¿La contrarevolución dentro de la Revolución...?

La prédica persistente del Comandante Hugo Chávez por la unión del pueblo, por la organización popular en todas las instancias de vida del venezolano en general, trabajadores, educadores, prestadores de salud, campesinos, profesionales, servidores públicos, militares y, en fin, el venezolano del común, el pueblo todo, sólo lleva el mensaje trascendente para que a partir de allí sea posible convertir en realidad muy concreta la participación y el protagonismo de la comunidad nacional en la conducción y orientación del ejercicio del poder para el mejor beneficio de todos sin exclusiones de ninguna naturaleza, en justicia plena y dentro del marco del derecho soberano que como país tenemos para decidir nuestros propios destinos, sin las injerencias externas que siempre han encontrado el apoyo de lacayos de toda especie, las cuales por años no han hecho otra cosa que robarnos nuestras riquezas sobre la base de imponernos gobiernos asesinos y serviles.

Pero la praxis nos está indicando que pareciera que no es suficiente la palabra del líder del proceso de cambios para producir mecanismos que hagan factible la urgente organización del pueblo y más allá de ello que su voz y sus propuestas sean escuchadas para hacer efectiva una democracia que apunte a que sea él el único protagonista de su propia vida y de su propia historia. El equipo que lo acompaña hace evidente en muchas áreas que no todos sus integrantes comparten la convicción de sus planteamientos de organización del pueblo y menos aún en que éste asuma el poder por vía de su participación activa en las decisiones gubernamentales. En lo absoluto respaldan la conformación de un gobierno de corte popular y, por supuesto, ya habrán acordado alguna estrategia subrepticia para dar al traste con la construcción del socialismo del siglo XXI que aúpa con entusiasmo subyugante el propio Presidente Chávez. Ejemplos sobran a granel, los hay en todos los programas gubernamentales que se han puesto en marcha y más allá de que ha habido significativos, trascendentes e indiscutibles logros en la implementación de esos programas, los hay en distintos grados de expresión, desde aquellos donde no quedan dudas de que se actúa exprofeso para el sabotaje, lo cual es denunciado sin ambages a través de las propias instancias del Estado y de otras que le son afectas, como los medios de comunicación alternativos que hoy existen en cantidades muy importantes a lo largo y ancho del territorio nacional, cuya relación no tiene sentido hacerlas aquí porque son innumerables, hasta los que ponen de manifiesto una conducta cuartorepublicana perversa, como lo es la desidia, el burocratismo y la corrupción en grados sorprendentes.

En días recientes y esto lo recogemos para dar una sola muestra de la gravedad del problema, escuchamos en VTV con inmensa estupefacción a una dirigente de pequeños empresarios y cooperativistas denunciar lo que ella ha comprobado que es totalmente falso, que algunos funcionarios muy cercanos al Presidente le han dicho, palabras más, palabras menos, “que tal o cual problema no es conveniente planteárselo a él porque entra en cólera…!”

Uno de esos comportamientos incompatibles con las aspiraciones de un pueblo que intenta con gran esfuerzo transitar el camino de la dignificación y de la conquista de una patria donde prevalezca la justicia y su crecimiento y formación conforme a los dictados de la racionalidad, la equidad y la moral en su más alta manifestación, lo estamos viendo en CONATEL con el equivocado y muy sospechoso papel que está jugando como órgano rector y vigilante de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión frente a las reiteradas y graves violaciones de ésta por los distintos canales y emisoras privados de TV y lo que es peor aún, el silencio de los cementerios que adopta ante las centenares de denuncias que por ello les ha venido formulando la ciudadanía.

Nos parece bien importante respecto a lo que hemos planteado, transcribir en lo que sigue fragmentos de las denuncias que sobre dicha Comisión de Telecomunicaciones ha formulado a través de este medio el reputado escritor venezolano Luis Brito García, bajo el título “El día que Conatel derogó la ley Resorte”, sobre las cuales no creemos necesario hacer más comentarios, pues son muy claras y muy firmes en el objetivo que persigue al hacerlas, el cual no es otro de que el gobierno tome cartas en el asunto y en lo inmediato reestructure la gerencia de dicho ente gubernamental con profesionales que sepan defender y hacer cumplir las disposiciones de la referida ley.

Veamos partes de las denuncias de Brito García (copia textual): ; &nb sp;

“El memorable antecedente de dicha Ley es la prohibición de publicitar alcohol y tabaco en los medios audiovisuales, sancionada por el presidente Luis Herrera Campins. Vedando la incitación a fumar se anticipó a las restricciones impuestas en Estados Unidos, donde los tribunales condenaron a las tabacaleras a indemnizar a las víctimas de enfisema y cáncer pulmonar con más de 300 mil millones de dólares. Al prohibir la propaganda de bebidas alcohólicas, Luis Herrera combatió un problema de salud pública, deterioro familiar y violencia social. Caro le cobraron ambas medidas. Hasta hoy está vetado en los medios audiovisuales. Desde entonces el único vestigio de orden impuesto a éstos ha sido la prohibición de publicitar tabaco y licor. Desde entonces su meta constante ha sido publicitar licor y tabaco y tumbar presidentes, hasta que tumbaron a un Presidente durante 48 horas y plagaron de publicidad alcohólica los canales durante 48 meses…

El segundo gran intento de regular a los medios audiovisuales es la Ley Resorte. Torpedeada con mil contrabandos para inmunizar contra ella los canales por suscripción y la publicidad de licor y de tabaco, inaugurada su discusión con trompadas y sistemáticamente saboteada por la oposición golpista, fue por fin sancionada en medio de una generalizada sospecha de que aquello era demasiado bello para ser cierto. Pues una Ley no es Ley hasta que no se aplica, y existe una sola forma de aplicar la ley, pero miles de no aplicarla… Llevo colaborando con la formación de la Ley Resorte desde sus primeros borradores hasta hoy, formo parte de varios comités de usuarios, he cursado varias denuncias, y hasta el presente no sé de un solo caso en que Conatel la haya aplicado. Denuncia presentada, o ignorada, o denegada. Inabordables. Inaccesibles. Inasequibles. Intransitables. Inmarcesibles. Impasibles. Inalcanzables. Infranqueables. Impenetrables. Irrespirables. Infumables. Intocables. Inconmovibles. Inalcanzables. Inamovibles. Así son los funcionarios de Conatel para los venezolanos, miembros de comités de usuarios y sin billete que le exigimos la aplicación de la Ley…

¿Qué se necesita para ser atendido por Conatel? En artículo anterior informé que la Asociación de Productores de Televisión (TAP) de Estados Unidos solicitó audiencia a Conatel para que la autorizara a violar la Ley Resorte permitiendo la publicidad de licores en televisión.

La TAP (WWW.TAPLAT.ORG) representa a los siguientes canales transnacionales: Animal Planet, A&EMundo, AXN, Boomerang, Canal Fox, Fox Kids, Cartoon Network, Casa Club, Cinemax, CNN Español, Internacional y CNN Money, Discovery Travel and Adventure, Disney Channel, E! Entertainement, ESPN International, Fox Sport, Fox Kids, JETIX, HBO, History Channel Latin America, MGM Network, National Geographic, Nickelodeon, People and Arts, SONY, TNT, USA Network, VH1 y Warner. No cito su capital, porque los ceros no cabrían en esta página. En menos que canta un águila Conatel levantó un cuarto de siglo de prohibición y demolió la tarea legislativa en materia mediática del proceso venezolano, con una “providencia administrativa” por la cual los canales transnacionales “quedarán exceptuados de las restricciones establecidas en el artículo 9 de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, siempre que no se trate de los supuestos a que se refieren los numerales 1, 3, 4, 5, 6, 7 y 8 del artículo 9 de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión”. Para ser apoyado por Conatel, basta entonces con ser estadounidense, productor televisivo y multimillonario. Como decía Neruda de Betancourt: “Ojos y oídos para Norteamérica. Para su propio pueblo, sordo y ciego”.

En su frenesí por complacer a las transnacionales de Estados Unidos, Conatel olvidó que la Ley Resorte en su artículo 2 califica a sus disposiciones como de “orden público”, y funda las prohibiciones de su artículo 9, incluida la de la publicidad de bebidas alcohólicas, en motivos de “orden público”…

Como es comprensible, el Grupo Polar introduce demanda exigiendo ser también exceptuado de cumplir la Ley Resorte. Seguirán las tabacaleras, y el cartel de Medellín. Comienza un año electoral, y lo único que tiene la oposición golpista para tumbar al Presidente son los medios audiovisuales privados, y lo único que éstos necesitan es que Conatel les tumbe la Ley Resorte. El golpe avisa, y yo también.”

oliverr@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2609 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a19053.htmlCd0NV CAC = Y co = US