Pretender ser revolucionario: La estupidez personificada

Duele…

¡Claro que duele!

El llegar a vernos frente al espejo, los que soñamos que un mundo mejor podía ser posible…

 Y el burlón y casi indiferente cristal nos devuelve un rostro maltratado, cansado, de la mano de nuestros plateados cabellos…

Para comprender en su  indiferencia del que nos devuelve nuestra imagen… 

Que solo vagamos perdimos en sueños imposibles de acariciar una utopía, que se ha burlado de nosotros como el gato con un simple ratón…

En la inexorable y continua paradoja, de alejarse siempre cuando creemos tenerla cerca…

Donde vuelve la distancia infinitamente entre ella y nosotros, que nos hace creer como si sintiéramos su risa a manera de burla, cuando la tristeza nos envuelve...

  y nuestra vida se apaga, en un mundo que se ha burlado de nosotros sin piedad y sin clemencia.

Y el recuerdo de mi abuelo me tiende una emboscada al traer a mi memoria al legendario Rolando Laserie con su tango “Las Cuarenta”

Y la comedia de la vida como bien nos decía el gran Chaplin, terminamos de comprender que tal vez es toda una farsa.

Y en el medio de este no sé qué, que nos envuelve…

Llegamos a la triste conclusión, que a ese humanista sin igual llamado Chávez Frías, ni lo envenenaron ni lo inocularon, sino que lo matamos nosotros mismos, con nuestro egoísmo y avaricia sin igual y que prácticamente no existió nadie que verdaderamente trabajara para las grandes mayorías sino para provecho propio.

Solo yo sé, las veces que me lo imaginada llorando a escondidas en sus noches de insomnio, al comprender el imposible de realizar su sueño libertario y de felicidad para todos.

¡Lo mismo que le paso a Bolivar! que nadie me quita de la cabeza, que nuestro libertador no murió por su enfermedad sino ahogado en un mar de tristezas.

Regresa la figura de mi abuelo, con su paso cansado, que hace que el triste bandoneón de su tango “Cambalache”, donde nos dice que ya no sabemos quién es quién, me torture de manera infinita……

(…)En España somos testigos del nauseabundo espectáculo de una gavilla de trúhanes liderados por un Aznar entre las sombras y un Rajoy dando la cara, como si robar y mentir fuera lo mismo que ser  honesto y no mentir, con la verdad por delante.

Mientras del lado del frente arremete un Rubalcaba socialista que parece olvidar el desastroso gobierno del “socialista” Zapatero, en un sistema político español, corrupto por los cuatro costados.

Hoy los chinos desenmascaran a los gringos, que en honor a la verdad, hace ya mucho tiempo que se han quitado las máscaras, mintiendo con un desparpajo, que no nos deja ni la más mínima esperanza de la duda, como bien lo dice China.

Mientras en Italia para no ser menos, un enfermo sexual, que ha delinquido en toda su vida política, como lo fue el fantoche de Berlusconi, lo observamos hoy pidiendo clemencia a la justicia italiana (que de por sí, le dio una pena mezquina y corrupta de un solo año), para pagar dicha pena con labores comunitarias.

Que tristeza ese alcalde de Valencia un tal Parra, que hace trizas los sueños de nuestro comandante, como los pilotos de motor que nunca fueron revolucionarios………………………..

¡Pero te hice un juramento comandante!

Y con mi paso mal trecho, seguiré tu camino Chávez Frías, hasta el final de mis días.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2345 veces.



José Varela


Visite el perfil de José Varela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Varela

José Varela

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a175368.htmlCd0NV CAC = Y co = US