Las elecciones son en la actualidad un Show, un fraude: depender de ellas es un suicidio

El enunciado de este escrito puede sonar altisonante, o quizás desafinado para aquellos que pregonan que los procesos electorales son el cenit de la práctica democrática.

Hace unos doscientos años (me refiero a América), cuando no existían otros mecanismos de comunicación que la dialógica interpersonal; cuando pululaban las hojas incendiarias contra los poderes fácticos y no existía la radio, la televisión y las redes de internet; los procesos de elección estaban menos condicionados a la fragilidad del cambio brusco en una u otra dirección por causas mediáticas.

Obviamente, siempre ha exisitido la intriga, la calumnia (basta ver las intrigas contra Bolívar cuando fue presidende de Colombia), para ello, durante los primeros años de la república, pagaban una especie de pregoneros que, haciéndose los pendejos, iban de población en población hablándo de los desmanes del personaje a ser eliminado del juego político.

Esos pregoneros no hacen falta en la actualidad...una tarde de reflexiónes en un conversatorio comunitario, de intercambio de ideas, de debate en torno a los problemas cotidianos...se derrumba con una hora de televisión, o de radio (cuyo poder de penetración es mayor; usted lo escucha hasta en la ducha o en el transporte público, aunque no quiera).

Para contrarrestar esta poderosa arma mediática (desproporcionadamente en manos de las fuerzas del mal, a nivel mundial), los movimientos revolucionarios han creído en la falacia de la igualación por el VOTO.

El voto y las elecciones son ya un mecanismo de incrustación ontológica inevitable a la política y con ello a la DEMOCRACIA.

Las elecciones se desarrollan en medio de influyentes empresas encuestadoras,  de sondeo y de marketing...de Inteligencia de Mercadeo o “mercadotécnica” y en otras palabras; se sustituye el contenido conceptual (o ideológico...palabrita que genera urticaria en ciertos ámbitos políticos), el modelo de acción social propuesto y las cualidades de los movimientos que lo impulsan por: abstracción estadística, escenografías con supuestos representantes de las clases más desfavorecidas (que son las que aportan más votos), imagen, IMAGEN: I-MA-GEN.

El procedimiento es más o menos sencillo: después del ataque mediático de los interesados en el candidato que represente sus intereses (un blitzkrieg, táctica militar de ataque relámpago de gran intensidad de los nazis en la II Guerra de las Potencias Hegemónicas), se procede a hacer el  sondeo, la evaluación, que en este caso, en vez de objetivos terrestres alcanzados y tropas neutralizadas (es decir, muertas), son encuestas para determinar cuantos votos sumó la acción realizada (que pudo ser un chisme, una acción de desabastecimiento, una matriz creada en un laboratorio de guerra sicológica).

Así, el resultado NUMÉRICO, único hecho reconocido como legítimo, pasa a ser la representación de la VOLUNTAD COLECTIVA.

Estamos entonces ante una encrucijada: ¿de que otro modo se puede acceder al poder?...¿Lo contrario al voto es la dictadura? ¿la sustitución del voto son las formas insurreccionales de lucha?

Rigoberto Lanz expresaba en 1990 (en relación al acto electoral):

El acto electoral suministra una doble ilusión (tan falaz como reconfortante): los individuos más distantes de las esferas decisionales recobran súbitamente la mágica condición de <>; esos mismos individuos, marcados implacablemente por asimetrías sociales de explotación, hegemonía, coerción, adquieren repentinamente la imagen de <> a todos los demás (puesto que el voto de un rico vale exactamente lo mismo que el voto de un pobre).

Fin de la cita.

A partir de esta verdad incuestionable que nos refleja la ilusión del que concede el voto  podemos hacernos las siguientes preguntas:

¿Por qué entonces que este u otro personaje va a votar por este o aquel candidato? ¿Puede generar votos a favor del suyo? ¿Vale su voto lo mismo que el de los demás?

Luis Brito García tuvo el coraje de decodificar el asunto relacionado a los en un brillante artículo (http://www.aporrea.org/actualidad/a162896.html)

¿Qué significó para el Chavismo colocar en primera línea a Winston Vallenilla (contra quien no tengo nada, sinceramente creo que tiene cosas que perder apoyándo el proceso..él no estaba en declive) y otros operadores artísticos de la llamada farándula?

¿Cayeron los dirigentes del proceso en la trampa de la convocatoria a partir de la imagen y sus asociaciones subliminales?

¿Por qué el papel de las encuestadoras se hizo tan relevante, como para que un ex-funcionario pontificara sobre estadísticas con la pátina de la imparcialidad?

Estas preguntas pueden ser contestadas al analizar el proceso que a vivido Venezuela a partir de las banderas que izó el comandante Chávez cuando inició su proceso electoral (cuando los venezolanos ya no creíamos ene elecciones) a los pocos días de salir de la cárcel; proceso en donde recorrió un país que conocía de cabo a rabo y en donde, como característica particular de su campaña...NO DEPENDIÓ DE NINGUNA EMPRESA DE IMAGEN...AL CONTRARIO...GENERÓ PARADIGMAS QUE POCO A POCO SE COPIARON SUS ENEMIGOS. DISONANTE A LA ESTÉTICA DE LOS EUFEMISMOS...SONORO A LOS OÍDOS DE QUIENES HAN VIVIDO PISOTEADOS POR LA MENTIRA.

Podemos entender entonces cual ha sido la característica de estas últimas elecciones:

¿Cómo este carnaval de imágenes, símbolos, signos y pronunciados discursivos (que sintetizan los llamados ), la llamada ,  se convierte en el espectáculo central que cristaliza una práctica política, dicho de otro modo, la cultura de la democracia?

Esta metafísica de la democracia, como ilusión de participación a través del voto y la campaña electoral exclusivamente (con la fragilidad a la que me he referido y que afecta la llamada ) conlleva a una batalla en donde los contenidos no son lo primordial, sino la manera como los vendes.

Chavez propuso y dispuso de muchos procesos electorales sin olvidar LA CALLE, sin desestimar la importancia de los trabajos realizados por su invento: las patrullas; que visto de otro modo, son células de actividad social, cuyo papel no estaba circunscrito a comprar o canjear votos a su favor SINO A IMPULSAR LA CONCIENCIA REFLEXIVA (algo que al parecer no entendieron algunos dirigentes claves de psuv que cayeron en la seducción estadística de los números).

Chávez, intuyendo la debilidad que representa el poder fundamentado en espacios mediáticos,  estuvo en un combate casi solitario todos estos años,  enseñando a repensar Venezuela con su estílo eminentemente didáctico (en su modo muy, pero muy personal): mientras que algunos de sus funcionarios y dirigentes se dedicaron a consolidar grupos de poder y alejarse de la acción social directa que encabezaba el líder.

El equipo publicitario, de marketing, de mercadeo, del candidato de la Burguesía y los intereses foráneos, utilizó al máximo estos procedimientos de la y logró apropiarse de los símbolos, signos y enunciados con los que el comandante había logrado años antes, en una batalla desigual, desplazar los intereses de las clases hegemónicas depredadoras de los bienes de la nación en provecho de potencias imperiales.

Rigoberto Lanz falleció  recientemente...su pensamiento va a perdurar; y a pesar de que nunca ejerció ningún cargo, nos dejó un gran legado, no solo como pensador, sino como uno de los más fervorosos defensores de la llamada .

Vale la pena resumir lo que hizo la derecha en estas elecciones con uno de sus pensamientos:

El espectáculo de la cultura de la duplicación se encarga de edulcorar los pequeños encantos de la estupidez colectiva.

¡Ahora más que nunca VIVA CHAVEZ!

¡Sabino es  el invisivilizado héroe de la resistencia!

¡Apoyemos a Maduro....y a Diosdado...sin olvidar LA CALLE!

¡Fuera la corrupción y el tráfico de influencias!

salud!!!

diegosilvasilva@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2505 veces.



Diego Silva Silva

Compositor- Guitarrista- Investigador-Articulista-Conferencista. Licenciado en Educación. Ha recibido, entre otros reconocimientos (en las áreas de la música sinfónica, de cámara, electroacústica): Seis Premios Nacionales de Composición, Siete Premios Municipales de Música; el Premio Latinoamericano de Composición Casa de las Américas; ha presentado sus obras en Moscú, EEUU, Cuba, Nicaragua, Francia, Inglaterra, España, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Uruguay, Siria y Canadá; Investigador de la música del pasado colonial de Venezuela (restauró un extenso legajo de Canciones Patrióticas Sinfónico Coral caraqueñas desconocidas); ha estudiado las diferentes manifestaciones de la gran diversidad que representan las músicas de América y el mundo no occidental; fue asesor del departamento de investigaciones culturales del Ministerio de Cultura de Nicaragua (1983-1987); fue Vice-presidente de la Sociedad Venezolana para la Música Contemporánea y Presidente de la Comisión Artística de la Orquesta Filarmónica Nacional. Ha dirigido la Orquesta Sinfónica Venezuela, la Municipal de Caracas, de los Llanos, de Falcón, de Aragua, la Filarmónica y otras agrupaciones orquestales incidentales. Ha sido guitarrista acompañante de: Gloria Martín, Alí Primera, Lilia Vera, Cecilia Todd, Los hermanos Godoy, Isabel Parra entre otras y otros. En los años 70 fue miembro Fundador de la Camerata Renacentista de Caracas en donde se desenpeñó como laudista, vihuelista, violinista y percusionista.


Visite el perfil de Diego Silva Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: