La revolución bolivariana-chavista y “tirios y troyanos”

Como somos algo lerdos para comprender pasamos a buscar eso de tirios y troyanos; según eso que denominan como güiquilique la frase tiene algo que ver con una historia de héroes en la novela la Eneida escrita por un musiú a quien llaman Virgilio sobre un zarao en Troya por aquellos lares del mar Egeo que queda circundando una península que mentan como Grecia. Al parecer se refiere a la arrechera que se tenían los tirios cuando veían a unos troyanos; algo así como cuando la MUD se ha sentado en la mesa de conversa con Nico y su combo para tratar de comprenderse unos con otros. Que na! Que la Historia se repite, dirían los seguidores de la contra-la-evolución-histórica.

Claro cuando nos atrevemos a utilizar la frase de tirios y troyanos como denominación socio-política e ideológica para el caso de Venezuela y, específicamente, para la Revolución Bolivariano-chavista, nos estaríamos refiriendo a los revolucionarios y algo-revolucionarios versus los escuálidos, guarimberos & terroristas. La cosa no es tan sencilla porque tendríamos que exponer quien es quien en ese pasticho sociológico y político además de ideológico; lo reiteramos pero no vamos a entrarle a esas explicaciones porque el texto se volvería extremadamente aburrido. Nuestras malas intenciones, muy malas, por cierto, es desplegar una serie de ideas que bullen en nuestros malos pensares sustentados en caminares por la vía que han tenido algún impacto en nuestras actitudes cotidianas.

La Revolución Bolivariana es un proceso histórico. Es ese proceso histórico cual podríamos ubicarlo en antaño, en aquellos caminares que decidieron un grupo de los hoy denominados como héroes de la Independencia que llevaron a su final término el objetivo fundamental cual fuera la expulsión efectiva de la dependencia en coloniaje que impondría la Corona hispana en la geografía de real-territorio de la denominada Venezuela. Aquellas realidades en desarrollo fueron una y la revolución independentista porque alcanzó cambios profundos que permitieron la constitución efectiva con todas sus limitaciones temporales de la República venezolana. Aquella revolución se la ha calificado como Bolivariana porque se sustentó en el ideario de don Simón Bolívar cual fuera, parcialmente, por lógica real, desglosado, dicho ideario, por el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías en su relación dialéctica con las realidades temporales de vida revolucionaria del propio Chávez Frías. Ello es muy importante comprenderlo para poder evitar un mezclote ideológico que más que colaborar con el actual proceso revolucionario lo empantana en su praxis colaborando, por lógica, con elevar murallas más de carácter ideológicas que de una praxis realista cual se debería sustentar entre lo real-interno conjuntamente con las influencias externas como ha sucedido, históricamente, en todos los procesos revolucionarios pero con características socialistas, humanistas, independentistas y de real democracia participativa.

¿Por qué estamos entrando en zona pantanosa?. La verdad que es una razón subjetiva pero que nos está obligando a expresar nuestros pensares como terapia personal vista realidades que, aparentemente, no estaríamos percibiendo en las actuales realidades de cambios profundos en etapas diferentes a las pretéritas vividas. En nuestros comienzos de lecturas de una bibliografía incompleta sobre aquellas realidades históricas, porque fueron históricas, de la expresión de la política revolucionaria en armas de aquellos años de la década de los años 60 del siglo próximo pasado cuando se expresaron, obligatoriamente, en el marco de la Historia de la Patria, aquellas realidades inevitables saltando al consciente, inmediatamente, inquietudes cuando nos confrontamos con los actores de aquellas realidades revolucionarias como lo pudimos percibir en las conferencias dictadas por profesor e historiador, Henry A. Navas, experto historiador de la insurgencia junto al historiador quien está profesionalmente dedicado al estudio de la contra-insurgencia, el profesor Adolfo E. Rivera M. quienes, por invitación, del Instituto de Altos Estudios Diplomáticos, Pedro Gual, institución adscrita al Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores, ubicado en la esquina de Santa Capilla, expusieron realidades objetivo-revolucionarias en referencia a ambos temas en mención. (La próxima conferencia será el próximo día miércoles 18 de junio del año en curso en la misma institución)

Fueron didácticas ambas conferencias cuales dejaron un buen sabor de boca como el buen vino criollo-larense. Buen ambiente y profundo respeto a todas aquellas expresiones reales e históricas que ambos ponentes iban desglosando al auditórium comprometido con la Revolución Bolivariana desde tiempos pretéritos. Era evidente que el auditórium deseaba intervenir, complementar, discurrir y discutir pero, según pudimos percibir, los exponentes propusieron realidades que, en nuestro personal criterio, poco se trabajaron en aquellos momentos de Lara, Falcón, Yaracuy, Maturín y pare usted de exponer, por ahora. Aquel era un auditórium que nos permitió ver, observar y tratar de conocer realidades objetivas que, en las actuales circunstancias, son de obligación resolver y solucionar por las altas esferas sí es que se siguen doctorando en revolución. Pero aquellos momentos, posteriormente, nos retrotrajeron a reflexiones de caminares en aquellas orillas del otro lado del Atlántico para poder comprender los porqué de las contradicciones.

Como primera conclusión, nos alcanzamos un primer resultado: la ideología es más pesada que las armas. En segundo paso muy importante podrían ser las opiniones personales como factor, en las actuales realidades, sensibles y aún no superadas. En último término, podría ser que todo ello se expresarían por las lógicas consecuencias de aquellas realidades pretéritas e inconclusas en sus profundas contradicciones que no se corresponden desglosar ni analizar en este texto propuesto.

En el marco de ese contexto, como lo exponíamos más arriba, nos sentamos, en el reposo del analista, a recordar sobre ciertas circunstancias que se nos permitieron escuchar en lejanas tierras europeas cuales, en aquellos momentos, nos sorprendieron seriamente y que actualmente nos permiten confirmar que todo grupo humano está compuesto por seres sociales con sus propias contradicciones sociales, intelectuales, culturales, personales y sicológicas que permiten que sobresalga y resalte el verdadero carácter del líder. Entre las personas involucradas en aquellos particulares diálogos nos permitimos mencionar al Campesino y al Gordo Hugo. No vamos a exponer a la figura que estaba enfrente a ambas realidades revolucionarias pero aquellos pensares se expresaron con la debida contundencia debida. El Campi sabía que estaba marcado. Aquella realidad del Centro Simón Bolívar la tenía en sus pensares pero era un revolucionario comprometido, directo y contundente en sus decisiones personales. El Gordo Hugo con sus comportares siempre nos expresó sus decisiones; nada lo hacía cambiar de rumbo, era comprensivo y dialogante. ¿Por qué nos atrevemos a mencionarlos?

En alguna ocasión cuando fungíamos como asesor de la Comisión de Política Exterior de Diputados en comisión de servicio procedente de la Cancillería, se celebraría una reunión de combatientes de aquellos años arriba en referencia en el estado Falcón. Lo curioso de la referencia fue que aquel diputado que ejercía como Vicepresidente de la Comisión, adeco de uña en el rabo, asistió a la misma, curiosamente. Nos comentó a su regreso sobre la presencia de Magoya y de otros guerrilleros ya viejos. El bien conocido Magoya de quien Baltazar Ojeda Negretti (aka: Elías) nos comentaría en algún lugar de las Europas que tenía la virtud de mimetizarse, según el propio adeco, no supo controlar esa pelea de gallos en la cual se convirtió esa reunión. Era aquella reunión importante, según las malas lenguas, porque sería la primera vez que, públicamente, el país podría leer en prensa sobre las realidades pretéritas que se desarrollaron en aquellos años 60. La susodicha reunión, probablemente, tenía que realizarse; tenía que desarrollarse con todas sus contradicciones de lógica histórica; tenían que exponerse pensamientos retenidos tanto en el inconsciente como en el consciente; aquel akelarre, porque sería un akelarre, se expresó en confrontaciones, en desacuerdos, en denuncias y en rechazos a ciertos personeros presentes pero lo importante sería que se celebrara y se celebró.

Pero, nos preguntamos: ¿se ha caminado hacia el verdadero fondo y realidad objetiva del problema intra-insurrección que ha surgido, en los diferentes tiempos históricos, de las lógicas contradicciones estructurales? ¿Son esas contradicciones ideológicas, es decir, de concepción revolucionaria; de carácter político-partidista; de influencias internas y externas; y/o, sencillamente, personales? En alguna ocasión, ciertas realidades nos acercan a aquella realidad de la República española y franquista cuando había más generales que tropa porque, como bien nos lo expresaba algún participante de la conferencia arriba mencionada, que se pacificaron los comandantes pero se olvidaron de la tropa. Entonces, nos inquirimos: ¿en el marco de la Revolución Bolivariano-chavista, la dirigencia se ha olvidado ya no solo de la tropa sino también de los comandantes? Sí ello es verdad, es una verdadera vergüenza contra-revolucionaria.

Pero dejemos en el tintero cualquier pensamiento negativo porque estamos en revolución pero diferente a aquellas realidades histórico-temporales de aquellos años pasados; avoquémonos a los actuales caminares pero con la misma energía de aquellos tiempos, con la misma mística a pesar de realidades en curso, se sabe que la revolución es de todos y todas y no de unos cuantos, de los presentes y los familiares de los ausentes, de los comandantes y de toda, toditica, la tropa porque esta Revolución Bolivariana, en su primera etapa, y chavista en su segunda etapa comenzó en aquel proceso de la Independencia pero que se impulsó, profundamente, en aquellos años 60, en los 70, en los 80 y 90 y nadie les quita lo bailao!!!...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1113 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a189934.htmlCd0NV CAC = Y co = US