La Contraloría Nacional debe participar en la Contabilidad Comercial

Hasta ahora la Contraloría General de República sólo ha ejercido un control posféstum; eso debe perfeccionarse, máxime cuando ya y hasta descaradamente los comerciantes se están despachando y dando el vuelto: Tienen  como funcionarios privados a los contables a quienes autónomamente usan para todo de tipo de artimañas contables, al punto de asentar y producir estados financieros sólo favorables a  la empresa que los contrata so pena de ser despedidos y  mal recomendados.

¿Cómo debe ser esa participación de la Contraloría Nacional en la Contabilidad empresarial pública y privada? Mediante el control ex ante de todos los formularios que sirvan de asiento de todo tipo de movimientos patrimoniales y no sólo de los conocidos libros en blanco de contabilidad que deben ser anualmente notariados, enumeradas sus páginas “en blanco” de cabo a rabo, pero hasta allí.

Se trata de que los formularios diarios (facturas) que soportarían los estados de costo, los de “Ganancias y Pérdidas”[1] y los del Balance General anual, todos ellos, deben ser sometidos a estudios y convalidaciones previas porque esos asientos y registros diarios y periódicos deben ser perfectamente asimilables a “contratos” de compra venta, aislada y necesariamente así considerados, como se viene haciendo con el paquete de ellos presentados globalmente como estados generales y envolventes que sólo auditorías ex post muy exhaustivas permitirán detectar anomalías diversas, de esas que tanto caracterizan  la contabilidad burguesa.

 


[1] Un contable de la derecha y proburgués hasta la cacha me confesó que él sugería que el estado de Ganancias y Pérdidas debería ser llamado: Estado de Ganancias”, a secas, porque eso de pérdidas resulta inverosímil, comercialmente hablando.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1182 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: