Somos una gran plaga

Las personas que han estado cerquita de morir, entenderán este escrito. Uno siente el olor de la muerte, de la sangre que se escapa de la vida, y de la vida que se escapa de la sangre, uno siente el sudor de una cierta paz, pero también una cierta desesperación al saber concretamente que el fin de todo está a solo unos centímetros por delante. Para el que se muere, el fin de él mismo, es el fin de todo, el fin del mundo, y el fin de la eternidad.

Hace tiempo que quiero escribir un artículo sobre el tema del fin de todo.

Habiendo estado directamente frente a la muerte por lo menos 5 veces en mi vida, mi estilo de vida es muy diferente a la mayoría de la gente, veo la vida desde un punto de vista bastante minimalista, es decir, ¿qué necesito para verdaderamente vivir la vida que me ha sido arbitrariamente asignada de manera que pueda disfrutarla y agradecerla todos los días, cada segundo de mi pequeña existencia? Cada persona tendrá sus propios criterios, pero los míos son: un mínimo de comida, techo, y ropa – estudiar, todos los días – el desarrollo del pensamiento empírico – la matemática – la creación – el soñar - las herramientas - el amor en la actuación, y algunas otras cositas.

De todas maneras, cuando un enfrenta la muerte directamente, algo cambia en su ser. Yo tuve la suerte de ser atropellado por un carro cuando tenía solamente 8 años, lo que me permitió ver la vida de otra manera desde una temprana edad. Cada día le doy gracias al chofer del carro.

A veces, cuando veo el desastre en el cual se encuentra el mundo, y hacia dónde va, y todo esto a causa de las actuaciones barbarás por parte de lo que arrogantemente llamamos “la humanidad,” pienso que ya es tiempo de que todos experimentemos la muerte, es decir, espero que el fin del mundo llegue hoy, o mañana en la mañana, para que la naturaleza se deshaga de nosotros por fin, y por siempre. Este planeta no necesita a los seres humanos para sobrevivir pacíficamente y naturalmente dentro del espacio tiempo de la eternidad. Somos, para la eternidad, insignificantes microbios enfermos. Esto no es pensar negativamente, por lo contrario, al ver la totalidad de la realidad de la eternidad, esto es algo muy positivo para el conjunto del tiempo espacio.

Somos una gran plaga.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1340 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a174781.htmlCd0NV CAC = Y co = US