Volví a soñar con Chávez, ¡Carajo!

Malos augurios Sargento General, me dijo a penas nos vimos, cuando llegó a una asamblea de puros descamisados y patas en el suelo en un barrio muy pobre, que ni siquiera llega barrio adentro y muchos menos la negra Hipólita. Te cuento que me tienen arrecho, allá todavía no he podido descansar ni un segundo de mi eternidad. Habrá dos muertes repentinas en estos próximos días, una será ejecución, van a ejecutar a un hijo de la revolución y lo peor que por sus propios hermanos de la revolución. Y la otra muerte, es que yo me llevaré al ejecutor apenas lea el mensaje que le enviaré.

¿Qué vaina es esa? Pregunto Yo, Hugo Chávez desde aquí en mi eternidad y por medio de esta materia que escribe. No desvíen el legado del chavismo, no desvíen la herencia política revolucionaria. ¡No joda! O me veré obligado a arrancarlos físicamente del protagonismo de manera individual. Llevármelos uno a uno, para que me hagan compañía en el sitial, donde estoy penando por culpa de ustedes. Y no precisamente a tiros, hay muchas maneras de arrastrarlos hasta mi sitial, viciosos, ambiciosos y corruptos. No es mentira que hasta bebiendo un vaso con agua, muere la gente.

En el sueño, lo observé demacrado. Tenía el ojo derecho muy irritado, que casi le echaba sangre por la córnea. Ya no estaba hinchado, ni gordo por los esteroides; más bien se veía con una contextura flaca, pero demasiado cansado mas no quiere descansar. Me dijo que ahora es cuando van a saber de Hugo Chávez. Voy a meterme en el sueño de todos. Haré que todos sueñen conmigo. Muchos por supuestos, no despertaran.

¿Por qué hacen circos? Cuando en honor a la verdad, deben más bien, despojarse de esas riquezas mal percibidas, y entregárselas al pueblo pobre. ¿Qué creen ustedes que es el socialismo cristiano? Ese que sembró Jesucristo nuestro Redentor y que reafirmó ante el Emperador Poncio Pilato, diciendo que sí, él es el Rey de un sistema que viene del cielo y no de los hombres.

Quien tenga ojos que vea y quien tenga boca que hable y no calle nunca. Hagan que las piedras hablen. Exijan la igualdad entre todos. Apliquen la revolución popular entre todos, sin llegar al anarquismo, hagan que los de arriba obedezcan a los de abajo y más nunca estén por encima de ustedes.

Gobiernen con sabiduría, con inteligencia comunitaria, que las comunas impulsen la producción agrícola popular urgente. Que todos siembren así sea una matica de caraota en el patio de sus casas. Ya basta de ser un país rentista burgués, que solo parasitamos con la venta del petróleo que por cierto es más lo que se roban que lo que le dan al pueblo. ¡He dicho! ¡Que no les caiga de sorpresa, pues!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4181 veces.



Ysaac Jacobo Mosqueda

Representante de la Fundación Por La Dignidad de Aragua. Luchador Socialista. Militante del PSUV. Miembro de la vieja vanguardia del MBR (Paracaidista 76-86).

 yjmosqueda@gmail.com      @ysamosqueda

Visite el perfil de Ysaac Jacobo Mosqueda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ysaac Jacobo Mosqueda

Ysaac Jacobo Mosqueda

Más artículos de este autor