¿Cuáles son los costos justos de las mercancías?

¿Quiénes son los capitalistas?

Por definición, capitalista es el dueño de la riqueza burguesa que la emplea para la contrata de trabajadores asalariados. En principio son ricos o adinerados que compran medios de producción, compran fuerza de trabajo con la finalidad de que la empresa correspondiente fabrique determinadas mercancías.  En este sentido resulta perfectamente válido decir que la lucha clasista burguesa es una realizada entre ricos y pobres.

 

Vale decir, se ha tratado de comerciantes muy prósperos o muy ricos que dejaron de comprar mercancías a terceros y vieron una mayor rentabilidad en su fabricación por su propia cuenta[1]. El ejercicio de comerciante o de banquero no representa trabajo productivo, pero, algunas funciones comerciales y bancarias   agregan valor y plusvalor, ya que esas tareas pueden ser asimiladas a prolongaciones del proceso de trabajo productivo de fábrica con sus respectivas cuotas de asalariados. Esto convierte a los ricos comerciantes y banqueros en los dos restantes eslabones de la cadena

D-M…P-M’-D’ representativa de la Circulación del Capital[2].

 

Las fortunas acumuladas por la usura comercial[3] les vinieron al pelo. Tales empresas capitalistas fueron prosperando también en lo cuanto y lo cualitativo. De manera que el concepto “capitalista” es histórico como cualesquiera otros fenómenos universales.

 

Ahora bien, la compra de las fuerzas productivas no tiene por qué realizarla personalmente el rico, la puede realizar otro trabajador o trabajadora a quienes él contrate, a diferencia del proletariado cuyos trabajadores empleados  no pueden subarrendar sus cargos, por ahora [4]. Tal es la definición ortodoxa y marxiana.

 

Son estos trabajadores y trabajadoras, en funciones de testaferros, gerentes, administradores o simplemente “ejecutivos”, aunque, si a ver vamos, los verdaderos ejecutivos de toda empresa productiva son los asalariados y asalariadas. Las funciones presidenciales y gerenciales y administrativas no son creativas, aunque no por eso dejan de ser trabajos de mucha importancia técnica y profesional porque se trata de los trabajadores y trabajadoras a cuyo cargo corre el sigiloso manejo de los asalariados y del resto del capital complementario en funciones: materia prima, maquinaria, herramientas, afines.  

 

La despersonalización de las funciones de fabricación por parte del rico traslada a sus “ejecutivos” la función de capitalistas. Son estos quienes pasan a jugar el papel social de explotadores de la clase proletaria en las cuotas de asalariados de las empresas que gerencien.

 

Por lo general, los ricos sólo aportan un capital dinero accionario, cuya dinámica suele ser administrada por corredores de bolsa. El rico de alto rango se limita a supervisar los informes financieros que les hacen llegar estos corredores y los administradores de las empresas donde tienen esparcidos su capital dinero.

 

Por eso, en primer término, un capitalista es un rico, pero no es el explotador directo de los asalariados; esa fea tarea ha sido volcada sobre otros asalariados con el agravante para toda la sociedad de que tales asalariados incrementan los costes de producción sin que ninguno de este tipo de asalariados incremente injustamente el valor de una producción encarecida finalmente comprada por el consumidor final.

 



[1] En realidad, sólo los pioneros de la empresa moderna mercantil merecerían el tratamiento de fabricantes porque ni los mercaderes que le precedieron ni los modernos, ni mucho menos sus testaferros administrativos, gerenciales y administrativos lo han sido ni lo son.

[2] La Circulación del Capital (D-M…P-M’-D’) subsume la Circulación de las Mercancías (D-M-D') y por eso es muy importante saber hacer la distinción del caso.

[3] Decimos usura con propiedad. Todo aquel que usa el dinero para que este crezca de una u otra manera y sin el debido acompañamiento personal del trabajo creativo, es un usurero por naturaleza propia. Sin embargo, los pequeños ahorros de un ex trabajador-jubilado-son la única excepción a esta definición de usura en estricto sentido.

[4] Véase Manuel C. Martínez M. PRAXIS de EL CAPITAL. ramcam@cantv.net  marmacster@gmail.com

 



[i] Atención PETRORINOCOS: ¿por qué la nómina de jubilados de la UPEL con hojas limpias curriculares, tiene que estar adosada con la de aquellos jubilados que por Re o por Fa se hayan visto envueltos en algunas irregularidades? No podemos   seguirlos metiendo en un mismo saco. Estamos conscientes de que, en el caso de los segundos, la investigación y depuración contable de esos casos requiere mucho tiempo, pero no tenemos por qué esperar que todos los alumnos aprueben para entregarle su nota, por ejemplo, al primero que salió bien en dichos exámenes. 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 17904 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: