venezuela, junto con el cadáver del Sargento Celis, quien trabajaba con la división de inteligencia del Ejército colombiano.

 

Entretanto en la Guajira, el DAS trabajaba de la mano con el Bloque Norte en un plan dirigido a desestabilizar al gobierno venezolano. En realidad el único interés que podrían tener narcotraficantes y autodefensas(fenómenos ilegales que prácticamente eran lo mismo) en Venezuela era la utilización de su territorio y sus costas para el transporte de droga, aprovechando esta coyuntura fue que sectores de la oposición venezolana (sobretodo personas que conformaban lo que se denominaba el Bloque Democrático), les propusieron que apoyarían las actividades de narcotraficantes y paramilitares colombianos en Venezuela, a cambio de que estos los apoyaran en su propósito de derrocar al gobierno de Hugo Chávez. Entre los años 2001 y 2002 la oposición venezolana había diseñado un plan encaminado a lograr sus propósitos, el cual tenía tres componentes:

 

-Boicotear el aparato productivo venezolano con el fin de crear una crisis económica que creara descontento social.

 

-Adelantar una ofensiva contra el gobierno de Hugo Chávez en los medios de comunicación.

 

-Asesinar a líderes del gobierno venezolano con el propósito de crear zozobra en el gobierno y el país en general. En el plan se contemplaba el asesinato de: Jesse Chacón, Ministro del Interior y de Justicia, Isaías Rodríguez, Fiscal General, José Vicente Rangel, Vicepresidente de Venezuela y Hugo Chávez Frías, Presidente de Venezuela.

 

En mi labor como enlace de Jorge Noguera con el bloque norte (lo que en Colombia coloquialmente llaman lleva-y-trae) los mensajes, información o cualquier otra cosa que debiera entregar o recibir, lo hacía, entre otros, a través de Jorge Castro Pacheco (Senador colombiano hoy en día preso por conformación de grupos paramilitares) quien era hermano de Augusto “Tuto” Castro Pacheco uno de los hombres de mayor confianza de Jorge 40. Fue por medio de este canal (A través de Jorge Castro y de mi) que el jefe del bloque norte le solicitó a Jorge Noguera la participación del DAS en este plan conspirativo, informándonos de la alianza con la oposición venezolana y la existencia del plan con sus componentes y objetivos. Sin embargo, cuando le informé, ya Jorge Noguera estaba al tanto de todo, fue por él que me enteré que uno de los cerebros de esta conspiración era el entonces Ministro del interior y de Justicia de Colombia, Fernando Londoño Hoyos y que la entonces Ministra de Defensa, Martha Lucía Ramírez, también era partícipe de este siniestro plan.

 

En el año 2003 el alcalde de Santa Marta Hugo Gnecco Arregocés (quien en elaño2005 sufrió un atentado en Maracaibo, lugar donde se ocultaba de las autoridades colombianas, y posteriormente fue entregado a estas por el gobierno venezolano) fue suspendido de su cargo por parte de la Procuraduría General de la Nación. Por tratarse de que Santa Marta es uno de los municipios colombianos que ostenta la categoría de Distrito Especial, quien debía designar el reemplazo de Gnecco Arregocés como alcalde era el Presidente de la República. En realidad quien se encarga de estas situaciones, cuando se presentan, es el Ministerio del Interior y de Justicia y el Presidente lo que hace es firmar el decreto correspondiente.

 

Debido a que Santa Marta era la ciudad natal de Jorge Noguera y mía, Fernando Londoño Hoyos, Ministro del Interior y de Justicia de ese entonces, le ofreció a Jorge Noguera que recomendara a una persona, la cual Londoño se encargaría que fuera nombrada por el Presidente Uribe como Alcalde de la ciudad. Este ofrecimiento lo hacía Londoño como premio e incentivo para Jorge Noguera por su colaboración, en ese entonces, presente y futura en la conspiración contra el gobierno de Hugo Chávez.

 

Conocí muy de cerca lo relativo al ofrecimiento de Fernando Londoño y su motivación, puesto que la persona que Jorge Noguera recomendó, cuya hoja de vida le entregó al Ministro, fue a mi esposa Liliana Del Castillo. Afortunadamente para mi esposa y para mí, en el último momento a Jorge Noguera y a mí nos dio mucho susto la enorme responsabilidad que esa Alcaldía representaba y declinamos el ofrecimiento. Hoy en día Fernando Londoño Hoyos, quien tiene un programa radial matutino en la cadena radial Súper y publica una columna de opinión en varios medios de comunicación nacional, y Martha Lucía Ramírez, quien es senadora por el partido de la U (fundado por Juan Manuel Santos, Ministro de defensa) y ha hecho pública su intención de aspirar a la Presidencia de Colombia, son enemigos acérrimos del Presidente Hugo Chávez y de su gobierno.

 

En varias ocasiones opositores venezolanos se reunieron con Jorge40 en el Estado Zulia en Venezuela, coordinando la ejecución de este plan. A algunas de estas reuniones asistió Jorge Noguera, fue él quien me informó de la celebración de estas reuniones. A partir de lo anterior el bloque norte de las autodefensas comenzó a incursionar y ejercer control en zonas fronterizas del estado Zulia apoyado por opositores venezolanos, quienes permitieron la utilización de haciendas de su propiedad en zonas fronterizas para almacenar y ocultar drogas (cocaína), dólares, armas y explosivos.

 

Cargamentos de cocaína eran introducidos desde la Guajira hacia Venezuela a través del paso fronterizo de Paraguachón, esto lo hacían detectives del DAS bajo la dirección de Luz Marina Rodríguez, quien en ese entonces era directora del DAS en el Departamento de la Guajira y actualmente es Directora General Operativa en ese organismo, con la colaboración de miembros de la policía de carreteras y de un funcionario del Ministerio de Transporte de apellido Pedraza, quien hoy en día ocupa un alto cargo en esa entidad. En Venezuela se contaba con la colaboración de Frank Joaquín Morgado, quien era jefe antinarcóticos de la Guardia Nacional Venezolana y de Pedro Luis Martin Olivares. De igual manera se introdujeron armas y explosivos por esta vía.

 

El Mapa de la conspiración dentro del DAS

 

Entre los funcionarios del DAS que conocieron y colaboraron en esta conspiración contra el gobierno venezolano están:

 

Giancarlo  Auque  D’Silvestri: Era el secretario General del DAS y estuvo encargado de la Dirección General de Inteligencia, participó en el plan que llevó a la ubicación y captura de Rodrigo Granda en Venezuela.

 

Gonzalo García: En aquel entonces oficial del Ejército Colombiano (trabajaba en inteligencia) que fue encargado por Jorge Noguera de la Dirección General De Inteligencia del DAS.

 

 -Edna Lucía Vélez: Era asesora (creo que aún lo es) de la dirección del DAS. No solo conoció de este tema sino también de todos los delitos que cometíamos.

 

 -Jimmy Nassar: Era asesor de la Dirección del DAS, consiguió las armas y explosivos que ingresaron ilegalmente a Venezuela.

 

-  Adriana Vivas: Era la jefe de prensa del DAS en aquel entonces, actualmente trabaja con Juan Manuel Santos en el Ministerio de Defensa como jefe de prensa.

 

Oscar Galvis: Actual  jefe de prensa del DAS, jugó un papel crucial en la manipulación de información y medios cuando sucedió la captura ilegal de Rodrigo Granda en Venezuela.

 

-Luz Marina Rodríguez: Actual Directora General Operativa del DAS, fue directora regional en el departamento de La Guajira para la época del complot y colaboró de manera decidida en este.

 

-Inírida Pérez: Actual directora regional del DAS en uno de los departamentos de la Costa Atlántica(no preciso cual), reemplazó a Luz Marina Rodríguez en la dirección del DAS en el departamento de La Guajira.

 

-Jacqueline Sandoval: Actual directora regional del DAS en Antioquia, trabajaba en la dirección de inteligencia, creo el grupo secreto que se infiltró en Venezuela.

 

-Lilia Babativa: Actual Subdirectora de Asuntos Migratorios del DAS, colaboraba para ingresar personas ilegalmente a Venezuela.

 

-María Claudia Montoya: Hija de Raúl Montoya, era la jefe de asuntos internacionales (no sé si todavía lo es), ayudaba a la oposición venezolana en las gestiones diplomáticas en contra del gobierno del Presidente Chávez.”

 

Esperamos muy confiados que las autoridades venezolanas actúen ante estas evidencias y logren traer al país a ese sujeto o interrogarlo en su propio país, quien no creemos que ande elucubrando y menos si se toma en cuenta que los órganos de justicia del vecino país lo condenaron a 18 años de cárcel y la casi totalidad de las personas que él ha mencionado como integrantes activas de los planes criminales del DAS al interior de su propio país u otras tantas estrechamente vinculadas al narcoparamilitarismo, fueron juzgadas, sentenciadas y encarceladas.

 

(*)  www.aporrea.org/ddhh/a191190.html

 

rioliverr@gmail.com Respuesta rápida



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3764 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a191425.htmlCd0NV CAC = Y co = US