La revolución debe mutar, Nicolás

No valemos como revolucionarios por militar en el partido o por el barrio que nos admite o por la venia del dirigente, alcalde, gobernador, ministro que nos bautiza como miembros del PSUV, de esa manera hemos conseguido lo justo para la revolución. A medias libres, con espacio e intimidad limitados por ese 50% de la otra orilla. Disponemos de mucho tiempo para pensar y poco lo invertimos para reflexionar el conocimiento requerido para mejorar la revolución. Masa en perpetua espera de la radicalización revolucionaria que necesita nuestra soberanía.

Con este juego nunca llegaremos a ser un 70% de pueblo revolucionario y esta suma es nuestro principal adversario, internamente son los actores de las constantes desestabilizaciones que sufre el país, es hora de que nuestros derechos como gobierno no se condicionen, se nieguen, se manipulen. La oposición y nuestra falta de radicalización son los factores más visibles de este estancamiento revolucionario.

Muchos son los dilemas que enfrentamos, es tentador caer en la idea de lo que nosotros creemos es la verdad y sobre esa premisa rechazar otras ideas que necesitamos para impulsar la revolución y a Maduro.

Tenemos que debatir más allá de la coyuntura, si la democracia de masas está asumiendo el poder o al menos va rumbo al poder es necesario para no llegar a un punto de inflexión en el que debamos elegir entre los derechos del pueblo que hacen de la dignidad un principio invaluable para nuestra cultura o la comodidad de seguir así…como miembros de algún colectivo, partido, movimiento; es el momento de elegir entre una revolución retórica y una militancia efectiva por nuestras libertades desde las bases.

Han pasado dos meses desde la muerte del presidente Chávez, se reciclo el gabinete con ellos los vicios de las instituciones públicas burocratismo, corrupción, sectarismo, indolencia, indiferencia, evitan que se articule la dignidad revolucionaria que son los derechos del pueblo, sin ellos la revolución es pura retórica, un cascaron vacío para la revolución de calle que se llena con el discurso y por la expectativa, la suma de las dos no puede quedar solo en intención para mejorar la revolución.

Sabíamos que los últimos meses la revolución se estancó hasta el punto de frenarse como ya ocurrió otras veces, pero, la violencia como proyecto de la desestabilización y la otra violencia la de las drogas aumento, la economía esta endeble por la inflación, por no tener industrias medias y pesadas, por la especulación, por carecer de soberanía alimentaria y por depender exclusivamente del petróleo, la ignorancia política está ahí, la gente espera una solución, son los derechos que reclama el pueblo, la masa no puede continuar como espectador, la participación significa convertir nuestra libertad en resultados, por ejemplo hay detenidos por el golpe, sin embargo, no está Capriles ni ningún alto dirigente de la MUD que incitaron la masacre y la destrucción. Tenemos miedo a la ofensiva internacional que se producirá cuando Capriles esté en la cárcel, hay que aceptar que nos equivocamos cuando permitimos las auditorías a las maquinas, caímos como novatos en su red, estas novatadas revolucionarias poco han cambiado, siempre hemos revivido a la oposición.

Para que el pueblo sea la fuente del poder, la razón de ser del Estado y el titular del derecho a gobernar, el pueblo no puede ser una corporación sacrosanta ni una falsificación revolucionaria ni la excusa para seguir con los errores de siempre, el pueblo debe tener voluntad colectiva, ser inteligente y disciplinado para que la realidad política sea concreta y no solo exista en el discurso.

Todavía no existe una reingeniería revolucionaria Nicolás, muchos dirán que todavía es muy pronto, que Maduro recién asumió etc, etc, sin embargo camarada, usted más que nadie sabe lo rápido que el tiempo pasa, al menos esa es la sensación, la masa requiere continuar con la práctica revolucionaria más allá de lo logrado, motivo por el que hay que radicalizar los cambios especialmente para combatir la inseguridad, el desarme de las pandillas y de la gente que porta armas se impone de inmediato como rápido y eficaz tiene que formarse la Comisión encargada de combatir la corrupción y el burocratismo, el problema es, que estos funcionarios son los mismos que están acostumbrados a la técnica del re unionismo, son tecnócratas que les encanta dilatar los proyectos por los sueldos, por conservar la influencia política o por conformismo y así pasan los meses, los años y todo se dilata, los proyectos pierden fuerza, “él ya va” se impone porque no se sabe si es ya mismo o en la próxima reunión en varios meses.

Sus viajes a los países del MERCOSUR Sr. Presidente Maduro, sirven para consolidar su cargo con los amigos de esos gobiernos más que las docenas de acuerdos firmados con ellos, porque, si queremos ser activos participantes del Mercado Común del Sur debemos ampliar nuestros horizontes más allá de China como financista, no podemos estar permanentemente bailando al compás de que si frena o no su desarrollo, es innegable que si queremos industrializar la nación la ciencia y tecnología de punta no solo se la encuentra en China o Rusia está en Alemania, Francia y en otros países como Corea del Sur y, aun cuando estas tecnologías tengan elementos estadounidenses y estén restringidos para Venezuela, debemos diversificar nuestros horizontes; no por tomar Coca Cola se deja de ser revolucionario.

Debemos cambiar la lógica de la revolución, los socialismos modernos así lo reclaman, la ciencia y la tecnología, la ciencia política, la economía política, la industrialización con capital mixto que permita reactivar la olvidada empresa de producción social, la personalidad de Maduro, deben mutar para que la revolución no se niegue a si misma porque la vocación plebiscitaria ya no es segura como tampoco lo es la propaganda cuando los hechos nuevos no aparecen, esas herramientas fueron fundamentales, ahora, hay que continuar con la propaganda puerta a puerta como lo hace barrio adentro con la salud para que el ideal social del hombre y mujer libre, de un Estado soberano, de un pueblo culto y educado, de una familia juiciosa permita una sociedad participativa que no solo sea números para sumar, debemos opinar y participar con conocimiento de causa.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1759 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: