Y ese río de la abstención

Esa fotografía del 4-D sin pueblo

Seguramente, sería muy apropiado asumir los resultados electorales del 4-D como la imagen o contenido de una fotografía o paisaje constituido por: un río brusco y triste con nombre de mujer –ABSTENCIÓN- de 75 u 80%; una alborozada muchachada -la absoluta mayoría Chavista en la Asamblea Nacional- mirando de reojo al río, mientras se apresta a tomar sus curules y unas malas reproducciones de fantasmas y aparecidos –líderes de la oposición- guarecidos en CMT, GLOBOVISION, RCTV, VENEVISION y TELEVEN. Fotografía que sintetiza un hecho histórico de carácter múltiple, integral, dialéctico, que ameritará cada día más de estudio, análisis y consideraciones desde donde podamos evaluar y valorar, entre otras cosas, las causas que explican la presencia de un río tan caudaloso. Donde se pueda detener la mirada por un buen rato en la sonrisa de la muchachada, en sus gestos, en como acomodan sus cuerpos al curul. Medir cuanto de sencillez o prepotencia acompaña la mirada del nuevo o viejo representante del pueblo bolivariano. Convencernos que esa muchachada, ese ejercito de diputados y diputadas, guardaran en la cartera la fotografía del 4-D, como se guarda el retrato arrugado de la abuela, el escapulario o la pepa de zamuro.

Es necesario mirar una y mil veces la fotografía del 4-D para descubrir mediante esa dinámica, que aspectos de la misma son familiares, llegan mas adentro en el arsenal de los recuerdos mientras la vida pasa. Es muy importante saber que tanto de la presencia o caudal del río abstencionista nos pertenece como herencia, castigo o consecuencia burocrática. Es más, cuando observo las imágenes allí recogidas, casi no tengo tiempo para mirar las fantasmagóricas figuras de la oposición y los medios privados de comunicación. Solo me limito a la inmensa muchachada junto al río ¿Será que mañana, pasado los años, el río ocupará más espacio y la muchachada menos...?

Todos tenemos alguna foto de la adolescencia, de las vacaciones, de la vida. Lo cual nos permite recordar momentos pasados gracias a una serie de imágenes que nuestro cerebro va enlazando. Esa fotografía del 4-D será cada día más valiosa si diputados, ministros, coordinadores y miembros de misiones; así como alcaldes, gobernadores y dirigentes de los partidos o organizaciones populares Chavista, la tomamos como un lienzo aún sin terminar, y cada día, en cualquier ocasión, instrumentamos formas y maneras transparentes de hacer política, de implementar valores y principios que enalteciendo el protagonismo de este pueblo, nos permitan, como un solo artista o una sola voluntad, borrar el río del paisaje, achicando a su vez las figuras fantasmagóricas y colocando en un grande espacio a esa mujer hermosa denominada: SOBERANÍA POPULAR.

Que no pase que un día, en un museo cualquiera del mundo exista un lienzo referido a nuestro proceso y su única imagen sea un inmenso río desbocado con cosas que una vez fueron cuerpos humanos; con siluetas fantasmagóricas que aparecen renovadas y unos tres o cinco parlamentarios (de aquella muchachada del 4-D) haciendo negocios con una nueva muchachada justiciera y neo-adeca. Una fotografía sin vanguardias, partidos u organizaciones dignas de llamarse bolivarianas.

Luis Villafaña
Movimiento 13 de Abril M13 - Proyecto NuestrAmerica PNA
C.T.R. León Trosky


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3658 veces.



Luis Villafaña


Visite el perfil de Luis Villafaña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: